Analizando la nueva ponderación de la cartera del Merval

En los primeros meses de 2012, el Merval parecía mostrar algunos halos de recuperación luego de sufrir un derrumbe de 30% en 2011.  A fines de enero el índice de referencia subía vertiginosamente, al extremo de tocar casi los 3 mil puntos, una cifra que no alcanzaba desde octubre de 2010. En ese entonces, luego de alcanzar ese número, la suba no cesó ya que el Merval alcanzó en enero de 2011 su pico histórico, posicionándose en 3.600 puntos. Pero la historia se sabe, y ya se está empezando a hacer tendencia en la BCBA; arrancar el año con alzas consistentes y desinflarse en los meses posteriores. 2011 fue así y 2012 se perfila para poder tener el mismo destino, aunque la imprevisibilidad del mercado financiero argentino imposibilita poder conjeturar algún pronóstico.

En ese sentido, en la revista de agosto de 2012 de Inversor Global, Guillermina Simonetta escribió sobre la nueva composición de la cartera del Merval, la cual entró en vigencia hace casi dos meses, más precisamente el 1 de julio. Entre las modificaciones más importantes estuvo la reducción de la cantidad de empresas que componen el panel, ya que se contrajo de quince compañías a doce compañías.

“Esta modificación en la composición y también los cambios de ponderación de las empresas incluidas es la contracara de la disminución del volumen operativo en renta variable”, decía Simonetta en una parte del artículo. La merma del volumen de operaciones de algunos papeles ya es algo conocido en el mercado local, ya que hay acciones que pueden no cotizar por varios días debido a la falta de interés, pero principalmente de confianza, de los inversores en el mercado de capitales.

La nueva cartera

“La salida de Molinos de la composición deja al índice sin una empresa representativa del sector de alimentos, que había sido una de las pocas que había tenido cierto poder de traslado de costos a precios en un contexto inflacionario”, apuntaba Simonetta. Seguramente a muchos sorprendió el borrón que sufrió la firma de alimentos, teniendo en cuenta que ha sido una de las empresas con mejor performance del Merval, sumado a su potencialidad por el alza frenética en el precio de la soja.

La nueva cartera estará compuesta en el siguiente orden de ponderación: Grupo Financiero Galicia, YPF, Tenaris, Telecom, Banco Macro, Siderar, Petrobras Brasil, Pampa Holdings, Banco Francés, Petrobras Energía Participaciones, Edenor y Comercial del Plata. Sin dudas que la aparición de la petrolera expropiada por el Gobierno en el segundo lugar de la cartera es algo llamativo teniendo en cuenta que está en un proceso de reestructuración, sumado a que muchos vaticinan que la firma tendría algunos problemas de caja por resolver.

No obstante, las oportunidades de inversión siempre están, pero nada viene solo sino que hay que ir a buscarlo. Es por eso que Guillermina Simonetta habló con varios expertos de los mercados de capitales, los cuales brindaron un análisis respecto a la nueva cartera y se animaron a dar algunas recomendaciones de inversión en este nuevo marco.

En ese sentido, si quiere conocer los consejos de los especialistas, lo invitamos a leer Una cuestión de peso: La nueva composición del Merval, una nota escrita por Simonetta en el marco de la edición de agosto de Revista Inversor Global.

 

Deja tu respuesta