Guía del inversor ético, Parte III: Empresas socialmente responsables

Si hablamos de responsabilidad social empresaria (RSE), se trata de un tópico que cada vez es más recurrente en artículos y en actividades comunicacionales de las mismas empresas. Altruismo, y campañas de solidaridad, entre otras cuestiones, componen la columna vertebral de esta nueva manera de comunicar la esencia de una compañía. El objetivo principal es tratar de llevar a cabo actividades teniendo en cuenta los impactos ambientales y cuestiones sociales.

En el mundo de las inversiones, este estilo de promocionar una compañía también es muy utilizado. Es que es necesario actuar responsablemente en lo que hace a las relaciones con outsiders de la empresa –individuos externos a la estructura corporativa, desde proveedores hasta la fuerza de trabajo, accionistas de la compañía y el mismo Gobierno.

Los proveedores, un eslabón fundamental de la cadena

Muchos inversores buscan compañías que en cierta manera tengan una relación de respeto pero a la vez de negocio con sus proveedores, es decir, que se puedan complementar para ser rentables pero sin perjudicarse unas a otras. A fin de cuentas, ambas partes son fundamentales en las cadenas de distribución y valor. Un accionista no va a querer que su empresa tenga trato con proveedores que no sean constantes y hagan paros laborales permanentemente, como tampoco querrán una empresa que explote a sus proveedores de manera indiscriminada.

Otra cuestión que también tiende a poner en vilo a los accionistas es apostar a empresas que busquen forzar a los proveedores a bajarles los precios, obligándolos a ser menos en rentables en ese sentido. Otros inversores sostienen que la empresa y los proveedores son libres de negociar precios, siempre y cuando ambos lados se vean beneficiados por los acuerdos.

Relaciones con la sociedad

Cuando una empresa decide realizar nuevos movimientos en vista de mejorar su negocio, debe analizar los puntos positivos y negativos para la sociedad como un todo. La apertura de una serie de locales nuevos aumentaría la competencia del sector y por ende ayudaría a reducir los precios, pero a su vez destruiría a miles de firmas más pequeñas, que perderían mucho market share.

Además de estas cuestiones, también se puede optar por hacer acciones caritativas. Por ejemplo, armar un plan de donación de ganancias, trabajo voluntario de los empleados en agrupaciones de caridad o haciendo altruismo. Un ejemplo de esto es Johnson & Johnson, que en 2010, que por sus participaciones en organizaciones de bien social y su provisión de dinero y productos a gente necesitada, fue catalogada como la cuarta empresa más sustentable de todo el S&P 500.

Relaciones de las empresas con el Gobierno

Muchas veces las compañías, en el afán de mejorar su negocio, acuden a hacer lobby con gente del Gobierno de turno para poder lograr beneficios fiscales, ventajas competitivas e incluso incluir regulaciones que puedan perjudicar a la competencia.

Por ejemplo, empresas que fueron salvadas en 2008 por el Gobierno de Barack Obama en Estados Unidos, como General Motors, son baches en la caja fiscal gubernamental que hasta el día de hoy se siguen pagando. La cuestión es que los exabruptos generados por los paquetes de salvataje a ese tipo de compañías se traducen en mayores impuestos para los ciudadanos, ya que Estados Unidos no tiene mucho más margen para seguir endeudándose. En la mentalidad del inversor ético no está la posibilidad de invertir en este tipo de empresas que, por el hecho de necesitar dinero por su quiebra, han perjudicado a toda una sociedad.  

En Argentina, un caso podría ser Aerolíneas Argentinas, una empresa que fue nacionalizada en 2008 y que al día de hoy es uno de los agujeros más grandes que tiene la ya deteriorada caja del Gobierno. Año tras año el Ejecutivo satisface las necesidades presupuestarias de la firma aérea, pero la cuestión viene a que esa montaña de subsidios proviene nada más y nada menos que de los impuestos de los ciudadanos.

En este sentido, apostar a una empresa que se sostenga de esta manera es muy probable que no sea una buena idea a la hora de armar una cartera de inversión.

Ediciones anteriores:

Guía del inversor ético, parte I: Un estilo que gana popularidad

Guía del inversor ético, Parte II: Desarrollo sustentable

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;Yoghurt milk preparation

Eight types of stirred yoghurts were made with six stabilizers at a concentration of 0

“I don’t think any player would be satisfied with playing a game here and there.mulberry handbags sale
“This is the tournament I’ve always dreamt about.michael kors bracelet uk
That way, you would have a better idea of your strengths and weaknesses before you took on the Sooners.hogan outlet online

In Syria, according to the president’s strategy, it doesn’t sound as if we will have even that.Jordan Femme Pas Cher

They also included left arm paceman Mitchell McClenaghan, who helped the Mumbai Indians win this seasons Twenty20 Indian Premier League, with Tim Southee rested.prada handbags uk
I would know what I know at the end of this, and nothing more.toms outlet
A star of the show was the three dazzling video screens and the stage lighting.prada outlet
A good size laundry and separate powder room fit neatly into the floor plan.gucci scarpe
After falling behind 27 3, Cleveland opened the second half by scoring 24 unanswered points to tie the game at 27.sac birkin hermes
gucci scarpe

Deja tu respuesta