Historia y presente: corralito, estabilidad fiscal y tipo de cambio

Domingo por la tarde y hago mi habitual repaso a la prensa internacional. Por la mañana fueron los diarios de Argentina y es el turno de salir más allá de las fronteras. Es inevitable, cuando en la prensa exterior se ven notas sobre Argentina es casi una obligación leerlas. En este caso, me gustaría comentar un par de cosas que vi en los diarios El País de España y La Tercera, de Chile.

En El País, el periodista de La Nación de Argentina y corresponsal del diario español en Buenos Aires, Alejandro Rebossio, escribió “España-Argentina, distintas como dos gotas de agua”, donde una serie de analistas y economistas locales ponderan la posibilidad de que España pueda seguir el camino argentino de 2001, al ordenar un corralito financiero a los ahorros de los españoles depositados en bancos de ese país.

“’En España existe fuerte riesgo de corralito porque si pide otro rescate para su economía se precipitaría la situación de Italia y Bélgica, y el Fondo de Estabilidad Financiero Europeo no alcanzaría para una salida generalizada de capitales de los países más débiles’, opina un investigador que ha profundizado en la comparación de ambas crisis, Roberto Frenkel.”
Para Frenkel, tal como los problemas se precipitaron el día en que el FMI dijo “no va más”, cuando el Fondo de Estabilidad se seque, España caerá en el abismo.
Sin embargo:

“La falta de competitividad y el estallido de burbujas son otros parecidos, pero Remes y Frenkel coinciden en que Argentina contaba con una ventaja respecto de la España actual: ‘Argentina tenía moneda propia. Pero España debería crearla y es más complicado’, opina Frenkel.”
Es interesante ver cómo Argentina funciona como espejo del desastre, o como punto de referencia para ver qué tan mal se encuentra España. He escuchado a muchos reírse de que ahora son los españoles los que están viniendo a Argentina en busca de un trabajo que en casa ya no pueden encontrar.

Pero “mal de muchos, consuelo de tontos”, decía mi abuela.

***

El otro diario donde me detuve y me gustaría comentar fue La Tercera, de Chile. Es interesante la forma en que siempre las noticias de un país tienden a hablar de lo que pasa en el más grande, mientras que este último no se preocupa de nosotros. Argentina es el primer socio comercial de Chile en América Latina y los pasos de la economía argentina se siguen de cerca desde el otro lado de la cordillera. Es similar a lo que sucede entre Argentina y Brasil: acá se publica mucho sobre la economía del BRIC, pero la verdad es que–por mucho que hiera orgullos con esto- es bien poco lo que los diarios brasileños informan sobre Argentina.

Recuerdo hace un par de años, cuando estuve en San Pablo cubriendo las últimas elecciones presidenciales brasileñas, despachando notas para España, Colombia, Chile y Argentina. El diario Perfil, uno de los dos medios argentinos para los que estaba escribiendo, en un momento me pidió que me concentrara en los comentarios sobre Argentina que se dieran en el último debate presidencial. Para tristeza de mi editor, no hubo NI UNA SOLA mención a Argentina en el debate. Entonces titulamos con algo como “Argentina no está en la agenda”…

Pero esas son otras historias. Volvamos a La Tercera. Como decía, en Chile se sigue de cerca a uno de sus principales socios comerciales. Muchas empresas chilenas vinieron en los últimos 20 años a Argentina y las han pasado todas. También han hecho muchos buenos negocios y no tiene intenciones de irse. Algo dijimos la semana pasada sobre Cencosud, presente en el país desde principios de los 80. Ahora son varias en problemas, como el fabricante de colectivos Metalpar, que luego de asociarse hace un par de años con la brasileña Marco Polo ha debido frenar sus operaciones por no poder importar las partes necesarias para producir. Muchas empresas ampliaron sus operaciones tras la devaluación de 2002 y ahora los costos se les han disparado, producto de la inflación y el atraso cambiario.

Entonces, a falta de una, había dos notas sobre Argentina en el diario chileno. En la sección de “Mundo”, la periodista de Clarín y corresponsal del diario La Tercera en Buenos Aires, Natasha Niebieskiwiat, escribió “Situación económica de las provincias complica a Cristina K”. En la nota, Niebieskiwiat explica a grosso modo el funcionamiento del sistema de coparticipación entre el Gobierno Nacional y las provincias, y plantea que las dificultades de los Ejecutivos provinciales para financiar sus crecientes déficits serán, cada vez más, un dolor de cabeza para el Tesoro nacional. Menciona el conflicto entre el Gobierno de Cristina Fernández con Daniel Scioli y el episodio del Obelisco a oscuras en la Ciudad de Buenos Aires.

