“Para las Pymes la Bolsa es una burocracia asociada a la AFIP y el Gobierno”

Nicolás Billia

Si usted quería conocer a un hombre sin pelos en la lengua, Juan Manuel Peire es la persona que estaba buscando. Doctor en Ciencias Jurídicas de la Universidad Católica Argentina y Director en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires entre los años 1985 y 1990, es asesor de las delegaciones argentinas del Fondo Monetario Internacional e invitado especial de las comisiones locales del Banco Interamericano de Desarrollo, entre otras tareas.

Partiendo de lo más general, ¿cómo ve el escenario macroeconómico argentino actual?

El escenario macro actual te diría que está bastante confuso. Una de las cosas poco claras es que la soja, al igual que todo lo que hace al yuyito, le estaba dando al Gobierno una porción de oxígeno muy grande. Esto le estaba otorgando políticamente la capacidad de distribuir subsidios que beneficiaban a una parte de la población. La plata del yuyito se ha gastado y además también se ha expendido más dinero que el que ha entrado por la soja, por lo que se está tratando de rascar el fondo de la olla en otros lados. Hay un claro cambio en las relaciones de intercambio, ya que los artículos primarios han tendido a estar deprimidos frente a los secundarios tras la clara apreciación en los insumos en los que Argentina es fuerte. Esto se dio más que nada porque a nivel agrícola hay poco y a nivel industrializado hay mucha oferta. Estos elementos le han dado un arma al Gobierno que no ha tenido ni Perón en la Segunda Guerra Mundial, ya que le costó mucho mandar productos a una Europa que se moría de hambre en plena época bélica. Internamente hay mucho desconcierto; la soja tiene estimaciones de rendimiento para 2013 y 2014, pero ya hay análisis que hablan de una sequía para 2015 parecida a la que tiene actualmente Estados Unidos.

¿Qué opinión tiene respecto a las medidas constrictivas que ha aplicado el Gobierno?

Las medidas constrictivas atacan al capital. Algunos han definido a éste como “cobarde”, ya que ante el primer cimbronazo se dice que el capital desaparece automáticamente a través de fugas de capital, inversiones, colchones, entre otras. China, que es un país comunista, ha tenido una visión suficiente para no poner restricciones y el 70% de las exportaciones de este país son de multinacionales. Nosotros acá las estamos corriendo: estamos echando a los inversores, a los petroleros, inversores multinacionales, entre otros. Además nos peleamos con los líderes del mundo y nos aliamos a países totalmente periféricos cuyas ideologías difieren de la argentina. Creo que en ese sentido vamos hacia un régimen chavista, aunque éste nos lleva unos años de ventaja. No obstante, el Gobierno tiene actitudes espejadas en el régimen del líder bolivariano. El Gobierno está transformando las leyes para dejar un país sentado sobre una legislación de izquierda, ya que están modificando todos los códigos habidos y por haber para asentar esta tendencia.

¿Cómo ve la dinámica de las inversiones en Argentina?

Los inversores extranjeros aun siguen rondando para invertir en Argentina. Están haciéndolo en campos, en petróleo y hay grandes proyectos de inversión, sobre todo de capital brasileño. Están instalándose empresas brasileras de compra y venta por Internet, cadenas de supermercados, entre otras cosas relacionadas al comercio.

¿Cómo fue su experiencia como director de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires? ¿Cómo es la interna, la dinámica y el día a día dentro del recinto?

En la Bolsa de Comercio en los últimos años se han enfrentado dos tendencias: las Sociedades de Bolsa y corredores independientes frente a los bancos. Éstos últimos tienen ventaja porque asocian a sus empleados como socios de la Bolsa y, en el momento de votar, el cúmulo de votos que tienen los bancos a la hora de decidir cuestiones que hagan a ellos es mayor a los de las Sociedades. De todas formas, la Bolsa va perdiendo prestigio, volumen, confianza. Yo cuando estuve, pertenecí a la mesa chica de ocho ejecutivos que tenían “línea directa” con el presidente de la BCBA. Aunque eso ya es pasado, ya que la Bolsa difícilmente recobre fuerza; es por eso que se está acercando al Gobierno, tal y como se vio en el anuncio del pago del Boden 2012.

Frente a la falta de instrumentos de las Pymes para financiarse ¿cómo ve el escenario para éstas?

Las pymes siempre le tuvieron miedo a la Bolsa. Para las pequeñas y medianas empresas es un ministerio burocrático porque lo asocian con la AFIP y con el Poder Ejecutivo. No obstante, la Bolsa está lejos de eso, ya que es una institución sin fines de lucro y totalmente independiente. El mercado siempre ha sido muy burocrático por naturaleza. Según el ingeniero Carlos Lerner, que es quien maneja el sector de pymes en la Bolsa, éstas han gastado mucho dinero en publicidad para atraer pymes a la Bolsa y son escasas las empresas que se acercaron al mercado de capitales para financiarse. Un poco mejor está el mercado de cheques de pago diferido pero tampoco es que está en boga. La mayoría prefiere financiarse con capital propio o demorando el pago a proveedores. Sino siguen usando las cuevas y descuentos de cheques.

¿Qué le recomendaría a un inversor individual con un excedente en pesos?

Por el momento mantenerse líquido y asegurarse ese estado de cara al futuro. Respecto a las alternativas de inversión, creo que actualmente el mercado está para entrar y salir. En estos momentos está para salir a comprar alguna oportunidad. Hay que estar atentos a una súper-oferta en inmuebles de zonas caras como Puerto Madero porque en algún momento los dueños van a tener salir a vender a cualquier precio; es insostenible una expensa de 2 mil pesos durante tres años. Creo que una alternativa va a ser posicionarse en bonos atados a costos de vida; en algún momento ese dato se tiene que hacer transparente.

¿Qué opina respecto a la reciente medida tomada por la CNV respecto a los fondos comunes de inversión?

La CNV va a hacer lo mismo que hizo el Gobierno: matar la gallina de los huevos de oro; va a hacer exactamente lo mismo que está haciendo el Ejecutivo con el campo. La cuestión es que un día se van a encontrar que no tienen más gallinas ni huevos. Están matando al mercado y el mercado está reaccionando. Los depósitos en Uruguay se están yendo a Chile por la cuestión del secreto bancario. Están frenando artificialmente al país por el exceso de trabas y controles que se contradicen entre sí. Pero muchos Gobiernos han tratado de matar el mercado y después han terminado en Tribunales.

Deja tu respuesta