Lo que debe saber para entender el discurso de Cristina

Federico Tessore

Reportando desde Palermo, Buenos Aires.

La celebración del 158 aniversario de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires resume perfectamente la extraña situación política y económica que vivió -durante los últimos tres años- y que todavía está viviendo nuestro país.

El discurso de la Presidenta de los argentinos, Cristina Kirchner, y del presidente de la Bolsa de Buenos Aires, Adelmo Gabbi, son un fiel reflejo de lo que pasa en este momento en la Argentina.

Cristina mostró un Gobierno cuya principal estrategia se basa en la comunicación. El mensaje que ella y todos los miembros del Estado transmiten es que la economía argentina anda perfecto, que la gestión económica del Gobierno kirchnerista es la mejor de la historia y que hoy los funcionarios están enfrentando con coraje y éxito la crítica crisis internacional.

Y todo esto culmina descalificando a los que tienen una visión contraria. Diciendo que el Gobierno actual defiende a los pobres y a la justicia social, justifican que todo aquel que está en contra de la política de la actual Administración defiende a los ricos, a la especulación y a los poderosos.

El otro lado de la moneda es el triste rol que los dirigentes empresarios adoptaron durante los últimos tres años. El pensamiento generalizado de los empresarios líderes de este país se resumió perfectamente en el discurso que dio el presidente de la Bolsa el jueves pasado.

Gabbi, en vez de marcar con contundencia y claridad todos los errores que cometió y sigue cometiendo el Gobierno al manejar la economía que provocó que la Bolsa de Buenos Aires hoy sea una de las más pequeñas de América Latina (La Bolsa de Buenos Aires en un proceso de muerte lenta), adoptó un discurso blando y suave.

El presidente de la Bolsa deslizó muy dócilmente alguna crítica menor, casi con miedo, pero el grueso del discurso siguió el relato oficial. En vez de marcar los errores que están destruyendo a la Bolsa y a las empresas argentinas, Gabbi se puso a disposición del Gobierno para seguir profundizando el modelo y ofrecer soluciones.

Puedo entender las conductas de un Estado que busca popularidad de corto plazo y que toma medidas mirando este período, siempre teñidas de un marco ideológico muy fuerte. Pero no puedo entender cómo los empresarios argentinos no asumen un rol más importante y determinante en la vida económica del país.

Coincido con una de las frases que expresó Cristina en su discurso cuando les dijo a los empresarios que “ganaron más plata que nunca”. Es cierto, hasta hace unos pocos meses la economía daba ganancias por todos lados. El tema es que éstas eran de corto plazo, no eran sostenibles en el tiempo y de hecho, ya se están acabando.

Esto los empresarios lo sabían perfectamente, pero ellos también prefirieron mirar sólo el corto plazo y hacer como que el mediano y el largo nunca llegarían. Pero el tiempo pasa y el momento de pagar los errores del pasado también llega.

¿O me van a decir que los grandes empresarios de la Argentina, o el mismo presidente de la Bolsa no saben que es imposible tener una economía en crecimiento sustentable con una inflación del 25% anual? ¿O que tampoco saben que es imposible tener una economía en crecimiento con controles que no dejan importar libremente los productos y servicios que necesitan los argentinos, o con un banco central que se está quedando sin patrimonio y no para de emitir y enviar dinero al Gobierno o con subsidios que están destruyendo las finanzas públicas, o con fondos de jubilación que están siendo gastados para pagar gastos corrientes?

Sí, lo sabían y lo saben. Los empresarios son más inteligentes y perspicaces que todos nosotros juntos… Pero prefieren callar o hablar sólo en privado. No quieren enojar a Cristina ni a sus funcionarios. A esta altura no sé de qué temen, pero de algo están asustados, entonces callan.

Esto lo hacen sin importarles si esta conducta hipoteca el futuro de sus empresas y sus organizaciones. Y del país, por supuesto, que no tiene los contrapesos que cualquier democracia necesita. Con cada uno de los sectores emitiendo sus opiniones y puntos de vista libremente y sin temores.

Más allá de este contexto, que todo inversor debe tener muy en cuenta a la hora de decidir qué hacer con su dinero, vamos a los dos temas que mencionó Cristina en su discurso que están directamente relacionados al mundo de las inversiones.

