Apple vs Samsung, arranca la batalla final

La guerra de patentes es algo que se ha puesto de moda en los últimos tiempos; mismo las contrapartes generalmente tienden a ser casi siempre las mismas. En el último tiempo Apple ha decidido a contraatacar a su competencia con toda la artillería posible, aunque ha tenido una cierta particularidad en atentar contra Google y Samsung. En el caso del buscador, su sistema operativo Android ha sido un palo en la rueda para Apple –tengamos en cuenta que actualmente tiene mayor participación de mercado que el iOS, el sistema de Apple-, mientras que por el lado de la telefónica coreana, la empresa de la manzana la acusa de plagiar sus diseños y algunas funciones de su smartphone.

El martes el jurado de California responsable del juicio compuesto por nueve letrados terminó de escuchar los argumentos de ambas partes para empezar a deliberar el veredicto a partir del jueves. No será un proceso que dure poco tiempo, ya que el grado de complejidad que demanda el análisis de los fundamentos de las contrapartes les requerirá mucho trabajo a los jueces. Y ni hablar de la presión y la responsabilidad que tendrán, ya que están en juego pérdidas millonarias para la parte culpable.

En ese sentido, Therese Poletti, de MarketWatch, sostiene que “será uno de los juicios de Sillicon Valley en los que se pondrá más atención”. En líneas generales el jurado deberá decidir, en base a las toneladas de información provista por ambas empresas, la verdadera naturaleza de los productos de ambas firmas y determinar el replicante y el replicado.

Entre las vastas acusaciones entre ambas empresas, Apple alega que Samsung está pasando por una “crisis de diseño” y que por eso “se ha vuelto un esclavo de la innovación de Apple copiando los diseños y las interfaces de nuestros productos”.

Por el lado de la empresa coreana, sus directivos sostienen que Apple quiere “bloquear la única competencia seria que tiene”. Algunos analistas dicen que “los diseños de Samsung han sido evoluciones del desarrollo de la tecnología, al igual que el control remoto con la televisión”.

Apple estaría buscando percibir una suma equivalente a 2.750 millones de dólares por la supuesta violación de patentes por parte de Samsung, mientras que la segunda buscaría acatar una suma mucho menor, equivalente a 22,8 millones de dólares. A  esto buscaría sumarle regalías adicionales por la utilización de tecnologías inalámbricas de transferencia de datos.

Apple defiende una gran cantidad de patentes, entre las que están algunas un tanto particulares, como la de la manera de “mirar y sentir” que tiene un iPhone o la interfaz multi Touch. Una victoria de Apple podría reprimir un poco el mercado de desarrollo tecnológico, ya que habría una cautela generalizada por parte de las empresas del sector para crear nuevos productos por miedo a violar alguna patente.

En la última semana, la acción de Apple subió 5% para posicionarse en 666 dólares.

El final recién está arrancando. Habrá que ver cuál es el desenlace de esto, ya que la resolución podría llegar a cambiar el paradigma de Sillicon Valley.   

 

Deja tu respuesta