Inversor Global hoy cumple 10 años

Federico Tessore

Reportando desde Buenos Aires, Argentina.

Aún no encuentro la explicación de por qué estos dos eventos tan trascendentes en mi vida coinciden en una misma fecha. Hoy 25 de septiembre es el día de mi cumpleaños número 37, pero además Inversor Global cumple diez años.

Justo en esta misma fecha, pero diez años atrás, salió el primer Reporte Mensual que publicamos en Inversor Global. También ese día fue cuando registré el dominio inversorglobal.com.ar, nuestra primera dirección Web.

Y parece mentira que ya hayan pasado 10 años desde ese humilde comienzo. Todo dio inicio dos meses después de haber renunciado a mi puesto de asesor financiero en el Citibank de Buenos Aires, en el año 2002. Después de casi un año de haber trabajado en la situación más estresante que uno puede imaginar era momento de armar mi propio proyecto.

¿Por qué hablo de una situación estresante? Bueno, mi rol como asesor financiero en esa época era explicarles a los clientes del banco por qué y cómo habían perdido gran parte de sus ahorros como consecuencia de la crisis terminal que azotó a la Argentina, luego de la salida de la convertibilidad en el 2001. Algunos clientes lo entendían y otros no. Las situaciones extremas eran corrientes, parte del menú de cada día.

Pero como siempre pasa en los momentos de crisis, el costo de arriesgar bajaba dramáticamente. En esa época me preguntaba, ¿qué perdía si me iba mal con mi nuevo emprendimiento? Si total el sistema financiero argentino estaba destrozado. Desde ese punto de vista, no había mejor momento para asumir el riesgo.

Por ello, juntando unos pocos dólares ahorrados en aquella  época, que en ese entonces ya valían tres veces más en pesos gracias a la súbita devaluación, decidí alquilar una pequeña oficina en la calle Paraguay, casi esquina Esmeralda (Capital Federal) para embarcarme en algo relacionado a las inversiones.

Todavía no estaba claro qué era eso que había llamado Inversor Global. Pero sí lo estaba mi principal objetivo: Capacitar a los argentinos sobre las diferentes alternativas que tenían dentro del mundo de las inversiones globales.

Es que gracias a Internet y al desarrollo de los mercados financieros en el mundo, los inversores de cualquier parte del globo podían acceder a oportunidades de inversión impensadas solo unos pocos años atrás. Y eso, casi ninguno de mis clientes de la época lo sabía.

Esas personas, que eran sumamente inteligentes para generar dinero, no eran muy habilidosas para cuidarlo. De hecho, algunas perdieron fortunas  durante la crisis que llegó a la Argentina a fines del 2001.

Yo tenía claro algo muy simple que la mayoría de las otras personas no sabían y lo quería transmitir de la mejor manera posible. Es que me apasionaba y me apasiona esta magia que tiene el mundo de las inversiones. Un lugar que puede convertirse en una gran maquinaria para generar riqueza y prosperidad para todos los involucrados.

Pero para que eso se sepa, para salir del clima de pesimismo que reinaba en Argentina en aquella época, había que ser muy paciente. Y la escritura asomaba como una muy buena herramienta. Por eso tomé la decisión: empecé a escribir y nunca paré…

Todo nació con el reporte llamado “Lo básico en inversiones. Lo que no podemos dejar de saber”, que salió en formato PDF en septiembre de 2002. Ese reporte no fue recibido por más de unas 40 personas. Entre ellas seguramente había una gran cantidad de familiares y amigos.

grafico nombre
Lo importante era dar ese primer pequeño-gran paso, poner la rueda en funcionamiento. Desde entonces y por unos dos años y medio, Inversor Global salió todos los meses en formato PDF y una vez por semana en un simple email. De manera lenta pero constante, la base de lectores iba creciendo. De mi parte, el interés y entusiasmo por el mundo de las inversiones se multiplicaba día a día.

Es paradójico que Inversor Global haya nacido en el peor año de la historia económica de la Argentina. Estamos hablando del año 2002, cuando el PBI disminuyó en un 14.7%. Aquel momento en el que, de un día para el otro, un 60% de la población empezó a vivir en la pobreza. Un año que venía de la renuncia del ex presidente Fernando De la Rúa y de una sucesión de 3 mandatarios que duraron unos pocos días, hasta que Eduardo Duhalde tomó el poder finalmente.

grafico nombre
Fue una crisis que se superó mucho más rápido que lo pensado. En el año 2003 la economía argentina ya daba indicios de empezar a crecer nuevamente. De hecho, ese año cerraba con un impensable crecimiento del 8,7%. Además, Néstor Kirchner asumía como presidente argentino y daba comienzo a la década Kirchnerista. Mientras, el mundo era testigo de la guerra, Estados Unidos invadía Irak.

grafico nombre
Inversor Global dio un gran salto cuando en abril del año 2005 lanzó la revista impresa.  El primer número se llamó “Sepa cómo ahorrar e invertir en el exterior”. Esa edición inicial no tuvo ni una sola publicidad, ni tampoco un sólo suscriptor.

