Señales que el inversor argentino debe considerar para el 2013

Si bien todavía falta atravesar el último trimestre de este vertiginoso y difícil 2012, muchos inversores intentan proyectar cómo será el año 2013 en lo respectivo a la economía, las finanzas y la política para poder determinar cuáles serán las mejores oportunidades de inversión para aplicar sus excedentes monetarios.

En el actual contexto del mundo, en general, y de la Argentina, en particular, el ejercicio de proyectar qué es lo que pasará con algunas variables económicas fundamentales que tienen un impacto directo sobre nuestras inversiones es más desafiante que de constumbre.

Considerando el escenario internacional, hay un dato que podemos tomar casi con total certeza y es el hecho de que las tasas de interés globales, principalmente las de la Reserva Federal, permanecerán en los actuales niveles históricamente bajos. Considerando lo anterior y si esperamos una leve mejora en la actividad económica global, el escenario sería propicio para invertir en acciones con fuerte presencia mundial.

¿Cómo un inversor argentino puede acceder a acciones extranjeras desde cuenta en sociedades de bolsa locales? La herramienta más completa es a través de los cedears, que son certificados de acciones extranjeras que cotizan en pesos argentinos, o bien a través de algún Fondo Común de Inversión.

Sin embargo, no todos los cedears son lo mismo ni tampoco lo es invertir en cualquier FCI. Se necesita hacer un análisis exhaustivo de qué activos tienen el mayor potencial para los próximos meses, considerando el panorama planteado anteriormente.

Desde Inversor Global contamos con una herramienta que le permite ahorrar gran parte del tiempo que implica activar este proceso de exhaustivo análisis microeconómico para determinar la mejor alternativa. Se trata de nuestro newsletterCrisis & Oportunidad, un servicio que se lanzó al mercado en marzo y que permitió a sus suscriptores gozar de beneficios de hasta 60%.

Cuando bajamos el análisis de qué puede llegar a ocurrir en nuestro país el año próximo, el ejercicio se torna un poco más complicado.

Sin embargo, hay una serie de elementos que nos permiten determinar, en cierta medida, algunos patrones que estarán presentes durante el 2013.

En primer lugar, del proyecto de Ley de Presupuesto 2013 se desprende información importante a considerar:

– La inflación minorista proyectada es de 10,8%, lo que sugiere que el Gobierno continuará subestimando la inflación real y eso quitará atractivo para invertir en los bonos soberanos argentinos ajustados por la inflación como el PR12, el Bogar 2018 o el PRE9.

– El tipo de cambio oficial promedio se proyectó en AR$ 5,10. Si esto se cumpliera, solamente implicaría una suba de 8,5% respecto el nivel del dólar oficial actual. De esta manera, también habría que estar atentos a los bonos recientes denominados “dólar link”, ya que si a la depreciación oficial del dólar le sumamos un cupón de 9,5%, estaríamos ante un rendimiento anual de 18%, menor a la inflación del 25%.

– El Gobierno proyecta un crecimiento de 4,4% para 2013. De confirmarse efectivamente este crecimiento, uno de los activos más atractivos para invertir sería el cupón atado al PBI. Sin embargo, tengamos en consideración que si en 2012 el crecimiento argentino no alcanza el 3,26%, no se gatillará el pago del 15 de diciembre de 2013, quitándole atractivo al instrumento.

– Un dato que no podemos soslayar es que el Fondo de Desendeudamiento (uso de reservas internacionales del BCRA para pagar deuda) se incrementará desde los US$ 5.674 millones en 2012 hasta US$ 8.000 millones en 2013, lo que implicaría que -en el mejor de los casos- las reservas internacionales se ubicarán en los mismos niveles actuales. Como habrá una mayor cantidad de pesos en circulación – vía emisión monetaria sin control – para un mismo nivel de dólares, el respaldo de estos últimos será aún más insuficiente que en la actualidad, generando seguramente una presión alcista sobre el precio del dólar.

Por último, también podemos considerar algunos comentarios de importantes funcionarios en relación al cepo cambiario y la pesificación de la economía. Desde los miembros del gabinete nacional hasta los integrantes oficialistas del Parlamento, todos coincidieron en que las restricciones actuales en el mercado cambiario no se modificarán, por lo que si alguno pensó en la posibilidad de comparar dólares a precio oficial el año próximo debería ir descartando esa opción.

En definitiva, existen razones para pensar que el mundo pueda estabilizarse el año próximo y sacar provecho de esa situación. Para el ámbito local, la situación luce más confusa, situación que se profundiza cuando consideramos que existirá un proceso electoral clave que tendrá incidencia en las decisiones económicas de los agentes.

Un saludo.

Diego.


Deja tu respuesta