Los últimos resquicios para dolarizar sus ahorros

La “batalla cultural” contra el uso del dólar en actividades diarias que llevan a cabo los argentinos está más vigente que nunca, de acuerdo a las últimas medidas implementadas por el Gobierno.

Nadie podría estar en desacuerdo en incentivar el uso de la moneda nacional para operaciones que se hacen fronteras adentro de la Argentina, pero existen cuestiones vinculadas con nuestra historia económica (confiscaciones, corralitos e hiperinflación) y con la actualidad (inflación, incertidumbre, posible devaluación) que atentan con el deseo oficial de ahorrar y operar en pesos argentinos.

La cuenta que hay que hacer es sencilla.

La inflación promedio en Argentina se ubica, en promedio, en 25%, según los relevamientos de las consultoras privadas, mientras que la tasa de interés que puedo conseguir para un plazo fijo, siendo un inversor promedio, es de 14%. Esto nos da que, como mínimo, pierdo un 11% de mi poder de compra en el transcurso de los doce meses en que tengo depositado mi dinero, si es que elijo esta vía de ahorro.

Para ahorrar en pesos argentinos hay que generar los incentivos para hacerlo. Hay dos caminos inmediatos: el primero es forjar expectativas de inflación decrecientes, a través de un plan económico serio que tienda a disminuir las presiones en el nivel de precios; el segundo es fomentar el desarrollo de instrumentos que permitan ahorrar en pesos sin perder, al menos, poder adquisitivo.

Hoy ninguno de los dos escenarios parecería estar en el centro de la agenda política.

Y si a esta situación le sumamos que el “dólar” es uno de los activos más baratos en Argentina, entonces la demanda de divisas, o búsqueda de alternativas que estén ligadas a la moneda estadounidense por parte de los inversores no parece ser para nada irracional.

La última novedad en materia de pesificación que estudia el Gobierno es atacar el uso de los dólares en los mercados de futuros en Argentina, básicamente en elMATBA y el ROFEX.

En este caso, se estaría analizando la prohibición de la constitución de garantías en moneda extranjera para respaldar los contratos negociados. Si bien estos mercados ya permiten la constitución y reposición de garantías con instrumentos denominados en moneda local, de prosperar la iniciativa oficial se trataría de una nueva restricción de la libertad de elección para el inversor.

Buscando los últimos “escondites” para proteger el patrimonio

Los caminos parecen cerrarse cada vez más y la tendencia se profundizará.

A pesar del sombrío panorama con que se encuentra un inversor para evitar perder dinero, en términos reales, año tras año en función del escenario descripto anteriormente, todavía es posible acceder a activos que están exentos del riesgo argentino.

Estos activos no sólo se rigen por su vinculación al dólar per se, sino que también tienen importantes fundamentos favorables para el mediano plazo, que no sólo harán que su patrimonio esté en cierta medida protegido de una devaluación de la moneda local, sino que también logrará que sus ahorros se capitalicen a un ritmo superior a lo que puede imaginar.

Lo más interesante de esto es que estamos hablando de activos o instrumentos que se encuentran disponibles en el mercado de capitales argentino y el acceso es amplio para toda clase de inversores, sin discriminar por el monto a invertir.

Nuestro producto Crisis & Oportunidad ha salido al mercado en el mes de marzo pasado y sus suscriptores han podido disfrutar de ganancias superiores al 40%, en tan sólo cinco meses, a partir de algunas recomendaciones vertidas.

Son datos reales y no proyecciones. Si estás interesado en conocer más al respecto, no tienes más que hacer clic aquí.

Buen fin de semana.

Diego.

Deja tu respuesta