¿Una locura? Puede ser, pero había que romper la inercia y no imaginaba una forma mejor. Por supuesto que esta forma de debutar, sin suscriptores ni publicidad, implicaba invertir mucho dinero. Y tener este capital fue posible gracias a la confianza del primer inversor que creyó y aposto por Inversor Global cuando no era absolutamente nada.

grafico nombre
Este primer inversor, un gran socio pero además un excelente amigo, fue el que puso dinero de su propio bolsillo  para financiar este proyecto  que para los primeros tres años de vida proyectaba perder plata. Sin la confianza y el dinero del inversor, este presente hubiera sido imposible.

En forma bimestral, y por tres años y medio, la revista InversorGlobal salió ininterrumpidamente. Fueron años de muy intenso crecimiento para Argentina en los que increíblemente la gente volvía a ahorrar e invertir rápidamente. Entre 2003 y 2007 la economía creció entre un 7% y un 9% anual. Además, lo hacía de una manera inédita para la historia argentina: con un sorprendente superávit fiscal.

En junio del 2008, la revista comenzó a salir en forma mensual. Desde la formación legal de Inversor Global como empresa, en enero de 2005, hasta el presente, mucha agua corrió bajo el puente.

grafico nombre
A fines del año 2005 comenzaron los cursos presenciales de Inversor Global. Primero los dábamos en bares o confiterías del centro de Buenos Aires y luego nos profesionalizamos más, haciendo convenios con fundaciones o universidades.

A principios del año 2007 se daba otro momento clave para la empresa. Un segundo gran inversor entraba como socio de la firma y nos permitía mudarnos de oficina hasta la calle Las Heras, casi esquina Callao (Capital Federal), donde nos dimos el gusto de armar un fabuloso centro de capacitación propio, con dos aulas completas y miles de inversores participando de los cursos en nuestra propia casa.

Ese mismo año empezamos con nuestra gira por el interior del país, visitando buena parte de las provincias argentinas. En medio de tanta actividad, encontré el momento para casarme con Victoria en abril del año 2007. Es que la vida laboral y personal de un emprendedor están íntimamente ligadas y, en definitiva, ambas fueron madurando juntas.

El esfuerzo era grande y el tiempo dedicado al proyecto era inmenso. La satisfacción de estar en contacto con inversores de todo el país fue enorme y la gratificación de notar que nuestra forma de analizar el mundo que nos rodeaba era adoptada por miles de personas, mayor aún.

A pesar de eso, todvía no encontrábamos la forma para que Inversor Global pudiera entrar en una senda de crecimiento autosustentable  en el tiempo. Los gastos eran muchos y los ingresos todavía no tantos.

En 2009 se sumaba el último grupo inversor a nuestra empresa. Esta vez eran los propios lectores de Inversor Global, que agrupados en un fideicomiso invertían dinero de su propio bolsillo para ser parte del crecimiento de IG. No conozco muchos antecedentes de medios o empresas que hayan sido financiadas por sus propios lectores. Esto -por supuesto- nos dio mucho impulso para seguir creciendo.

A pesar de ello, la gran crisis que sufrió el mundo a fines dle 2008 y que repercutió en Argentina en 2009, potenciada por  los propios problemas con el campo y la estatización de las ex AFJPs, casi nos tumba…

grafico nombre
Los ingresos de Inversor Global bajaban un 80% de un mes para el otro. ¿Por qué? Bueno, en aquella época la publicidad era una de nuestras principales fuentes de ingresos y, cuando hay crisis, es lo primero que las empresas cortan.

Sobrevivimos por dos causas: La primera porque fuimos rápidos en achicar fuertemente nuestros costos. De la oficina “lujosa” en Recoleta nos fuimos a una muy pequeña en Palermo. El equipo se redujo notablemente de unos 20 colaboradores a no más de 5. La segunda causa que nos permitió sobrevivir a esa crisis fue que empezamos a incursionar en el mundo online, hecho que cambió nuestro negocio en forma radical y para siempre.

El 2009 fue el año en el que, a pesar de tener una estructura mucho más chica, experimentamos un muy saludable crecimiento impulsado por nuestros nuevos productos online, que incluían cursos y programas de capacitación de todo tipo y la revista InversorGlobal, pero en versión digital.

