Los BRIC viven y vuelven a llamar a los inversores

Los BRIC llevan su nombre a partir de un documento publicado en 2001 por Goldman Sachs en donde el economista Jim O’Neill, ahora jefe de la división de gestión de activos de la empresa, citó el potencial de esos países de rápido crecimiento económico. Como se predijo, sus economías se han expandido mucho más rápidamente que los mercados desarrollados como Estados Unidos.

Los beneficios bursátiles, sin embargo, han sido menos agradables. Durante el año pasado, el índice MSCI BRIC de Morgan Stanley perdió un 19,7%.

Lo cierto es que los fondos de inversión del BRIC existen hace un tiempo. El fondo de inversión de Goldman Sachs su puso en marcha a mediados de 2006 y el pasivo de iShares MSCI BRIC (BKF), un ETF que lo hizo a finales de 2007. Sin embargo, grandes beneficios no se han materializado. En los últimos cinco años, los BRIC han perdido un promedio de 2%, incluyendo dividendos, frente al 0,4% de Estados Unidos.

Por este motivo, algunos inversores están perdiendo la paciencia. Los fondos BRIC vieron grandes entradas en 2009 y 2010, pero también han sufrido las salidas en 43 de las últimas 52 semanas, de acuerdo a EPFR Global, una firma de datos.

Lo que hay que comprender es que los países cuyas economías están creciendo rápido no necesariamente producen grandes rendimientos. Un estudio de la Escuela de Negocios de Londres que analizó datos de 83 países en un periodo de más de 110 años hasta el 2009 “no encontró evidencia de que invertir en las economías de crecimiento produce mayor rentabilidad”.

Si los BRIC siguen creciendo esto debería hacerlos más atractivos para los inversores a largo plazo. Pero atención, porque si bien las economías BRIC todavía están creciendo más rápido que la de Estados Unidos y Europa, el crecimiento se está desacelerando. La mitad de la exposición de acciones del MSCI BRIC proviene de la energía y las finanzas, pero los precios del crudo están cayendo y las ganancias de los bancos podrían ser volátiles.

Por eso, hay quienes recomiendan otra opción de inversión. “Mejor que comprar en un fondo BRIC, podría ser encontrar uno que contenga empresas de mercados emergentes barata basada en medidas como el flujo de efectivo, los dividendos y los rendimientos de los bonos del gobierno local, de muchos mercados emergentes”,  dice Bernard Horn, fundador de Polaris Capital Management en Boston.

El fondo Lazard Capital Emerging Markets Equity ha tenido un retorno, promedio, de 15,5% anual durante la última década, situándose entre el 10% de sus pares, de acuerdo con Morningstar.

Por otro lado, el fondo Oppenheimer Developing Markets  también podría ser una opción si está pensando en invertir en mercados emergentes.  Al igual que muchos fondos de mercados emergentes, es costoso, con un máximo de comisión de venta inicial del 5,75%. Pero ha vuelto un promedio de 17,3% anual durante la última década.

De esta manera, si usted es un inversor de largo plazo y quiere invertir en mercados emergentes, analice su panorama, porque en el mundo de las inversiones de hoy hay cada vez más opciones y saber elegir bien, podría definir su futuro financiero.

Deja tu respuesta