No sólo las provincias argentinas tienen problemas fiscales

En Estados Unidos la economía parece no arrancar y algunos Estados están sintiendo esta falta de empuje. La crisis económica ha calado profundo en Estados Unidos al punto que algunas ciudades y municipios se han declarado en quiebra en tan sólo dos semanas. Suena impresionante, pero la realidad es que pareciera que en lo externo se busca mostrar que Estados Unidos busca el empuje, pero sus partes están teniendo varios problemas.

Veamos un poco que es lo que ha pasado con estas tres ciudades del Estado de California que se han declarado en bancarrota.

¿Qué ocurrió?

En el último mes, San Bernardino, Stockton y el pequeño centro de esquí de Mammoth Lakes, han votado para ampararse en el Chapter 9, o ley de quiebra de municipalidades. Es la primera vez que ocurre esto en California desde que Vallejo solicitó la quiebra en 2008. Stockton es la ciudad más grande de los Estados Unidos que solicita la quiebra en más de 50 años y San Bernardino la segunda. Como resultado, Stockton, por ejemplo, “va a suspender el pago de los intereses de los bonos, recortar los salarios y los beneficios de los empleados municipales, eliminar las contribuciones para el seguro médico de los jubilados y modificar las acuerdos laborales”, según informa Financial Times. Sin embargo, podrá seguir ofreciendo servicios y pagando a los trabajadores y proveedores. Aunque Stockton ha estado negociando con sus acreedores, con quienes tiene una deuda de 350 millones de dólares, no han podido llegar a un acuerdo. The Daily Telegraph informa que los bancos ya han ejecutado el edificio que iba a ser la nueva municipalidad de Stockton, cuya construcción cuesta US$ 35 millones y tres estacionamientos de la ciudad.

¿Por qué quebraron estas ciudades?

Mientras que los problemas de Mammoth Lakes están relacionados, en su mayoría, a una disputa con un desarrollador inmobiliario, la cual ocasionó una sentencia contra esta municipalidad por US$ 43 millones (más del doble de su presupuesto anual de gastos generales), los problemas de Stockton y de San Bernardino son más estructurales: un mal control de gastos durante el boom inmobiliario, que se agravó por un colapso en la recaudación de impuestos cuando la burbuja explotó.

Como señala The Guardian, debido al boom inmobiliario Stockton “pasó de ser una ciudad agraria a una comunidad residencial distante del área de la bahía de San Francisco”. La quiebra la dejó con la peor tasa de ejecuciones en la nación y con una caída en la recaudación de impuestos inmobiliarios. Mientras tanto, la ciudad otorgó acuerdos de compensaciones exageradamente generosas a su equipo de empleados durante los buenos tiempos, las cuales ya no puede proporcionar, informa The San Francisco Examiner. “Los trabajadores del sector público obtuvieron un contrato que les permitía retirarse con beneficios por encima del 9% de su salario final por el resto de su vida. Además, se podían jubilar a partir de los 50 años y vivir con su salario base más lucrativo”.

¿Por qué es un problema tan serio?

Según señala Nicole Gelinas en la revista Estadounidense City Journal, los bonos municipales emitidos por las ciudades de Estados Unidos, los Estados y las entidades públicas, prácticamente carecían de riesgo. Históricamente, habían registrado tasas de default muy bajas, incluyendo un periodo comola Gran Depresión de la década de 1930. Entre 1970 y 2000, ningún inversor sufrió pérdidas por falta de pago de las obligaciones generales de una ciudad o un Estado, dice Galinas. Esto, en parte, se debe a que las leyes nacionales y locales hacen que sea muy difícil para el emisor municipal declarar la quiebra. Cuando un Estado entra en de cesación de pagos queda privado de acceder al mercado crediticio que necesitan para financiar sus operaciones diarias. También está la suposición de que el Gobierno federal va a rescatar a las ciudades y Estados más grandes. Sin embargo, surgieron argumentos similares con respecto a los activos respaldados por hipotecas de papel.

Aun así, como la crisis inmobiliaria originó muchos deudores morosos, la carga de la deuda puede llegar a forzar a que más ciudades entren en default. “Una vez que los gobiernos locales y estatales se endeuden demasiado, es probable que encuentren alguna forma de no pagarle a sus acreedores”.

¿La quiebra de Stockton es sólo el comienzo? ¿Quién sigue?

“Las ciudades se están quedando sin opciones”, dijo a Bloomberg el socio especialista en quiebras del estudio jurídico Fox Rothschild, Michael Sweet. “Están viendo cómo las obligaciones por contribuciones jubilatorias y los costos de cobertura social de los jubilados se están yendo a las nubes mientras que el ingreso está, como mucho, estable, o cayendo”.

Sin embargo, si solicitan o no la quiebra depende del acuerdo al que llegue Stockton con sus tenedores de bonos, dice Matt Fabian de la consultora Municipal Market Advisors. Stockton podría marcar un precedente importante sobre la forma diferente de tratar a los distintos tipos de acreedores”, señala The Guardian. Los abogados que representan a Stockton también trabajaron para Vallejo cuando solicitó la quiebra. “El antiguo pueblo naval emergió de la quiebra el año pasado con pagos severamente reducidos para su programa de salud de los jubilados”.

¿Cómo está reaccionando el mercado de bonos?

Por ahora, con calma. Una venta de bonos reciente por parte del Estado de California fue tan buena que el retorno de los bonos en realidad cayó. The New York Post señala que el año pasado el JP Morgan hizo circular un informe de alerta anticipada entre “algunos grandes clientes”, el cual examinaba “qué Estados y ciudades tienen más probabilidades de entrar en default a medida que sus obligaciones jubilatorias se deterioran”.

¿Se debe permitir que los Estados declaren la quiebra?

El ex gobernador de Florida Jeb Bush y el ex Presidente de la Cámara NewtGingrich sostienen que declarar la quiebra debería ser algo más sencillo para los Estados. Ellos afirman que “la quiebra voluntaria le ofrece a los contribuyentes la opción de reestructurar la responsabilidad de las finanzas del Estado para lograr estabilidad fiscal a largo plazo, lo cual sólo puede mejorar la calificación de bonos de California”. Sin embargo, Nicole Gelinas del New York Post no coincide y afirma que “las complicaciones del mercado de bonos municipales hacen que este plan sea completamente ingenuo”. Ella destaca que “los Estados como New York acumulan su deuda indirectamente”. Además agrega que “emiten bonos mediante decenas de miles de entidades legales separadas”.

En general, piensa que “los problemas de los Estados no son buenos. Las soluciones podrían ser desordenadas. Sin embargo, aplicar la ley de quiebras no sería una respuesta desordenada, directamente no sería una respuesta”. 

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;His father and I agreed that there were too many issues (Common Core, overload of homework, and ill prepared administration) at the school that were distracting from our son’s learning potentialIt’s become a tragic comedy as far as Groce’s inability to attract a solid PG to play at Illinos.toms on sale

And Ola Jordan has finally been released from London’s private Cromwell Hospital on Thursday following an operation to fix her broken leg, and the outcome doesn’t appear to be good.mcm bags
military worked hard to rebuild Iraq’s security forces in the 2000s, but they collapsed during the ISIS invasion last summer.mulberry uk

A typical experiment goes like this: rats are deprived of food for 12 hours each day, then given 12 hours of access to a sugary solution and regular chow.cheap ray bans sunglasses

He now faces charges of trespassing on school grounds, obstruction by a disguised person and violation of probation.chaussures louboutin Pas Cher

Forgeron, P.mulberry sale uk

Deja tu respuesta