El mercado y su enorme flujo de información

A lo largo de la historia, los flujos de información fueron acelerándose en línea con las distintas crecidas de la ola tecnológica. La aparición de Internet ha acortado las distancias entre las distintas regiones del mundo y ha permitido asimilarse a lo que a principios de los años 70 Marshall McLuhan llamó “aldea global”, donde todos estamos muy fácilmente conectados. Actualmente, las enormes cantidades de información que se manejan en la red hacen que un individuo deba segmentar aquellos datos que le resultan de mayor preponderancia, aunque también debe saber cómo leerlos.

En ese sentido, los mercados no han sido ajenos a esta revolución tecnológica. Hoy en día, un inversor tiene al alcance de un click el acceso a toneladas de información financiera sobre compañías cotizantes en la Bolsa. No obstante, también es importante discernir cuáles son aquellos puntos que hay que leer con mayor cuidado si el objetivo es analizar los fundamentales de una empresa.

Publicación de balances

Los balances son quizás los estandartes más altos del análisis fundamental. Trimestralmente las compañías publican sus estados contables, a partir de los cuales tiende armarse mucho revuelo en los días previos. Cuando los analistas estiman un buen balance de una determinada compañía, los inversores empiezan a especular y compran acciones de esa firma esperando que se cumplan los presagios. Esto hace que muchas acciones tiendan a tener una fuerte suba en la previa al balance, a menos que una noticia inesperada surja o se corra algún rumor que vaticine que la suerte financiera de la empresa podría ser otra. Lo mismo ocurre cuando es a la inversa, es decir, si se estima que la compañía vendrá con un balance bajo, los inversores empiezan a vender para no perjudicarse ante una eventual baja brusca de su capital.

Sumado a esto, en los balances tienden a lanzarse estimaciones de ganancias, lo que a veces también puede injerir en la performance del papel de la firma. No obstante, algunas empresas tienden a bajar intencionalmente sus pronósticos de ganancias debido a la exigencia de los analistas, que a su vez suelen sobreestimar las expectativas de utilidades de las empresas. Usan este mecanismo para cubrirse frente a una eventual baja en las ganancias en la próxima publicación de balances.

Ratios financieros

Dentro de los balances que lanzan las empresas, salen todos los datos que un inversor fundamental necesita para calcular los llamados ratios financieros. Uno de los ratios más importantes dentro de esta corriente de análisis es el ratio precio/ganancias, que mide si la acción de la empresa está cara o barata en función de sus ganancias por acción del último ejercicio. Luego aparece el margen bruto (ganancia bruta/ventas), margen operativo (ganancia operativa/ventas), retorno sobre capital (ganancias/patrimonio neto), entre otros, dentro de los muchos ratios que existen para hacer el análisis. El retorno sobre capital, que mide el rendimiento sobre el patrimonio neto de la empresa, es un ratio que sirve mucho a la hora de comparar compañías del mismo sector.

Conference calls

Las conference calls no son las reuniones que las empresas tienden a hacer con los accionistas sino que es algo que es típico de las empresas que cotizan en Estados Unidos. Son conferencias que dan los directivos de la empresa los días de publicación de balance para reforzar algunos puntos particulares que salen junto al estado contable, responder preguntas de accionistas y dar pronósticos de crecimiento futuros. En el caso de las empresas argentinas, las únicas que están obligadas a realizar conference calls son las que cotizan como ADRs en Wall Street ya que esa cotización está bajo el reglamento del NYSE.

Deja tu respuesta