CRISTINA Y LAS INVERSIONES…

En el discurso la presidenta hizo referencias a las inversiones en la Bolsa. Según ella, todo es alegría para los inversores argentinos. Si no, lea el siguiente párrafo del discurso:

“Y ahora vamos a hacerle un honor al Merval también, vamos a ver cómo le fue al Merval en los años de la convertibilidad, vamos a ver cómo te fue en los años de la convertibilidad: la variación del índice Merval durante la convertibilidad fue del 5%; poneme la que fue del modelo nacional y popular y democrático, por favor, 254%. (APLAUSOS)

“Eso creció el Merval, señores, en este Gobierno, que puede no gustarle a algunos, que puede, como somos peronchos, y bueno, por ahí no les gusta. Pero la verdad que nunca ganaron tanta plata como durante este Gobierno, bancos, empresas, nunca, nunca. (APLAUSOS); estoy orgullosa de formar parte de un Gobierno que ha logrado que su Bolsa de Comercio crezca un 254%; estoy orgullosa de formar parte de un gobierno que ha logrado que las empresas argentinas hayan logrado nuevamente reindustrializar, agregar valor, tomar gente y tener buenas y fuertes ganancias, si para eso están los empresarios también.

“Nadie quiere que pierdan plata, si pierden plata echan gente, si echan gente no hay actividad económica. Es simple ecuación.”

La Presidenta omite dos grandes temas que todo inversor siempre debe tener en cuenta a la hora de definir el resultado de las inversiones: el tipo de cambio y la inflación.

El retorno de 254% que mencionó Cristina, no tiene en cuenta estas dos variables.

Pero si usted toma, por ejemplo, la inflación, los números cambian sensiblemente. Nuestro cálculo nos dio que la rentabilidad del Merval en el período, tomando la inflación, fue sólo del 0,92%. Ya que la inflación desde el año 2002 a la fecha, tomando los datos del sitio www.inflacionverdadera.com, fue del 323%…

Es decir, este maravilloso retorno que mencionó la Presidenta queda sólo en un 0,92% si consideramos la tasa de inflación…

Pero Cristina dio más ejemplos. Habló también de cómo se invierten las jubilaciones de los argentinos. Repasemos lo que dijo en su discurso:

“Ahora vamos a sistema integrado, porque también es importante decirlo también en este ámbito, porque se nos ha criticado mucho cuando el Estado tomó la decisión de recuperar la administración de los recursos de los trabajadores.

“El Fondo de Garantía ha crecido en 3 años y medio un 119%. Es la segunda mejor inversión con la menor volatilidad anual. ¿Escucharon? Ahora vamos a ver por qué, vayamos a la segunda, ya que estamos acá en el Merval. Ahí vamos: índice de bonos, Instituto Argentino de Mercado de Capitales, la variación de diciembre de 2008, fecha en que se tomaron las AFJP, a junio del 2012, el que ha comprado bonos, ha ganado un 288%, con una volatilidad anual del 29%.

“La segunda fue la del fondo de la ANSES a través de las acciones y porque también tiene bonos, que no puede comprar bonos, sino que los ha recibido de la transmisión de las AFJP.

“Luego viene el Merval, luego vienen ustedes acá con las acciones que también están trabajando mucho; después viene la Bolsa americana y el índice de volatilidad en la Bolsa es un poco más alto porque la ventaja del fondo de sustentabilidad de los jubilados es que la volatilidad, como ustedes lo ven, es del 8%. Es la misma volatilidad que tiene el bono de los Estados Unidos con una diferencia: la rentabilidad es la mitad de la rentabilidad que tiene el fondo de la ANSES.

“¿Por qué digo esto? Porque en realidad, desde el Estado, también podemos administrar correctamente los recursos. En los años en que los recursos de los trabajadores estuvieron en las AFJP se pagaron ARS 56.120 millones en comisiones, esto es, USD 12.200 millones en comisiones, bastante más de la mitad de la totalidad del BODEN 12 y la cobertura la tuvo que hacer finalmente el Estado, inclusive en el 2008, que habían perdido 14.000 millones, cobraron comisiones por 2.300.”

