Pelea de gigantes: S&P 500 vs Dow Jones

Si bien el S&P 500 y el Dow Jones son índices muy parecidos, éstos presentan algunas diferencias.

El primero de ellos es un índice bursátil que se compone de las 500 empresas más grandes de Estados Unidos y se pondera de acuerdo a la capitalización del mercado de cada una de ellas. Este índice fue elaborado por la agencia de calificación de riesgo de acciones y bonos cuyos especialistas tienen fama de ser los máximos conocedores del mercado y el riesgo de las compañías.

Por otro lado, el Dow Jones, es el más conocido índice bursátil estadounidense. Su versión más utilizada, el Dow Jones Industrial, refleja la evolución de las 30 mayores acciones de la Bolsa de Nueva York.

La gran diferencia entre estos dos índices es que el Dow Jones Industrial Average (DJIA), incluye un precio promedio ponderado de las 30 acciones, mientras que el índice Standard & Poor 500 (S&P 500) es un valor ponderado de 500 acciones. Los editores del Wall Street Journal, propiedad de Dow Jones & Co, eligen los valores que componen el Dow Jones, mientras que un comité de S&P recoge las 500 acciones del S&P 500.

Si bien el Dow Jones es uno de los índices más utilizados del mercado de valores, muchos analistas argumentan que éste se ve muy afectado en su conjunto por la performance de una única empresa. Como resultado, los analistas tienden a confiar más en el índice S&P 500.

¿Qué le falta al Dow Jones?

  • El Dow Jones deja de lado algunas empresas gigantescas, como Apple (AAPL) y Wells Fargo (WFC). Cuando las acciones de estas empresas tienen un buen desempeño en comparación con sus pares, como lo han hecho en los últimos años, el S&P 500 tendrá un gran impulso en la rentabilidad relativa ya que estas empresas tiene un peso relativamente alto en el índice, debido a su gran tamaño.
  •  El Dow también deja fuera a cientos de las empresas más pequeñas que sí son incluidas en el S&P 500. Sin embargo, debido a su ponderación, estas acciones no tienen un gran impacto en el S&P 500 tampoco. Por ejemplo, First Solar Energy (FSLR) representa sólo el 0,01% del S&P 500, por lo que sus enormes pérdidas durante el año pasado no tienen casi efecto en el valor del índice. Sin embargo, si sumamos todas estas pequeñas empresas, a menudo sirven para explicar las diferencias entre el S&P 500 y el Dow Jones.

Pese a estas diferencias, si miramos hacia atrás a lo largo de la última década, los rendimientos entre las dos medidas no han sido tan distintos. Es raro que los rendimientos anuales del Dow Jones y el S&P 500 difirieran en más de cinco o seis puntos porcentuales, por eso, parecería ser más una cuestión de costumbre y estilos saber a qué índice prestarle más atención.

Deja tu respuesta