Guía del inversor ético, parte IV: Derechos laborales y humanos

Refrescando un poco la memoria, en la entrega pasada hablamos sobre invertir en empresas socialmente responsables. Es decir, posicionarse en aquellas que tengan una buena RSE no sólo en lo que respecta a comunicación corporativa sino también a nivel financiero y social.

Es por eso que en esta edición vamos a tratar la cuestión de cómo las empresas tratan a las personas, especialmente a sus empleados. Por ejemplo, muchos inversores éticos basan su esencia inversora en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de la ONU. Los postulados de este documento son que las personas deben ser tratadas con dignidad y que además deben poder gozar de libertades y derechos propios.

Algunos de estos derechos que mencionan en este documento son:

  • Libertad de expresión
  • No enfrentar miedos
  • No enfrentar discriminaciones
  • Derecho a la vida, la libertad y la seguridad personal
  • No enfrentar la esclavitud y gozar de libertad de movimiento
  • No enfrentar la tortura
  • Derecho de reconocimiento e igualdad ante la ley
  • Derecho a tener buenas condiciones de trabajo

En este sentido, un inversor ético debe apostar por empresas que hagan sentir cómodos a sus empleados a nivel humano: libres de discriminación, con igualdad a nivel humano –se entiende que en todas las compañías hay jerarquía ejecutiva pero no debe haber una social. Algunas compañías creen que esta gestión es necesaria, mientras que otras suponen que esto a la larga podría traer problemas: una sublevación de los empleados por dar demasiada “igualdad”.

Derechos humanos en los negocios

Una publicación llamada A Guide for Integrating Human Rights into Business Management (Una guía para la integración de los derechos humanos  en la gerencia de negocios), lanzó algunos puntos que podrían beneficiar al negocio de una empresa en caso de respaldar los derechos humanos:

  • Mejor relación con los accionistas
  • Mejora en el reclutamiento de empleados
  • Mejora en la gerencia
  • Menos riesgos de protestas de consumidores
  • Mejorar la reputación de la empresa y el branding
  • Mejorar cuestiones operativas
  • Mejores relaciones con el Gobierno y entidades de orden público

Violaciones indirectas de derechos humanos

La publicación también menciona que las empresas a veces pueden abusar de los derechos humanos indirectamente, aunque de una manera implícitamente intencionada.

El reporte expone los siguientes argumentos:

  • Una compañía le provee productos, servicios o información al Gobierno que sabe que será usada abusivamente
  • Una compañía trabaja con un Gobierno que sabe que podría estar involucrado en violaciones a los derechos humanos
  • Una compañía que se beneficie por las violaciones de derechos  humanos cometidas por otros
  • Una compañía que sabe que viola los derechos humanos pero mantiene el silencio

Principales consideraciones que debe tener una empresa

Por último, hay algunos puntos que la empresa debe tener en cuenta que hacen a la integridad de los derechos humanos dentro de la estructura corporativa.

En primer lugar, debe hacer hincapié en cuestiones de salud, higiene y condiciones de trabajo. Un inversor ético invierte en empresas que tiene a sus empleados en condiciones aceptables que permitan a su capital humano desarrollar al máximo su potencial. Generalmente en lo que hace a industrias, los empleados deben tener la posibilidad de ir al baño cuando lo necesiten o tomarse los descansos necesarios. Además, si las empresas respetan estos factores, sus trabajadores van a rendir más y por ende la firma podría aumentar la rentabilidad.

Otra cuestión a tener en cuenta son los ingresos y las prestaciones para el trabajador en relación de dependencia. Algunos inversores sostienen que el sueldo debe permitir una vida cómoda, otros que deben atenerse al salario mínimo establecido y otro que las compañías tengan la potestad de pagar lo que consideren justo para su negocio.

No obstante, más allá del salario, son muy enfáticos en lo que hace a los beneficios que deben tener los empleados: obra social, vacaciones pagas, seguro de vida y beneficios para el retiro. Tal vez los inversores éticos pidan un poco demasiado, pero al empleado seguramente le gustará trabajar en una empresa cuyos accionistas tengan tal grado de responsabilidad. Una manera de advertir esta cuestión es viendo las encuestas que se hacen entre empleados de distintas compañías respecto a cuáles son las mejores empresas para trabajar.

Ediciones anteriores:

Guía del inversor ético, parte I: Un estilo que gana popularidad

Guía del inversor ético, Parte II: Desarrollo sustentable

Guía del inversor ético, Parte III: Empresas socialmente responsables

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;He the bestThe findings could change the way organizations approach inclusion across corporate America for years to come.prada handbag
Nelson said it appeared the gator hadn’t been dead long.mulberry uk
14 Nov 2014Article in Plos one

Genome sequencing of two Neorhizobium galegae strains reveals a noeT gene responsible for the unusual acetylation of the nodulation factorssterman, J.alviero martini outlet
Un des proches de la femme l’a frapp La police est arriv elle a emmen l’employ l’h et a arr l’homme”, raconte Khaldoun Qaddah, un homme de 25 ans originaire de Homs (centre).portafoglio gucci

Piercy, who matched the course record with a 63 on Thursday before ballooning to a 74 on Friday, rebounded with a six under par 66.mcm bags

Deja tu respuesta