Buscando blancos para posibles takeovers

En Wall Street se ha vivido últimamente una verdadera “Revolución Best Buy”, no porque los operadores de Bolsa compraron sus smartphones o notebooks en alguna de sus tiendas sino desde que su fundador, Richard Schulze, quien dejó la compañía hace tres meses, hiciera pública su intención de comprar la totalidad de la empresa que creó allá por 1983. El anuncio provocó un rally de 13% para el papel el lunes 6 de agosto, cuando se hizo pública la noticia y, aunque ha bajado un poco, se mantiene casi un 10% arriba de los niveles previos al anuncio.

Esto, porque Schulze ofreció un precio considerablemente superior al que tenía la acción en el mercado a entre 26 dólares y 27 dólares, cuando ésta se encontraba apenas a US$ 17,64.

El sube y baja encendió las alarmas entre los inversores, ya que algunos ponían en tela de juicio la capacidad de Schulze de pagar lo propuesto, mientras que otros conjeturaron una falta de voluntad de los actuales directivos Best Buy para vender.

Los analistas de fusiones y adquisiciones tienden a utilizar el ratio EV/EBITDA para determinar el precio exacto en el que una compañía debe ser comprada. El Enterprise Value (EV) es el valor total de la empresa: se suma su capitalización bursátil y su deuda para obtener el valor real de la empresa, mientras que el EBITDA es la sigla en inglés para “ganancias de la compañía antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones”.

Volviendo al caso de Best Buy, si se toma un precio por acción de 26 dólares, el Enterprise Value de la compañía de retail electrónico sería de 10 mil millones de dólares. Respecto al EBITDA, durante su último año fiscal la compañía llegó a los 3.300 millones de dólares, manteniendo una cifra estable respecto a los dos años anteriores. Si dividimos los dos resultados mencionados anteriormente, la empresa tendría un bajo ratio EV/EBITDA, de 3 veces, comparado con el promedio de 8,2 veces del sector.

Los analistas sostienen que una compañía con un ratio bajo significa que está en un precio atractivo para ser objeto de una toma de control o takeover. No obstante, que una empresa esté en estas cifras no significa que sea una oportunidad para los inversores, ya que puede estar barata porque estar pasando por un momento de dificultades, como es el caso de la canadiense RIM, fabricante de los Blackberry.

En ese sentido, la firma de inversiones Morningstar hizo una lista de las empresas que están en ratios bajos de EV/EBITDA y que, en teoría, deberían ser presa de alguna compañía saludable:

  • Charles River (CRL)
  • Chico’s (CHS)
  • Guess (GES)
  • Icon PLC (ICLR)
  • iRobot (IRBT)
  • Leap Wireless (LEAP)
  • Mosaic (MOS)
  • Myria Genetics (MYGN)
  • Nasdaq OMX (NDAQ)
  • NII Holdings (NIHD)
  • Range Resources (RRC)
  • Riverbed Technology (RVBD)
  • Rockwell Automation (ROK)
  • SandRidge Energy (SD)
  • Stoneridge (SRI)
  • Ultra Petroleum (UPL)

Han sido muchas veces las ocasiones en que los inversores individuales han visto multiplicarse el precio de sus acciones cuando la compañía donde tienen posiciones es objeto de una toma de control por parte de una empresa mayor. En este sentido, “apostar” unas fichas a un par de compañías de la lista podría traer buenas noticias en el futuro. 

Deja tu respuesta