Qué pasa cuando las compañías necesitan una “intervención inversora”

Desde InversorGlobal hemos venido haciendo hincapié en nuestra “Guía del inversor ético” sobre algunas características que debe tener un ahorrista para considerarse dentro de este grupo. Entre ellas mencionamos en una de nuestras entregas la cuestión de ser un inversor activo, la que reflejaremos a partir del caso de Carl Icahn, titular de su propio holding de empresas que cotiza en el Nasdaq, un hombre que ha promovido el recambio de personas en la mesa directivas en firmas donde él es accionista.

Cuando los ejecutivos de una compañía tienen demasiada ambición y mucha ansia de poder, es responsabilidad de los accionistas principales de la empresa ponerles un freno. A veces su inoperancia es tal que llegan al extremo de destruir el patrimonio de la empresa –el dinero de los accionistas-, por lo que en esos casos es fundamental que se tomen cartas en el asunto.

El interventor

Carl Icahn es un empresario que tiene mucho interés en las inversiones propiamente dichas y prefiere entrar en empresas que necesiten establecer mejores políticas de gobernanza corporativa y, por ende, una mayor intervención de sus accionistas.

El primer caso de Icahn fue en la farmacéutica Forest Laboratories, fabricante de antidepresivos. Por segundo año consecutivo el empresario nombró una nómina de cuatro directores nuevos para reemplazar a los vigentes. Los argumentos de Icahn es que se le ha pagado demasiada recompensa al CEO de la firma cuando la empresa ha tenido una performance pálida, a lo que se le suma que ha tenido algunos problemas con la ley.

No obstante, frente al reclamo de Icahn, los directivos dijeron que están haciendo todos los esfuerzos posibles por mejorar la gobernanza corporativa de la firma. Entre los puntos a corregir incluyen la resolución de conflictos de intereses entre los directivos, las compensaciones de consultores externos y las de los mismos ejecutivos.

Algo de lo prometido se cumplió, aunque hay que leer entre líneas. El CEO de la compañía dijo que no le aumentarán su salario en todo 2012.

Claro, si uno recibe una compensación de 8,5 millones de dólares el año anterior, está perfectamente en condiciones de hacer “caridad” con la caja de la empresa. Como consecuencia, hoy La compañía tendrá mucho trabajo para concretar planes eficientes para darles una alegría a sus accionistas.

Batallando desde todos los flancos

Icahn no se quedo sólo en Forest Laboratories, ya que fue el Don Quijote de otras empresas asediadas por directivos poco eficientes y ambiciosos. Otro caso fue el de Chesapeake Energy, donde encabezó una revolución accionista para ubicar otro director en la mesa chica. Además también logró desplazar al presidente y CEO de la compañía, luego de algunos incidentes en su ejercicio. También logró remover un ejecutivo de la firma WebMD.

Un estudio hecho por James Drury Partners, una firma de recursos humanos que hace búsquedas de ejecutivos de alto rango, hizo un estudio en el que demostró que las empresas con mejores directivos han sobresalido por sobre las demás. Entre las mejores empresas apareció Mastercard, que ha crecido 29% en cinco años, mientras que en la zona más floja aparece Microsoft, que creció apenas 16% en el mismo tiempo. Un dato interesante es que la compañía de Icahn apareció en el fondo de la lista, aunque el empresario argumentó que es porque “su empresa está estructurada de manera diferente”.

En fin, la intervención inversora a veces es fundamental para mejorar la performance de la empresa donde uno sea accionista. Es cuestión de no amedrentarse por las figuras de los CEOs y presidentes y tomar la participación que cada inversor tiene dentro del paquete accionario.

Deja tu respuesta