Invertir en recursos naturales

Comprar recursos naturales puede servir no sólo para la producción de bienes, sino también como una manera de resguardar nuestro dinero. Si lo pensamos, todo viene de allí. Por ejemplo, la pantalla que está utilizando para leer este artículo ha necesitado de recursos naturales para ser fabricada. De esta manera, a primera vista podría parecer atractivo invertir en materiales tan necesitados por todos. Por eso, en este artículo vamos a analizar por qué es posible que desee considerar invertir en los recursos naturales y cómo puede hacerlo.

Razones para Invertir en Recursos Naturales

Aumento de demanda: Lo cierto es que el mundo cada vez va a necesitar más recursos naturales. Los países en desarrollo necesitan materiales para la construcción de rutas y otras obras públicas. Esta expansión en la construcción está siendo impulsada por el crecimiento demográfico y la creciente urbanización. Pero no sólo pasa en los países en vías de desarrollo, los ya desarrollados necesitan actualizar de forma regular las reparaciones y actualizaciones. De esta manera, la demanda de recursos naturales parecería estar en ascenso.

Aumento de los ingresos: Una creciente demanda por lo general conduciría a una subida de los precios. Mientras los ingresos aumenten en los países en desarrollo, la demanda de metales preciosos, materiales de construcción y otros recursos naturales tenderá a aumentar también.

Depósito de valor: muchos de los recursos naturales actúan como depósito de valor, especialmente los metales. Estos recursos se vuelven más atractivos en economías como la Argentina en donde la inflación tiene una tasa que supera el 25% anual.

Habiendo visto los motivos por los cuales podría ser interesante destinar parte de nuestros ahorros a comprar recursos naturales, veamos de qué manera podemos hacerlo:

Inversión directa: Los inversores siempre pueden comprar directamente un recurso. Este enfoque funciona bien para algunas materias primas, como los metales preciosos, pero no resulta muy práctico cuando se habla de la madera, el gas natural y otros recursos que requieren de grandes instalaciones de almacenamiento. Por eso, para esos casos a veces sería más recomendable invertir de otra manera.

Contratos futuros: El enfoque basado en los contratos futuros permite a los inversores aprovechar su dinero en un período de tiempo más corto que en el caso del almacenamiento físico del  recurso. De esta manera, invertir en futuros de materias primas puede ser una buena inversión para los operadores con experiencia, pero es cierto que estas opciones pueden ser arriesgadas para los que recién incursionan en este mundo, por eso no dude en consultar a su asesor, o también, sepa que desde InversorGlobal, estamos siempre abiertos a recibir preguntas a través de Consulte al especialista.

ETFs: Hay diversos ETFs, tales como el Energy Select Sector SRDR (XLE), que contienen de las más variadas combinaciones de  recursos. Lo cierto es que suele haber ETFs para todos los perfiles de inversores, por eso es probable que haya uno que se adapte a sus necesidades exactas.

Acciones: Los ETFs están, por supuesto, formados por acciones. Pero aquellos inversionistas que sean más experimentados quizás se sientan confiados y quieran eliminar al intermediario y comprar estas acciones de recursos naturales por su cuenta. ¡Adelante!, sólo recuerde investigar bien qué acciones compra para no llevarse sorpresas poco gratas.

 

Deja tu respuesta