Petróleo: ¿oportunidad o debacle?

Ignacio Olivera Doll

En plena recuperación de la bolsa neoyorquina, el barril de crudo acumula una caída del 15% en lo que va del año. ¿Cuáles son las perspectivas para el commodity ante el flojo desempeño de la economía global? ¿Por qué los analistas creen que es una mala elección en lo inmediato pero una buena apuesta para el mediano plazo? Instrumentos y las alternativas más recomendadas del mercado para seguirlo de cerca.

Los más audaces tendrán que dejarle paso, sólo por esta vez, a los moderados. Analistas que prometen larga vida para el barril en torno a los US$ 100, creen también que el escenario actual de extrema volatilidad no es propicio para apostar al petróleo si lo que se quiere es obtener retornos inmediatos. Y que el crudo, que hoy mismo podría ofrecer buenos rendimientos en el mediano plazo, amenaza con provocar, simultáneamente, algunas decepciones o sorpresas poco auspiciosas en los próximos meses. El atractivo del sector, dicen, podría quedar compensado entonces con datos de la macro. Que no son para nada alentadores.

Hay en el mercado una percepción de que el sector quedó en los últimos meses “sobreabastecido”. Y que eso explicó la sensible tendencia a la baja que muestra el commodity por estos tiempos: una caída del 4,4% en los últimos doce meses; y una del 5,1% en apenas 30 días*. La realidad nos da, en este sentido, un dato elocuente: en pleno año de recuperación para la Bolsa estadounidense, el S&P 500 ya avanzó 7% a lo largo de 2012, pero el commodity reflejó, en el mismo período, un descenso de 15%.

“El consumo de petróleo sigue bajando, y no sólo en Estados Unidos y Europa. En china también dejó de crecer a las tasas con las que lo venía haciendo. Es un mercado que quedó con mayor oferta: eso tiró abajo la cotización del barril, que había quedado muy elevada tras el conflicto en Libia, y tuvo impacto en las empresas del sector”, comentó a InversorGlobal el analista de Delphos Investment, Leonardo Chialva. En su compañía midieron un descenso de 5% en las firmas petroleras en el año y de 7% tomando los últimos doce meses.

Las perspectivas no parecen demasiado optimistas para apostar en el corto plazo. Las presiones adicionales que podrían generar en el precio del petróleo las restricciones de Irán, el segundo país más importante de la OPEP, quedarían ampliamente compensadas por la elevada producción de Arabia Saudita, el boom de la producción norteamericana y la baja demanda que existe debido a la crisis de deuda de la eurozona. Y más: si la caída en los precios del petróleo continúa, los primeros afectados serían los balances de las empresas petroleras y sus proyectos de inversión, con pérdidas de caja operativas -en caso de que necesiten una necesidad financiera puntual- o menores niveles de investigación y exploración. “Las perspectivas sólo son optimistas en el mediano plazo, porque en el corto el sector no está exento de volatilidad”, aclara el analista de Puente, Leonardo Bazzi. “Es probable, por ejemplo, que los mayores compradores de petróleo de Irán pierdan acceso al mercado asegurador de Londres, por el castigo quela Unión Europea impuso a Irán por su programa nuclear. Una gran cantidad de compradores de Irán tienen el riesgo de no contar con el seguro para trasladar petróleo. Y debido a la cercanía del caso de derrame de British Petroleum en el Golfo de México, no van a querer comprar más petróleo por temor a una catástrofe”, completa Bazzi.

Fundamentales en peligro

El último de los informes del equipo de investigación de Bazzi, en Puente, alertó que actualmente losfundamentals que impactan en el precio del petróleo son mixtos: por un lado, factores que podrían hacer más barato el barril, como la posibilidad de que los países ricos recurran a sus stocks estratégicos de crudo, la recesión en Europa y a la suba en los inventarios de Estados Unidos, que ya se ubican en niveles máximos desde 1990 (unos 375,86 millones de barriles segúnla Agencia Internacional de Energía). Son factores que continuarán presionando a la baja para los próximos meses. También el inicio de cierta negociación entre las Naciones Unidas e Irán, que podría significar una caída de la prima de riesgo iraní, que estuvo impulsando los precios del crudo al alza en los últimos meses antes de las bajas recientes.

Por otro lado, en cambio, están los factores que podrían encarecer el commodity. Un ejemplo contundente es quela OPEP, que controla el 43% de la producción global y posee el 75% de las reservas mundiales, opera hoy casi al máximo de su capacidad productiva, con 2,3 millones de barriles diarios, para evitar que los precios se eleven. Pero con esto perdería flexibilidad para aumentar aún más la oferta en caso de que lo crea necesario. “En este contexto, donde el riesgo geopolítico, pese a que se apaciguó, aún sigue latente, creemos que el precio del petróleo podría mantenerse en torno a los niveles actuales”, dicen en Puente.

En la misma sintonía, el panorama global de commodities que mensualmente publica el Banco Central dela República Argentina estima que, …

Si quieres saber más acerca de lo que se podría venir para el petróleo y cómo invertir en él, puede seguir leyendo haciendo click acá. Si no estás suscrito a revista InversorGlobal, puedes hacerlo a través de un click acá.

Deja tu respuesta