“Si en Argentina las cuentas públicas comienzan a estar al rojo vivo, coinciden numerosos especialistas, por factores ajenos y también internos, son las provincias las que más están sufriendo, al punto de protagonizar desde hechos dramáticos como el de Buenos Aires y Santa Cruz, a insólitos como el de Bialet Massé. El alcalde de esa pequeña comuna de la provincia de Córdoba reveló la última semana que apeló al ingenio para resolver sus problemas. Paga los salarios de los empleados públicos por sorteo, y la prioridad la tiene literalmente el ganador. La crisis financiera del pueblo hizo estragos en las arcas públicas, luego de meses sin recibir los fondos que debe girarle la nación por el llamado sistema de “coparticipación federal”, que distribuye lo recaudado por impuestos, y también porque no pudo recaudar a través del sistema impositivo local.”

Entonces, déficit y gasto público en el eje de la cuestión.

Unas páginas más adelante, en la sección “Negocios”, el periodista Mauricio Rodríguez Kogan firmaba “Escalada de la soja atenúa riesgo de una crisis cambiaria en Argentina”.

“Una buena”, dirá usted. Y la verdad es que para la economía argentina, sí. Con Estados Unidos enfrentando una de las peores sequías de las últimas décadas –lo que no es nada bueno, pero qué va a hacer-, los precios de la soja se han ido por las nubes. Hoy, con un alza de casi 20% en el último año, se encuentra cotizando ligeramente por encima de los US$ 600 la tonelada y podría ser la salvación de las cuentas fiscales y las reservas argentinas, en baja sostenida desde fines de 2010.

Con este nivel de baja, la tentación devaluatoria aumenta…

grafico nombre
A pesar de esto, Rodríguez Kogan se esfuerza por tranquilizar a los lectores argumentando a favor de por qué Argentina no correría riesgos de cesación de pagos en el mediano plazo. Menciona los rumores de que el pago de US$ 2.200 millones correspondiente al Boden 2012 de la semana pasada podría haberse hecho en pesos, pero que el Gobierno mostró su voluntad de tranquilizar a los mercados al pagar íntegramente en dólares.

Aun así, pone la alerta al mencionar la estabilización de dos tipos de cambio:

“De todos modos, sigue habiendo una importante fuga de divisas. Los controles cambiarios derivaron en una fuerte demanda de dólares en el mercado paralelo, produciéndose un elevado diferencial con el tipo de cambio formal. La cotización formal del dólar es de AR$ 4,57 (la que podría llegar a AR$ 5,1 a fin de año, un 12% más caro, dice Vargas). Pero en el mercado paralelo se transa a AR $ 6,6, un diferencial de dos pesos.

“La situación provocó una pérdida de US$ 12.000 millones en las reservas del Banco Central transandino en 2011 y un continuo decaimiento este año. Desde abril, las reservas han descendido en más de US$ 1.000 millones y, en 12 meses, casi US$ 5.300 millones, a US$ 47.000 millones.

“Las políticas que pretenden subsanar la escasez de dólares también exigen a los exportadores ingresar más divisas y restringen las importaciones. Al mismo tiempo, el gobierno cambió la carta orgánica del Banco Central para no tener límite para financiar al sector público, que enfrenta dificultades para cubrir su déficit.

“La caída de las reservas las ha llevado a un nivel de alrededor de 10% del PIB del país, uno de los ratios más bajos de la región (ver infografía), lo que eleva la vulnerabilidad de Argentina, explica Marcos Buscaglia, de Bank of America Merrill Lynch.”

Varias miradas sobre una misma realidad…

Buena semana,

Felipe.

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;These are up there with ThermogenicsIt allocates two minutes for the first warm up exercise, then one minute each for the next three strength exercises, and finishes with six minutes of aerobic work running in place alternating with a series of jumps after every 75 steps.mcm bookbag

Lively CEO Iggy Fanlo says the traditional medical alert pendants are so detested in the senior community that only about 13% of the people who buy them actually wear them throughout the day, according to a 2010 study from the Journal of Gerontology and Geriatrics, and that many often go unused for months at a time.mcm duffle bag

In August this year, unarmed black teen Michael Brown, 18, was shot by a white police officer, sparking days of sometimes violent protests in a St.bauletto gucci
Gently pull down on your heels to help bring your thighs closer to the floor beside your chest.mulberry outlet york
“Once it happens, our fear is he will flee.hermes kelly

Deja tu respuesta