Guía del inversor ético, parte VII: Formas de invertir

En las ediciones anteriores hablamos de un gran puñado de características que tiene un inversor ético: desde maneras de aplicar esta metodología hasta las distintas variaciones que puede tener un ahorrista de este tipo. En esta entrega de la guía le acercaremos algunas maneras de utilizar los instrumentos clásicos de inversión a través de un criterio ético y socialmente responsable.

Acciones éticas

Si un inversor socialmente responsable pretende invertir en acciones, va a tener la difícil tarea de hacer un trabajo de análisis mucho más específico que un ahorrista convencional. Debe hacer revisiones minuciosas de cada balance, cada reporte y de la rentabilidad posible de esa inversión. En este caso, los inversores éticos acuden al criterio responsable para apostar a una determinada empresa, aunque es una aventura complicada, ya que cada decisión requerirá de un acabado análisis previo. El criterio ético demanda al inversor hacer una radiografía de los reportes de la compañía en la que quiere invertir.

Invertir en acciones individuales es quizás la manera más ética de invertir ya que, si bien lleva mucho trabajo, permite el análisis exhaustivo y estructural de lo que uno va a comprar.

ETFs responsables

Un inversor ético busca ETFs cuyas acciones o activos subyacentes sigan un criterio ético. Además, al igual que con las acciones, también se dedica a analizar cada compañía que contiene el ETF para cerciorarse que cada una siga los criterios. Debido a la complejidad que este trabajo demanda, invertir de esta manera termina siendo incluso más exhaustivo que comprar acciones individuales.

Bonos responsables

Un inversor ético va detrás de aquellos bonos cuyo destino de fondos es para realizar actividades en mejora de la sociedad o población. Es por eso que la idea es alejarse de los corporativos y acercarse fervientemente a los soberanos o los provinciales, siempre y cuando esa emisión tenga como objetivo mejorar las condiciones de vida de sus habitantes.

Real Estate responsable

Si una persona es fiel adepta al criterio ético, el real estate es una gran alternativa. La razón es que usted puede seguir muy de cerca su desarrollo, además de que si apoya lo sustentable puede optar por edificaciones que respeten las reglas del cuidado del medio ambiente.

Otro motivo que muestra la cercanía del real estate con el inversor ético es porque no le demanda al ahorrista peleas contra una gobernanza corporativa interesada ni contra la lucha por el trabajo en condiciones precarias. Es que, como dijimos anteriormente, en el negocio del real estate todas estas cuestiones están a la vista para quien quiera observarlas.

Si no quiere tomar las responsabilidades que significa poseer una propiedad, puede apostar al mercado de real estate a través de acciones de empresas del sector o a través de REITs, que son parecidos a fideicomisos inmobiliarios y sus cuotapartes cotizan en la Bolsa de Nueva York.

En líneas generales, las inversiones éticas no sustituyen un criterio por otro más responsable sino que le agrega un valor al que ya tenemos incorporado previamente en nuestras mentes.

Deja tu respuesta