Atacando las consecuencias y no las causas

Federico Tessore

Reportando desde Buenos Aires, Argentina.

Hace tiempo que desde esta columna venimos insistiendo en que la única forma de mantener los controles, que el Gobierno comenzó a imponer sobre nuestra economía un año atrás, es redoblando la apuesta y poniendo cada vez más limitaciones.

El día jueves de esta semana le tocó el turno a las tarjetas de crédito. A partir de ahora, éstas deben pagar un impuesto del 15% por todas las compras realizadas en el exterior. Aunque ¡cuidado!, esto es sólo el comienzo, a medida que se acerque el verano y que los incentivos para viajar al exterior sean mayores, no tenga duda de que esta medida se va a profundizar.

Es que la “política económica” del Gobierno y sus consecuencias son muy fáciles de predecir. En mayo de este año le adelantábamos este control a los lectores de InversorGlobal en la nota “Cuba, Estados Unidos o Argentina: alternativas para invertir en inmuebles”.

En ésta decíamos lo siguiente:

“Y eso es lo que muestra la tendencia que se está viendo con las tarjetas de crédito que, ojo, no sólo se pueden usar para gastar, sino también para retirar efectivo en el exterior. Es un control que el Gobierno aún no implemento. Se le escapó… pero la gente reacciona rápido y lo está aprovechando. 

“El Gobierno ya limitó la compra de dólares en el país. También limito el retiro de dinero en el exterior de las cuentas corrientes y cajas de ahorros. ¿Cuánto le parece que tardará en limitar esta operatoria?”

Cuatro meses después, la medida llegó. Todavía en una versión muy leve, pero llegó. Como le comenté, no dude que la película de los controles continuará cada vez con mayores limitaciones.

Mire el siguiente cuadro que es bien claro para ilustrar esta dinámica:

grafico nombre

El Gobierno prohibió comprar dólares, por lo tanto la gente empezó a usar el único mecanismo que quedaba para “comprar” billetes verdes baratos: la tarjeta de crédito.

Ahora, a medida que cada vez más gente opta por esta “salida”, la operatoria empieza a adquirir volumen y el Gobierno la empieza a “sufrir”. Por lo tanto, ve la necesidad de imponer un nuevo control.

Está dinámica puede ser más o menos rápida, pero es la única que se puede dar en nuestra economía en los próximos meses.

Esta medida viene acompañada con otras también muy irracionales. La Presidenta anunció esta semana la creación de un “Polo Audiovisual” en una isla de Puerto Madero.

Pero al mismo tiempo que hace este anuncio por una nueva cadena nacional, las importaciones de cámaras de video y herramientas necesarias para realizar filmaciones de alta calidad están bloqueadas desde hace varios meses en la aduana. Moreno no las deja entrar porque está cuidando el superávit comercial…

Me pregunto, ¿no sería más interesante hacer una cadena nacional para anunciar alguna medida que detenga la inflación? ¿O que busque resolver de alguna manera el enorme déficit fiscal que tiene el Estado argentino?

Lo que está claro es que el Gobierno elige actuar sobre las consecuencias de los problemas. Pero no toma ninguna medida para actuar sobre las causas, que son las responsables de las complicaciones económicas por la que está atravesando Argentina.

Imagine que, como consecuencia de una infección, una persona tiene fiebre. Y que el médico que la va a visitar le receta un medicamento para bajar la temperatura, pero no le da nada para curar la infección.

¿Le parece que eso puede funcionar?

No tenga duda que no. Tal vez logre bajar la fiebre por unas horas, inclusive tal vez algunos días, si busca remedios más potentes contra la fiebre. Pero tarde o temprano, la infección avanzará y no se podrá detener…

Mientras esto pasa en nuestra economía, el mundo de las inversiones continúa su marcha y un nuevo mes termina.

El saldo para los inversores durante el que terminó en el día de ayer fue mixto.

Por un lado tenemos a las estrellas de las inversiones argentinas, que fueron nuevamente los cupones atados al PBI. Esta inversión acumuló una suba del 8% en el mes y llegó a un aumento del 20% en lo que va del año.

¿Por qué subió tanto el cupón durante agosto?

Bueno, este cupón paga dinero si la economía crece más de un 3,26% por año. Si bien nadie duda que en 2012 la economía no llegará a crecer más de esa cifra, lo cierto es que últimamente están saliendo reportes que se arriesgan a decir que la economía en 2013 podría superar este porcentaje. Por lo tanto, algunos ahorristas están viendo a este cupón como una buena inversión que podrán cobrar en 2014.

