Presupuesto 2013: Explorando su credibilidad y uso

El armado del proyecto de Presupuesto para un país es uno de los instrumentos más importantes que los agentes económicos (empresarios, consumidores e inversores) utilizan como guía para diseñar sus planes y estrategias que aplicarán en los 12 meses que integran el año.

Una de las principales virtudes que debe tener el armado de la hoja de balance de ingresos y gastos del Estado Nacional es la credibilidad. Las proyecciones sobre las cuales se estiman los ingresos fiscales deben tratar de asemejarse lo más posible a la realidad.

En Argentina, el proyecto de ley para el año siguiente debe presentarse al Congreso el día 15 de septiembre. Con algunos días de retraso, el día jueves 20 de septiembre el ministro de Economía informó los lineamientos principales del proyecto.

Como viene ocurriendo sistemáticamente en nuestro país, las proyecciones de determinadas variables utilizadas en el Presupuesto 2013 han despertado ciertas suspicacias entre los dirigentes de la oposición y los economistas.

Como ocurrió en años anteriores, se teme que el Gobierno esté subestimando algunas variables clave para determinar los ingresos fiscales del año 2013 y, en caso de que se produjeran excedentes, el Gobierno podría contar con recursos extras para manejarlos discrecionalmente.

Por ejemplo, se estima un aumenta de la recaudación tributaria promedio de 22% anual, un porcentaje que muchos señalan como extraordinariamente bajo considerado, tan sólo, el 25% de inflación real que se dará en la práctica.

En los peores meses de actividad económica en 2012, la recaudación creció a un ritmo de 20% anual por lo que si el año próximo la economía vuelve a motorizarse por factores externos, es muy probable que el crecimiento de la recaudación esté muy por encima del 22% propuesto en el proyecto de ley.

Adicionalmente, una de las partidas que más dudas generan de cara a los próximos meses es la destinada al pago de la deuda. El monto destinado es de AR$ 55.495 millones, equivalente a US$ 8.000 millones, que saldrán del Fondo de desendeudamiento, es decir, de las reservas internacionales del Banco Central (BCRA). Sin embargo, el monto en cuestión incluye un pago de US$ 3.500 millones del cupón atado al PBI, aunque el desembolso de este vencimiento todavía no es cierto. En caso de que no pague, esos US$ 3.500 millones quedarán a disposición del Gobierno para utilizarlos en gastos corrientes.

Finalmente, el Presupuesto 2013 contempla una inflación minorista de 10,8%, un dólar oficial promedio de $ 5,10 y un crecimiento del PBI de 4,4%.

Deja tu respuesta