¿Sigue siendo Berkshire Hathaway una opción de compra?

Cuando hablamos de Warren Buffett hay que hacer alusión a su indefectible capacidad de generar dinero, cualidad que lo ha llevado a ser el tercer hombre más rico del mundo –fue recientemente desplazado de ese lugar por Amancio Ortega, dueño de la marca de ropa Zara.

No obstante, hoy no venimos a hablar de Warren sino de su creación: su holding de empresas de Berkshire Hathaway. Actualmente la firma, que empezó siendo una empresa textil en 1839, es un conglomerado corporativo que factura anualmente un promedio de 150 mil millones de dólares.

Buffett empezó a hacerse de acciones de Berkshire en 1962, hasta que compró un porcentaje mayoritario del paquete accionario, el cual le permitió empezó a tomar decisiones respecto a las caras del directorio. Al principio mantuvo la esencia textil de la corporación, aunque luego fue sumando nuevos negocios hasta transformarse en uno de los holdings más grandes del mundo.

Hoy en día sigue siendo un sólido holding de empresas. No obstante, al igual que cualquier firma, también tiene puntos que lo podrían hacer flaquear. En ese sentido, Matt Koppenheffer, columnista de The Motley Fool, expone tres cuestiones por las cuales Berkshire podría no ser la mejor opción de compra.

Hay mejores oportunidades

Berkshire es una empresa sumamente sólida, con ingresos persistentes, buenos fundamentos económicos y un buen management. No obstante, al ser una empresa que ha crecido vertiginosamente en las últimas décadas, puede ser que tenga problemas para seguir creciendo aún más en el futuro. Es que una empresa cuando alcanza un determinado punto de crecimiento pasa a ser instantáneamente una empresa de valor, al mejor estilo Microsoft o General Electric. Es decir, no son compañías que van a pegar un aluvión alcista sino que tendrán escaladas un tanto más moderadas. Si bien el Mago es impredecible y cualquier movimiento suyo podría volver a Berkshire a la vía del desarrollo creciente, sería positivo barajar otras posibilidades con más potencial de rendimiento futuro.

Durante los últimos cinco años, el crecimiento promedio de los ingresos de Berkshire fue de apenas 6%, mientras que 211 compañías del S&P 500 han crecido a un ritmo mayor. Por ejemplo, en el caso de Apple, hablamos de una suba de 46% de los ingresos, la cual los analistas creen que podría ser aún mayor.

En pocas palabras, para aquellos que andan en busca de un potencial alcista elevado lo mejor sería que buscaran otras alternativas distintas a Berkshire.

La posible salida de Buffett

La incertidumbre respecto al retiro del gurú de las inversiones del timón de Berkshire ha hecho que las acciones de la compañía frenaran un poco su suba –BRK lleva un alza acumulada de 10,21% en lo que va de 2012. Es que en el caso que Buffett renunciara como CEO de la firma, sus acciones podrían caer, ya que Berkshire es sinónimo de Warren y si él no está, la firma podría no ser lo mismo.

La técnica que tiene Buffett para seguir incrementando exponencialmente el patrimonio de Berkshire es que siempre tiene trabajando el excedente de ganancias de la compañía –es el dinero que no se gasta porque no puede ser invertido a una tasa aceptable. Cuando nos referimos a que hace circular el dinero, hablamos de que puede salir de compras de empresas enteras o de porciones considerables del paquete accionario de alguna firma. En ese sentido, podemos recordar su entrada a IBM el año pasado –hay que recordar que Buffett siempre estuvo en contra del sector tecnológico porque no “conoce el negocio”- y la compra de acciones preferidas de Goldman Sachs en plena crisis en 2008.

Ahora no es momento para tener la acción

Si tenemos en cuenta un contexto en el que Buffett decida salirse, como dijimos anteriormente, es probable que impacte en el precio de la acción. Es que, si bien Berkshire seguirá siendo una empresa sólida aún con la partida de su CEO, no será lo mismo sin la estrategia del Mago de las inversiones.

En ese sentido, entrar ahora a Berkshire sería arriesgado, ya que estaría afrontando una potencial caída cuando Warren dé un paso al costado. Lo recomendable sería esperar a que el Oráculo de Omaha dé un paso al costado para alistarse en la recuperación de la acción.  

Encontrar valor en Berkshire es cuestión de tiempo y timing.

Deja tu respuesta