Ese crecimiento de la empresa se daba en un año muy complicado para los mercados mundiales. La crisis inmobiliaria en Estados Unidos, anticipada porInversor Global un año antes, hacia tambalear al el mundo financiero. Y los inversores sufrían y mucho.

grafico nombre
Mientras esto sucedía,  la economía argentina se deterioraba. Después de pasar un 2009 casi sin crecimiento,  apenas un 0,9%, en el año 2010 Argentina volvía a crecer. Ese año lo hizo al 7,5%. Sin embargo, las cuentas del Estado argentino se complicaban rápidamente. Las señales de peligro que vimos en años como el 2001 comenzaban a aparecer nuevamente.

Pero esta vez iba a ser diferente. Teníamos los conocimientos y la experiencia para darnos cuenta cuando una crisis estaba cerca y no íbamos a dudar en anunciarlo a nuestros lectores. Yo no iba a ser capaz de ver nuevamente cómo la gente perdía todos sus ahorros, como sucedió el 2002.

Antes de entrar en la historia reciente de Inversor Global y de la Argentina, déjeme contarle que el 31 de diciembre de 2010 llegaban mis hijos- Benito y Renata- a mi vida. Sin duda un momento donde IG “sufrió mucho”, ya que las horas disponibles para trabajar se redujeron súbita y notablemente.

El 2011 terminó siendo un año extraño. Por un lado había elecciones presidenciales y era necesario mantener la economía dinámica para ganar votos, pero por el otro se daba una impresionante fuga de capitales de aquellos argentinos que enviaban su dinero al exterior, asustados por una posible devaluación post elecciones.

En ese contexto, en septiembre del 2011 lanzamos el Informe Especial llamado “El Fin de la Argentina”.  Un informe que fue visto por más de 2 millones de argentinos y que nos permitió crecer de una forma exponencial durante el último año.

Las recomendaciones de “ El Fin de la Argentina” se lucieron.  Mostraron su eficacia para proteger los ahorros de nuestros lectores: brindaron una rentabilidad del 17% en dólares, versus la pérdida de un 50% del capital que sufrieron la mayoría de los argentinos -en promedio- durante el último año.

El presente de Inversor Global es asombroso. Más de 100.000 inversores nos leen todos los días. Un equipo de 25 miembros trabajan full time en nuestra nueva oficina del barrio de Palermo (Capital Federal). Más de 50 colaboradores externos trabajan  junto a nuestro equipo desde diversas partes del mundo.

Más importante aún, somos coherentes con la filosofía que desarrollamos durante esta primera década de vida: Ser una fuente totalmente independiente que brinda información para los inversores de Argentina y de toda América Latina.

grafico nombre

Quiero agradecer inmensamente a todas las personas que hicieron posible queInversor Global sea la realidad que es hoy. IG es una muestra cabal de cómo entendemos nosotros el mundo de las inversiones. Un espacio donde personas que tienen la suerte de contar con algo de dinero ahorrado lo invierten en una empresa muy pequeña que en la actualidad no es nada, pero que promete mucho. Mediante esta inversión permite que un emprendimiento crezca,  genere nuevos puestos de trabajo, pague sueldos, genere consumo, tribute al fisco y ofrezca productos que son valorados por sus clientes.

Esta empresa que no era nada crece en facturación y ganancias, y -por lo tanto- aumenta de valor. A partir de esto, quienes tuvieron visión y apostaron por ella terminan contentos porque logran multiplicar varias veces el monto de su inversión. Con los resultados de esta apuesta se compran una casa o realizan otra inversión, poniendo la rueda nuevamente a girar.

Es decir, se genera un círculo virtuoso de riqueza donde los que ganan son absolutamente todos los involucrados. Esa es nuestra visión del mundo de las inversiones. Un lugar donde el interés personal de cada uno de nosotros se pueda satisfacer, beneficiando a toda la comunidad en su conjunto.

Hoy inversores de cualquier parte del país pueden ser protagonistas de historias como estas.

Estamos hablando de inversores, emprendedores, esfuerzo, libertad, independencia y creatividad. Éstos son sólo algunos de los conceptos que grafican estas historias de superación, disciplina y perseverancia que pueden cambiar nuestras vidas y la de nuestras familias para siempre.

Le agradezco enormemente por habernos acompañado durante nuestros primeros 10 años y lo invito a que continuemos recorriendo juntos este camino de crecimiento muchos años más.

Federico Tessore.
Para Inversor Global.

grafico nombre

Deja tu respuesta