Por ejemplo, el Bank of America pasó su estimación de crecimiento del 2,4% al 3,6% durante el año 2013. Y algunos otros bancos están subiendo estas estimaciones también.

Como el cupón paga sobre lo que pasó el año anterior, esto está provocando que algunos inversores empiecen a pensar que van a recibir un pago adicional en 2014.

En diciembre de este año el cupón pagará dividendos sobre el crecimiento de 2011, pero el año que viene no pagará. Y con estas nuevas cifras algunos esperan que los pagos vuelvan nuevamente en 2014. Esto, por supuesto, impulsa hacia arriba el precio del cupón.

Mi opinión es que esto es improbable que pase.

Pero más allá de mi simple opinión personal, me parece que es poco relevante si este crecimiento pasa o no pasa finalmente. Lo realmente importante, según mi punto de vista, es la seguridad y el riesgo que esta inversión implica.

Y en este momento, no puedo pensar en una inversión más arriesgada que la que implique apostar al crecimiento de un Estado que está quebrado, sin dólares y cada vez más aislado del mundo.

¿Usted realmente piensa que un país puede tener un crecimiento sustentable en esta situación?

Yo lo veo muy improbable, por lo tanto, me parece que los inversores responsables deberían alejarse de este instrumento.

Por supuesto que es un tema totalmente diferente si se trata de un inversor que está dispuesto a especular  y a arriesgar mucho para comprar el cupón. Es de esperar que el cupón en los próximos meses tenga mucha volatilidad. Y esto seguramente dará oportunidades para ganar dinero en el corto plazo.

Pero se trata de una inversión diferente. Una inversión de corto plazo, una inversión que es consciente de los riesgos que corre y que tendría que tomar como un escenario probable la posibilidad de perderlo todo.

Pero salgamos de los cupones y vayamos a ver cómo fue el desempeño de las acciones argentinas durante agosto.

Las únicas dos que tuvieron un resultado positivo fueron YPF y Banco Galicia, que ganaron un 5,7% y un 5,5%, respectivamente.

Luego vienen las dos acciones “extranjeras” que cotizan en la Bolsa de Buenos Aires: Tenaris y Petrobras Brasil, con alzas en torno al 4% en el mes.

Y después, el resto de las acciones de empresas argentinas que cerraron un mes negativo fueron: Banco Hipotecario (-5,4%), Edenor (-10,6%), Molinos (-10,9%), Telecom (8,1%) y Aluar (-5,7%).

Los activos argentinos, sin excepción, están baratísimos si los comparamos con activos de cualquier otro país. El problema es que nadie sabe dónde estará el piso de éstos si la economía sigue el curso del último año…

ALGUNOS PENSAMIENTOS ADICIONALES…

Miremos al mundo. La Bolsa de Estados Unidos cerró el mes sin grandes cambios. Las de Europa sí anduvieron mucho mejor, con las Bolsas de España e Italia logrando subas cercanas al 7% en el mes. Incrementos que no se basan en soluciones a las crisis, ni mucho menos, pero que se dan en base a cómo cambian los humores en el Viejo Continente.

Pero en América Latina sí todo es alegría. Mire a continuación las siguientes cifras de los principales países de la región:

– La inversión extranjera directa en Chile subió un 80% en el semestre y alcanzó US$ 12.275 millones. 

– Uruguay tuvo que crear controles de capitales para ahuyentar los millones de dólares que estaban entrando al país para comprar bonos Uruguayos y que estaban presionando la moneda Uruguaya.

– La inversión extranjera directa en Colombia aumentó un 23% en el semestre y el PBI Colombiano crecerá en 2012 un 4,9% versus el crecimiento del 5,9% en 2011.

– En el segundo trimestre de 2012 Perú registró un superávit fiscal del 6,9% del PIB, y su economía crecerá un 6% este año, versus el crecimiento del 6,9% del año pasado.

– En los primeros siete meses de 2012 Brasil recibió US$ 38.141 en inversión extranjera directa, lo mismo que en el 2011, y su economía crecerá un 2% en 2012 versus el crecimiento del 2,7% en 2011.

Mientras Argentina no encuentra dólares por ningún lado, el resto de los países de América Latina no saben cómo detener la invasión de billetes verdes que vienen de los inversores que huyen de Estados Unidos y Europa.

Mientras que la crisis global golpea muy poco a los países de América Latina, a Argentina la destruye provocando que la economía pase de un crecimiento del 8% en 2011 al 1% esperado en 2012.

Mire a los emergentes. Mire a los vecinos. No tenga duda que en los próximos meses las oportunidades de inversión estarán allí.

Le deseo un excelente fin de semana,

Federico Tessore.
Para Inversor Global.

Deja tu respuesta