¿Está la tecnología destruyendo los mercados?

La tecnología hace mucho que llegó a la Bolsa. En el pasado las órdenes de compraventa de acciones que hacían los inversionistas promedio solían ​​darse en el parqué de la Bolsa de Nueva York (NYSE) y por medio de las decisiones de los propios inversores. Pero en estos días, casi ninguna de las transacciones hechas llega a la Bolsa y ni siquiera todas son decisiones realizadas por hombres de carne y hueso. En su lugar, éstas son llevadas a cabo por los complejos sistemas informáticos de Knight Capital Group o de sus principales competidores, Citadel, Citigroup y UBS.

Y el ritmo al que estas empresas han sido capaces de desviar el tráfico del NYSE se ha venido acelerando con los años. En 2009, alrededor de 15% de todas las operaciones se llevaron a cabo fuera del NYSE. Ahora, casi un tercio de todas las transacciones de valores listados en el NYSE se llevan a cabo en otra parte.

Pero así como la tecnología puede simplificar mucho la vida de todos, también puede complicarla. Y eso ocurrió el miércoles pasado cuando un problema técnico causado por la entrada en funcionamiento de un nuevo programa informático para los intercambios bursátiles le provocó a Knight pérdidas superiores a su volumen de negocio del segundo trimestre (289 millones de dólares), lo que llevó a los operadores a interrogarse por la solvencia del grupo.

De esta manera, un problema de software  inundó a la Bolsa de Nueva York con órdenes no intencionales por decenas de acciones, haciendo subir algunos papeles más de 100% y dejando al mayor hacedor de mercados minorista de Estados Unidos con enormes pérdidas.

Para un mercado que cada vez muestra más debilidades e incertidumbres, los problemas de Knight echaron más leña al fuego.

Ahora, la pregunta que se hacen muchos analistas es cómo podemos asegurarnos de que tipo de errores de programación no vuelvan a suceder.

Richard Suttmeier, en The Street, escribe que no podemos estar seguros de que este tipo de problemas no vuelvan a suceder. Según el especialista, utilizar este tipo de modelos puede ser muy útil para ayudarlo a tomar una decisión, pero no es posible diseñar modelos que tomen las decisiones por uno.

La idea de hacer un sistema que baraje todas las variables del mercado no puede ser posible. Y eso quedó comprobado luego de repetir en la historia financiera los mismos errores una y otra vez.  

¿Podrán los analistas financieros alguna vez entenderlo? 

Deja tu respuesta