Tres tipos de inversiones para todo tipo de inversor

La inversión es conocida como el acto de compra de un activo con la expectativa de que produzca ingresos o ganancias en el futuro. Si bien así es fácil decirlo, a la hora de tomar cartas en el asunto esto podría no ser tan sencillo. Para aquellos que recién comienzan sería importante remarcar que las inversiones pueden dividirse en tres grupos básicos: de propiedad, préstamo y dinero en efectivo.

Veamos de qué se trata cada una.

De propiedad

Las inversiones de propiedad son las que se vienen a la mente de la mayoría de la gente cuando escucha la palabra “inversión”. Este tipo de inversiones son las más volátiles. Los siguientes son algunos ejemplos de éstas:

Acciones

Una acción es una parte del capital social de una sociedad anónima. Cabe resaltar que poseer acciones de una compañía confiere legitimidad al accionista para exigir sus derechos como “dueño”. Es por eso que cuando uno compra “una parte de una empresa” lo hace viendo que ese pedacito, como pate del todo, ganará valor con el tiempo.

Es así que este tipo de inversión no tiene un retorno fijo establecido por contrato, sino que depende de la buena marcha de dicha empresa.

Negocios

El dinero colocado en iniciar y administrar un negocio es una inversión. Ser emprendedor es una de las inversiones más difíciles de lograr ya que requiere algo más que dinero. Por lo tanto, es también una inversión de propiedad con un potencial de retorno extremadamente grande. Mediante la creación de un producto o servicio y su venta a personas que lo deseen, los empresarios pueden hacer enormes fortunas personales. Bill Gates, fundador de Microsoft  y uno de los hombres más ricos del mundo, es un buen ejemplo para ilustrar este tipo de inversiones.

Real Estate

La casa en la que usted vive, por más que se trate de una propiedad, no entra en esta categoría ya que es utilizada para cubrir una necesidad básica. Sin embargo, si además de ésta tiene alguna otra propiedad, ésta puede ser considerada una inversión ya que podrá hacerle ganar dinero todos los meses. O, en el caso de venderla, puede sacar una diferencia entre el precio de compra y venta, si es que encuentra el mejor momento para hacerlo.

Inversiones de préstamo

Este tipo de inversiones le permiten actuar como un banco. Es decir, usted pone plata que otros utilizan y luego le devuelven ese dinero más un interés. Tal es el caso de los bonos.

Bonos

Los bonos son instrumentos financieros de deuda utilizados por entidades privadas y también por entidades gubernamentales y que sirven para financiar a las mismas empresas. Éstos son títulos normalmente colocados al nombre del portador y que suelen ser negociados en algún mercado o Bolsa de valores. El emisor se compromete a devolver el capital principal junto con los intereses, también llamados cupón. Este interés puede tener carácter fijo o variable, tomando como base algún índice de referencia. Cabe resaltar que el dinero o fondo que se obtenga se puede prestar a instituciones por un periodo definido y a una tasa de interés fija.

Dinero en efectivo

Cuando hablamos de estas inversiones nos referimos a aquellas que son “tan buenas como el dinero”, lo que significa que pueden volver a ser billetes en cualquier momento tales como los fondos del mercado monetario.

Fondos del mercado monetario

Se trata de fondos de inversión que invierten en valores de renta fija admitidos a negociación en mercados secundarios oficiales y otros activos que gozan de elevada liquidez, cuyo plazo de amortización sea igual o inferior a dieciocho meses.

Como verá, no hay una única manera de invertir. Existen diferentes formas de poder hacer que su dinero se multiplique, sólo tiene que interiorizarse con el tema y decidir cuál es la que mejor se adapta a su perfil como inversor.

Deja tu respuesta