El mundo es una oportunidad para la Argentina

Reportando desde Palermo, Buenos Aires.

La consecuencia de todos los irracionales controles que se crearon en la Argentina –como  venimos relatando en este newsletter desde hace varios meses- es la fuerte caída de la actividad económica. Esto, que hoy ya es mucho más evidente que hace meses atrás, lleva a que bajen los ingresos de todos los argentinos.

La “excusa” que da el Gobierno ante esta situación, que ya no se puede tapar, es que el “mundo se nos cayó encima” y, por ende, que la crisis financiera global nos está afectando fuertemente. Detrás de este discurso podemos entender que lo que los gobernantes argentinos nos quieren decir es que “estamos haciendo todo bien, pero no podemos hacer nada si el mundo se cae…”.

Ahora, me pregunto: si el mundo financiero en los países desarrollados está semi destruido, ¿dónde guardarán su dinero los grandes inversores globales que tradicionalmente estaban seguros teniendo la plata en bancos estadounidenses o franceses?

Sí, es cierto. Estos inversores desde hace años que están comprando oro masivamente. Y por eso el precio del metal amarillo subió tanto durante la última década. Pero, ¿estos inversores no estarían interesados, también, en invertir parte de su capital en países alejados de esta terrible crisis financiera y fiscal que están sufriendo los países desarrollados?

No tenga dudas de que la respuesta es un sí rotundo. Por eso, hay dos formas de ver esta crisis global:

1 – Como una amenaza
2 – Como una increíble oportunidad.

Lo cierto es que muchos países están viendo esta crisis como una terrible oportunidad y, por supuesto, están creando las condiciones para recibir los miles de millones de dólares que salen de países europeos o estadounidenses en busca de países emergentes seguros para invertir sus ahorros. Países emergentes que hoy, increíblemente, son mucho más confiables que los países tradicionalmente categorizados como “sin riesgo”.

Este tipo de inversiones en Argentina hoy son insignificantes. El siguiente cuadro, que toma las inversiones extranjeras directas en proporción al PBI de cada país, es contundente:

grafico nombre
Por ello, la crisis de los países desarrollados es, en mi opinión, una primera gran oportunidad.

Ahora, existe una oportunidad aún mayor. Una oportunidad que si la sabemos aprovechar puede cambiar el futuro de nuestra Nación y el de nuestras finanzas personales.

La segunda gran oportunidad que tiene nuestro país, como gran productor de alimentos, es el inmenso crecimiento de la población, que ya se está dando en los países emergentes y que se profundizará en los próximos diez años.

La fundación Producir Conservando realizó un muy interesante estudio sobre este tema que muestra todo lo que Argentina tiene para crecer si se compromete a brindarle alimentos a esta población –que no para de incrementarse- y así tener cada vez más dinero.

Por un lado, hasta el año 2020 el consumo de la canasta de alimentos –incluida en el estudio-, que es producida en su mayoría por Argentina y otros países de América Latina, va a aumentar a casi US$ 400.000 millones. Esto implica un crecimiento total del 23% en diez años o 2,2% anual. Es decir: el mercado de nuestros productos se va ampliar de una forma constante y sostenible en el tiempo.

Y esto no se debe a la buena voluntad de los países emergentes, sino a que la clase media de todos estos países pasará de tener un total de 920 millones de habitantes, registrados en 2010, a casi 5.000 millones en 2040. Por lo tanto, cuanto más población, más consumo. Simple como eso.

Las condiciones internacionales son inclusive mucho mejores que a comienzos del siglo pasado cuando Argentina era el “granero del mundo” y era considerado uno de los países más desarrollados del planeta. El cuadro preparado por la fundación es muy elocuente:

grafico nombre

Por supuesto que hay grandes diferencias. En ese entonces nuestro principal mercado era Europa. Hoy, en cambio, ese rol lo ocupan los países emergentes. Actualmente la oportunidad es inmensamente más grande. En ese entonces estábamos hablando de un mercado de 1 billón de dólares, hoy estamos hablando de un mercado de 40 billones de dólares.

Por supuesto que Argentina es un país mucho más grande, pero el mercado ajustado por la población es aún el doble de lo que era al inicio del siglo pasado.

¡Qué oportunidad inmensa, por favor! y ¡qué lindo y revolucionario poder aprovecharla!

