Guía del inversor ético, parte V: Gobernanza corporativa

En las entregas anteriores veníamos mencionando algunos puntos que hacen a la columna vertebral de un inversor ético: el apoyo a empresas que utilicen métodos sustentables, socialmente responsables y que cumplan con los derechos de los trabajadores, pero que principalmente respeten la esencia humana de los mismos.

La gobernanza corporativa consiste en mirar aquellas empresas que mantengan relaciones con sus accionistas que sean transparentes y honestas, con directivos que no busquen solamente su éxito personal a costa de los inversores.

En Estados Unidos hay varias formas de averiguar información sobre la gobernanza corporativa de las empresas que componen el índice de las 500 empresas más grandes y también de otras regiones del mundo.

En primera instancia, aparece el puntaje GAMMA, que en inglés es el acrónimo de gobernanza, contabilidad, gerencia, métricas y análisis, el cual sirve para medir la gobernanza corporativa de empresas de países emergentes.

Luego aparece la entidad denominada Institutional Shareholder Services (Servicios para  los Inversores Institucionales), que tiene una base de datos que muestra las compensaciones a ejecutivos e indicadores de riesgos de gobernanza en empresas.  

También aparece el Instituto de Investigación de Responsabilidad Inversora, que recientemente lanzó un informe sobre aquellas empresas del S&P 500 que han compensado a sus ejecutivos excesivamente.

Dónde debe mirar el inversor ético

Cuando un inversor ético quiere invertir en empresas que tengan un régimen de gobernanza corporativo transparente, deben mirar ciertos aspectos de la misma:

Contaduría

Ningún inversor querrá apostar a una empresa con dudas en sus balances o que estén acusadas de fraude. Debe analizar los profesionales de la contabilidad que llevan a cabo el balance.

Relaciones con los inversores

Si bien los inversores tienen una pequeña parte de la empresa a comparación de los ejecutivos y empleados de la compañía, deben ser tratados con el mismo respeto.

Compensación económica a los ejecutivos

Los inversores éticos buscarán empresas que les paguen bonos a sus ejecutivos en función de la performance de la compañía, pero principalmente de sus acciones.

Conflictos de intereses

Ver quiénes están sentados en la mesa directiva, también observar si cumplen con sus responsabilidades y en qué otras empresas forman parte de la “mesa chica”. Si está en más de una compañía, ese directivo debe tener tiempo para poder cumplir con todas las obligaciones relacionadas a su puesto. No obstante, tener personas que tengan dos roles, por ejemplo CEO y presidente, podría generar conflictos de intereses entre los directivos porque seguramente alguien con dos roles tendrá más beneficios que los demás.

Cuestiones regulatorias

Analice cómo la compañía maneja las cuestiones legales y si está siendo investigada por entidades financieras, como la Securities and Exchange Commission en Estados Unidos o la Comisión Nacional de Valores en Argentina.

Contribuciones políticas

Un inversor no debe apoyar empresas que hagan aportes a campañas políticos sólo para después recibir un “trato especial”.

Comportamientos

Una compañía que no tiene una buena conducta frente al mercado pone en riesgo también a sus accionistas. Hablamos de trading por parte de los insiders de una compañía, sobornos y otros. Un caso es la filial de Wal-Mart en México, que fue acusada de sobornos para crecer en el país mariachi.  

Ediciones anteriores:

Guía del inversor ético, parte I: Un estilo que gana popularidad

Guía del inversor ético, parte II: Desarrollo sustentable

Guía del inversor ético, parte III: Empresas socialmente responsables

Guía del inversor ético, parte IV: Derechos laborales y humanos

 

Deja tu respuesta