Conozca una acción del sector automotor que podría dar ganancias

El sector automotor estadounidense ha sido castigado duramente desde el crash financiero de 2008, lo cual se ha podido ver en las dos empresas más representativas de éste: hablamos de Ford y General Motors. En el caso de la segunda, el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, tuvo  que salvar financieramente a la firma para que no cayera en quiebra, sumando una participación estatal en GM.

La crisis no sólo golpeó a General Motors sino que también hizo lo mismo con Ford, que en 2008 cotizaba a menos de 2 dólares por acción. No obstante, a fines de 2011 alcanzó los 15 dólares, aunque hoy en día vale alrededor de 9 dólares. El problema es que la crisis de la eurozona ha recortado fuertemente sus ventas en el Viejo Continente, donde tuvo pérdida de 404 millones de dólares antes de impuestos, algo que impactó en sus ganancias pre-impuestos de 2 mil millones que había logrado en Estados Unidos.

La gerencia de Ford caracterizó esta cuestión como algo estructural y no cíclico. Es decir, no esperarán a que las ventas repunten sino que automáticamente recortarán la producción en tierras europeas.

Si bien para este año se espera que las ganancias anuales de Ford caigan a 1,26 dólares por acción respecto a los 1,51 dólares de 2011, hay algunas razones que podrían hacer pensar que la empresa automotora podría ser una alternativa de cara al mediano a largo plazo.

En primer lugar se espera que las ventas de Ford en Estados Unidos dupliquen las de Europa, ayudando a compensar las pérdidas ocasionadas por la comercialización en el Viejo Continente. Recientemente salió un dato macro de Estados Unidos en el que dice que agosto mostró la mayor suba en la venta de autos de los últimos cinco años. Respecto al año anterior, las ventas de Ford subieron 13,1% en Estados Unidos, mientras que Lincoln, la segunda marca de Ford, tuvo una crecida de 1,7% en sus ventas.

En segundo lugar, la compañía recientemente anunció en una conferencia que no piensa darse por vencida en el mercado europeo. Es que espera potenciar las ventas de la Escape crossover, el Fusion sedán y de pick-ups.

Sumado a estas dos cuestiones, los bonos de Ford fueron subidos nuevamente a la categoría de “grado de inversión” luego de estar hasta hace poco considerados como “basura”. Esto permite a la compañía volver a tomar deuda a tasas bajas, ya que esta actualización en su calificación presupone una mejora de su calidad crediticia y por ende brinda más confianza al mercado.

Debido a su mala calificación crediticia, el año pasado Ford tuvo que pagar un equivalente en intereses de 817 millones de dólares, aunque con la mejora en ésta se espera que este gasto caiga a 758 millones de dólares en 2012.

Respecto al pago de dividendos, la compañía revirtió una sequía de repartición de utilidades de cinco años cuando anunció un pago de 0,20 dólares por acción que, si bien es una suma insignificante, debido al bajo precio de la acción de Ford éste equivale a un nada despreciable dividend yield de 2%. En ese sentido, los analistas esperan que el dividendo de Ford se duplique para 2015.

Sumado a esto, la compañía tiene un ratio precio/ganancias de siete veces respecto a su pronóstico de ganancias para 2012. Se espera que las ganancias suban en los próximos años principalmente por el recorte paulatino de la producción en Europa y la potenciación de las ventas de Lincoln en China.

Deja tu respuesta