Algunas lecciones para aprender de Peter Lynch

La historia de Peter Lynch para algunos es muy conocida y para otros no tanto. Lynch actualmente es consultor de research en Fidelity, aunque su reconocimiento mundial se debe a la performance que tuvo cuando fue porfolio manager del fondo Magellan, también de la firma Fidelity. Entre 1977 y 1990 obtuvo un rendimiento promedio de 30% anual. Algunos de los papeles que incluía el fondo son Philip Morris, General Electric, Volvo y Ford, entre otros. Un inversor que puso apenas mil dólares, trece años después se llevó un total de 28 mil dólares.

No obstante, Lynch siempre dijo que los inversores individuales tienen mejores posibilidades de elegir entre las diversas opciones, incluso más que el promedio de los profesionales de Wall Street.

Para lograrlo –señala- hay que cumplir con ciertas pautas de “conducta financiera”.

Hacer la tarea

Peter Lynch siempre recomendó, al igual que Warren Buffett, comprar acciones de aquellas empresas en las que se conoce su negocio. Uno debe invertir en el bar popular de la esquina que se llena todos los viernes, sostiene para graficar la idea. En uno de sus libros, hace referencia a que “nunca se deben comprar (acciones de) una empresa sin antes haber hecho la tarea de analizar sus prospectos de ganancias, sus condiciones financieras, su posición frente a la competencia y los planes de expansión”.

Utilice sus ventajas

Conocer el negocio de la firma en la que usted pretende invertir es correr con ventaja frente a aquellos inversores ciegos que llegan simplemente porque ven un rendimiento abultado en el último tiempo.

Lynch invita a identificar de tres a cinco empresas en las que uno puede estar interesado para invertir. También aclara que es posible encontrar ventajas investigando alguna faceta de la propia personalidad  del inversor que ayude a entender mejor el negocio y que le permitan sentir mayor pertenencia.

Un ejemplo de esto podría ser el de John Reeves, quien dice que “invirtió en Procter & Gamble porque su abuelo había trabajado por 30 años en la compañía y su abuela tenía algunas acciones”.

Ser paciente

Al igual que Warren Buffett, también recomienda ser paciente a la hora de invertir. Es decir, recomienda apostar por activos pensando siempre en el largo plazo. Lynch señala que desconoce lo que puede pasar con una acción en dos o tres años, pero que sí sabe lo que las acciones harán en los 20 años subsiguientes. En ese sentido, sostiene que esta posibilidad que tiene el inversor individual de poder esperar el largo plazo es una de las grandes ventajas que posee por sobre el profesional. Es que un porfolio manager debe perseguir buenos rendimientos en el menor tiempo posible, concluye. 

Deja tu respuesta