El mensaje es bárbaro. Casi me dan ganas de cerrar la revista, dejar de dictar los cursos de IG y hasta no escribir más los reportes para directamente replicar la política de inversión de la ANSES, ¿no? Más fácil y eficiente para todos.

Lo concreto es que la Presidenta nuevamente omite incluir en esos números la inflación y el tipo de cambio.

Lo que suena lógico, ya que para el Gobierno no hay inflación, ni tampoco restricciones en el mercado de cambios…

Pero si usted cuenta los datos de la inflación, los números cambian sensiblemente. Tomando los del sitio inflacionverdadera.com, la inflación del período que va desde el inicio del año 2009 a la fecha fue del 81%.

Por lo tanto, si usted ajusta los resultados del llamado “Fondo de Garantía de Sustentabilidad”, como se llama el fondo que administra la ANSES para nuestras jubilaciones, la rentabilidad real es de sólo 18,5%.

Del 119% pasamos mágicamente a un mero 18,5%, que ojo, no está mal, dadas las circunstancias que pasó el mundo.

Lo realmente grave de la política de inversión de la ANSES es la poca diversificación y el alto riesgo de las inversiones.

El 70% de su cartera está invertida en bonos Argentinos y en deuda con el Estado local. ¿A usted le parece que esto es una política de inversión eficiente?

Invertir el 70% de la cartera en un Estado que tiene una triste historia económica y que nuevamente está entrando en crisis económica es una pésima política de inversión. ¿Qué pasa si el quiebra nuevamente?

Sí, muy simple, los jubilados se quedarán sin dinero otra vez. Eso es lo que pasa y eso es lo que omite Cristina. Otra vez un Gobierno de turno está dejando sin nada a los fondos de los jubilados argentinos. La historia se repite en nuestro país y no aprendemos de los errores.

En la última parte de su discurso, la Presidenta justificó la nacionalización de las AFJPs mencionando las altas comisiones que teníamos que pagarle a estas entidades. Dos cosas respecto a ese argumento:

– Prefiero pagar altas comisiones si eso me asegura que el dinero no desaparezca…

– Se pueden encontrar otras soluciones a este tema, que es un gran peligro que tiene todo inversor y que desde IG siempre mencionamos.

Pero esta solución, al gran problema de las altas comisiones que cobran las entidades financieras, no tiene por qué implicar dejar en manos de un Gobierno ineficiente este tema tan sensible a nuestro futuro.

NO CONFÍE EN LOS CONSEJOS DE INVERSIÓN DE LOS POLÍTICOS

No quiero aburrir a nuestros lectores repitiendo este tema, pero me parece de gran importancia para todos los inversores: si un político le recomienda hacer algo con sus ahorros, haga lo contrario…le va a ir mucho mejor.

Le recuerdo la participación de la Presidenta en el aniversario de la Bolsa el año pasado, según publicó el diario La Nación:

De hecho, no pocos recuerdan que, en 2011, en este mismo atril, Cristina Kirchner llamó a los inversores a “vender dólares” y “comprar acciones”, un consejo por demás desafortunado. Desde el 19 de julio de 2011, fecha en la que ella fue a la Bolsa por última vez, hasta ayer, el índice Merval se desplomó 27,9% o 33% si se lo mide en dólares de acuerdo con el tipo de cambio oficial, y hasta 52,5% si se contempla el precio del dólar blue o paralelo. Mientras que en el mismo período quien compró dólares ganó 11%, si se considera el cambio oficial, y 62%, al precio del billete en el paralelo.

Luego de este discurso del año 2011, Cristina pudo ganar las elecciones sin inconvenientes. El problema económico ni aparecía en los diarios. Nadie lo notaba, salvo nosotros desde InversorGlobal.

Y lo concreto es que, a menos de que experimentemos un milagro, en el aniversario de la Bolsa del año que viene no creo que el análisis sea muy diferente al último. Esperamos que en ese entonces los empresarios sí se animen a comunicar sus puntos de vista sin miedo ni eufemismos.

Le deseo un muy buen fin de semana,

Federico Tessore.
Para InversorGlobal.

Deja tu respuesta