Nuevos instrumentos para operar cupones atados al PBI

De crecer a tasas chinas a hacer equilibrio para no caer en recesión. Así de drástico fue el comportamiento de la economía argentina en los últimos nueve meses, situación que ha perjudicado a la cotización de instrumentos que hasta hace poco eran “estrellas” del mercado, como es el cupón atado al PBI.

Este instrumento ha sabido otorgar muy atractivas rentabilidades a los inversores que han optado por él desde su “nacimiento” tras el canje de deuda soberana más grande del mundo que se dio en la Argentina en el año 2005.

Ahora este atractivo por dicho instrumento híbrido, ya que no es ni un bono ni una acción sino que tiene características de ambos, está en duda. Ciertamente porque el instrumento promete una suculenta renta a cobrar el 15 de diciembre de 2013 si la economía crece este año por encima del 3,26%.

Tras el dato de crecimiento económico anunciado por el INDEC el viernes pasado, que en realidad se trató de un “decrecimiento” en el mes de mayo, las expectativas de que el crecimiento del PBI gatille el pago del año próximo se han ido reduciendo.

Esto es así ya que la economía doméstica, que había crecido un 5% en el primer trimestre, acumula un avance de 3% en los primeros cinco meses del año, por debajo del nivel límite de 3,26%.

Ante estas expectativas un tanto golpeadas, el ROFEX lanzó un instrumento que permite proteger la posición en cupones atados al PBI que tiene un inversor, como país apostar a la baja o al alza del mismo en función de los datos de crecimiento que se vayan conociendo en los meses siguientes.

Se trata de los contratos a futuro del cupón atado al PBI, un instrumento adicional que permite armar una estrategia de inversión en torno al activo según las expectativas que se tengan sobre la evolución futura del mismo.

Si bien es un producto nuevo para ser operado en el ROFEX, en la Bolsa de Buenos Aires ya se contaba con un derivado financiero que permitía aplicar las distintas estrategias como son las opciones financieras de compra (call) o de venta (put).

Si un inversor no tiene una posición en el activo y espera que suba su precio en el tiempo, entonces podrá comprar un call para sacar provecho de la situación si efectivamente se materializa. En caso contrario, si espera que el cupón atado al PBI baje de precio, comprará un put.

Para aquellos inversores que tienen una tenencia de cupones atados al PBI y quieren proteger la misma de la incertidumbre pueden comprar una opción de venta (put) lo que le asegurará un precio mínimo de venta pase lo que pase con el mercado.

Si quiere saber más sobre opciones y estrategias de inversión, lo invitamos a hacer clic aquí.

Comments 2

  1. Cristina Bosch
  2. Cristina Bosch

Deja tu respuesta