Inversión en nogales: Claves de un negocio que crece y con resto para exportar

Guillermina Fossati

El fruto seco conocido popularmente como nuez está ganando terreno en la Argentina, que junto con Chile se posicionan como los mercados referentes en América del Sur. Conozca las rentabilidades esperadas y qué hay que tener en cuenta para convertirse en parte de este fenómeno. 

Saltaron a la fama por su lugar en las góndolas para las fiestas de fin de año, protagonistas de las comidas navideñas y los postres más deliciosos. Sin embargo, con las nuevas “recetas” que las incluyeron en sus platos cotidianos y las características saludables que se le atribuyen, las nueces ganaron terreno en el país y la producción aumentó de las 4 mil toneladas en la década del 80 a 12 mil toneladas en 2012.

Este incremento fue acompañado tanto por el número de productores que fueron mejorando los sistemas aplicados para su cultivo, como por la cantidad de consumidores internos y las posibilidades de exportación, que cambiaron completamente la visión del negocio desde que empezó a quedar margen después de prescindir de las importaciones y satisfacer la demanda interna.

Dónde y cuánto

“El cultivo se encuentra muy extendido debido a su gran rusticidad, adaptándose a diversos tipos de suelos y condiciones climáticas”, explica Raúl Arballo, ingeniero agrónomo especializado en Nogales de la Sierra, un vivero ubicado en la provincia de Córdoba. El crecimiento más notable en plantaciones o injertos de nogales en los últimos años se dio en las provincias andinas, entre las que se destacan Catamarca, que es la número uno, y otras como Salta, La Rioja y Mendoza. También se sumaron nuevos escenarios como Córdoba o Río Negro.

Según Antonio Prataviera, especialista en mejoramiento genético y quien ha obtenido más de 20 variedades desarrolladas por el INTA en Catamarca, en Argentina el consumo interno alcanzará las 6.500 toneladas en 2012. La mitad de la producción apunta a colocarse en los mercados externos, donde la venta de nueces crece más que la producción global, ya que el consumo crece 2,5 veces por año y la oferta, sólo 1,5.

“Con estos niveles hay que pensar en lograr mayor sustentabilidad y potenciar la  penetración en otros países”, plantea Patraviera.

Historia de nueces

El origen de los nogales se remonta a Persia, según algunos autores, mientras que otros lo ubican en China y Japón. Desde allí pasaron a Grecia y luego a Italia y los demás países de Europa, de donde saltaron a América a lo largo del siglo XVI.

En nuestro continente se encuentra en el norte, a lo largo de Canadá y Estados Unidos, mientras que hacia el sur, Chile y Argentina son las regiones con más posibilidades para la producción.

En cuanto a las condiciones climáticas y el suelo necesario para obtener buenos resultados, el nogal tiene una gran capacidad para progresar en diferentes superficies, siendo más importantes las condiciones físicas que la composición química o nutricional de las mismas.

En ese sentido, se recomiendan terrenos sueltos, profundos y con buen drenaje. Los pedregosos de tipo aluvional y los arenosos/limosos son muy apropiados, y es más sensible a los pesados o arcillosos y compactos.

El clima también es muy adaptable, llegando a soportar un frio invernal de hasta -18°, y siendo beneficiada por el clima seco en primavera.

Inversión y retorno

Para convertirse en un productor de nogales el negocio tiene dos facetas: …

Si quieres conocer más acerca de este fruto seco y cómo uno puede invertir en él, puede seguir leyendo esta nota haciendo click acá. Si no estás suscrito a revista InversorGlobal, puedes hacerlo a través de un click acá.

Deja tu respuesta