Las tabacaleras podrían verse inmersas en una nube de humo

Que el cigarrillo es perjudicial a la salud es algo que no se falta remarcar. Es por eso que todas las cajitas tiene la obligación de tener escrito “El fumar es perjudicial para la salud”. Pero aquí parecería no terminar la cuestión, las autoridades están dando un paso más y obligarían a algunas empresas a poner imágenes y mensajes que concienticen a la gente de que fumar es malo. Esto, sin dudas, podría ser muy perjudicial para las empresas tabacaleras.

En Argentina se sancionó, el 2 de junio de 2011, la Ley Antitabaco la cual fomenta la regulación de la publicidad, la producción y el consumo de tabaco, considerando sus efectos nocivos para la salud.

Pero este rechazo contra los cigarrillos no es algo moderno, en 1980 ya se había sancionado una ley muy parecida, que luego de un par de años fue vetada por el entonces Presidente de Argentina, Carlos Menem. El argumento del riojano era que impedir el fomento de las empresas tabacaleras iba a afectar considerablemente a las provincias cuyo principal insumo de comercialización era el tabaco.

Y en Estados Unidos la cosa no es muy distinta. En el último tiempo los abogados han atacado severamente a las tabacaleras, lo cual muestra el descontento del ámbito letrado con el cigarrillo. Además de ellos, la Administración de Alimentos y Drogas (FDA) y el Centro para Prevención y Control de Enfermedades (CDC) se han sumado a la contienda para luchar contra el tabaco. La CDC ha gastado recientemente US$ 54 millones en una campaña publicitaria para ir contra el tabaco y ayudar a extraer el hábito fumador de la ciudadanía estadounidense. Por su parte, la FDA ha presionado últimamente a las tabacaleras para que hagan más hincapié en que muestren cómo llevan a cabo el proceso de fabricación de los cigarrillos.

En una nube de humo

Todas estas medidas impactan en las empresas tabacaleras.  Firmas estadounidenses del sector, como Altria, Reynolds American y Lorillard, se vieron obligadas a hacer fuertes recortes de personal, al mismo tiempo que el volumen de embarcaciones de comercialización bajó considerablemente.

En Australia una corte decidió que las empresas tabacaleras, entre las que se encuentran Philip Morrris y British Tobacco, a partir de diciembre tendrán que remover sus imágenes de marca de los atados de cigarrillos. En su lugar, deberán poner imágenes y mensajes que concienticen a la gente de que fumar es perjudicial para la salud. Las empresas se quejaron frente a éstas medidas porque dicen que violaría la propiedad intelectual de las marcas sin siquiera recibir una remuneración económica por eso.

No obstante, Australia es solamente una migaja del negocio de ambas empresas, ya que el principal consumo proviene de economías emergentes, como por ejemplo, China.

Los inversores particularmente han sido seguidos de estas firmas en la historia porque son consistentes pagadoras de dividendos y su crecimiento ha sido exponencial, a pesar de las diversas trabas que han surgido en los últimos años contra la industria. En ese sentido, habrá que seguir muy de cerca las regulaciones que puedan ir apareciendo contra las tabacaleras.

Deja tu respuesta