Muchos hablan de China como el motor de este crecimiento. Por supuesto que este país es importante, pero no es el único relevante dentro de los emergentes. En realidad, sólo representa el 20% de este aumento fenomenal del consumo. India representa el 10% de este crecimiento. Y otros países como Indonesia, Pakistán, Nigeria, Bangladesh, México, Filipinas, Vietnam, Tailandia, Irán y Egipto representan el resto del crecimiento.

Ésta es la oportunidad. Está en nosotros poder aprovecharla. Si no le sacamos provecho nosotros, otros países, como por ejemplo Uruguay, sí lo harán. Lo cierto es que el mundo necesita alimentos y los va a demandar. No importa de dónde.

La posibilidad o no de aprovechar esta oportunidad dependerá, no sólo de nuestros políticos, sino también de todos los dirigentes de la Argentina, a todo nivel. Y por supuesto de nuestra capacidad de elegir los representantes que sean conscientes de esta oportunidad y sepan cómo aprovecharla.

Pero este fenómeno también tiene implicancia sobre nuestras finanzas personales. A pesar de que mucha gente aún no lo sabe, el mundo de las inversiones globales nos permite apostar nuestro dinero, nuestros ahorros, a este fabuloso crecimiento del mundo emergente que se dará en las próximas décadas.

En el Reporte de Recomendaciones de Inversión Crisis & Oportunidad estamos eligiendo las inversiones que se beneficiarán de este fenomenal crecimiento. Es decir, compañías globales que operan en estos mercados emergentes que suman cada vez más consumidores. Por lo tanto, que verán crecer sus ventas en forma sostenida.

Los inversores individuales que dediquen parte de su dinero a estas empresas podrán experimentar enormes rendimientos en el mediano y largo plazo.

Por supuesto que para esto hay que tratar de salir de la “locura” del día a día de la Argentina en la cual parece que lo único que importa es el precio del dólar, las peleas de los grupos de poder y si los números de las provincias cierran a fin de mes…

No se confunda. Existen temas más relevantes para nuestro futuro y el de su familia. Hay una estimación del estudio de la Fundación Producir Conservando que estremece: Las actuales políticas proteccionistas y de controles del Gobierno tienen un costo de oportunidad de US$ 20.000 millones que se podrían producir con políticas más abiertas. Y de esa producción adicional,  US$ 15.000 millones se podrían exportar…

Por ello, si aún no está manejando sus finanzas personales de acuerdo a estas variables no espere un sólo segundo más. Usted, como inversor individual, tiene la posibilidad y el derecho de invertir sus ahorros mirando el futuro. Y lo mejor es que hoy lo puede hacer sin mayores problemas.

ALGUNOS PENSAMIENTOS ADICIONALES…

El Gobierno es contundente con aquellos que dan malas noticias, el diario La Nacióninformó ayer:

“Apenas veinticuatro horas tardó el empresario Jorge Toselli en descubrir las consecuencias de la ira presidencial. Un día después de que la presidenta Cristina Kirchner denunciara a uno de los socios de la firma Jorge Toselli Inmobiliaria (JT Inmobiliaria) por la no presentación de declaraciones juradas de impuestos se conoció que la empresa fue inhabilitada temporalmente por la AFIP para seguir operando.

“Anteayer, Cristina Kirchner había denunciado en un acto en la provincia de Buenos Aires a Rodrigo Saldaña, uno de los socios de JT Inmobiliaria. La acusación era que el empresario -que había aparecido el domingo pasado en una nota del diario Clarín quejándose de una caída en las ventas de propiedades como producto del cepo al dólar- habría omitido la presentación de sus declaraciones juradas desde 2007.”
Si alguien opina algo que al Gobierno no le gusta, los mecanismos de “control de evasión” funcionan en tiempo record…

Este señor Toselli sólo se animó a decir algo que nosotros desde InversorGlobalvenimos diciendo desde hace 10 meses: Los precios inmobiliarios no tienen otra posibilidad más que bajar…

Fuerte, ¿no?

Parece que la única forma de pensar diferente en la Argentina es teniendo las cuentas en orden…

Le deseo un excelente fin de semana,

Federico Tessore.
Para Inversor Global.

Deja tu respuesta