“El mercado de capitales va de la mano con la confianza en la inversión”

Francisco Sain

Un encuentro que tuvo de todo y donde se habló de mucho. Entre sustos y amenazas de bomba, hablamos con el ex Presidente colombiano sobre sus años en el poder y el proceso de modernización del Estado que emprendió en ese tiempo. Sus recomendaciones para Argentina y el estímulo a las inversiones y la confianza. 

Aunque no lo mencionamos, la entrevista se dio en uno de los peores ambientes que podríamos haber elegido. La mañana del día en nos reunimos, los medios locales dieron a conocer que el en el Teatro Gran Rex, donde Uribe daría una charla al día siguiente, se había encontrado una bomba lista para ser activada durante su presentación en el WOM Leadership Symposium. Aunque el encuentro, donde también hablaron el Director de Relaciones Externas del FC Barcelona, Manuel Estiarte, el orador motivacional irlandés Kevin Kelly y uno de los fundadores del Cirque du Soleil, Guy Caro, se desarrolló con normalidad, el día de nuestro encuentro la situación era, al menos, tensa.

El Hotel Sofitel de Recoleta, donde se hospedaba el ex Presidente, estaba custodiado como en sus mejores días, cuando combatía a la guerrilla de las FARC tratando de desmilitarizar Colombia. Aunque se le notaba tenso, estaba tranquilo. El hombre está curtido. Y esta fue nuestra charla.

¿Cómo ha visto el proceso de construcción y desarrollo del Mercado Integrado Latinoamericano? ¿Cree que la integración se mantendrá acotada al eje Pacífico o que puede ampliarse?

La verdad es que después del fracaso del ALCA en la Cumbre de Mar del Plata de 2004 se han venido dando varios procesos de integración. Se hizo el acuerdo de Comunidad Andina-Mercosur, al acuerdo Perú-Chile, el acuerdo Colombia-Chile, el acuerdo Perú-Colombia con países centroamericanos, ahora Perú y Colombia negociando con Panamá, el acuerdo Centroamérica-Estados Unidos, el acuerdo de varios países latinoamericanos con Estados Unidos. Y todos esos procesos son importantes. Hace cuatro años se habla del Arco del Pacífico de México a Chile. La suma de acuerdos bilaterales o de bloques no puede estancarse, debe ser algo dinámico que nos lleve a la integración de todos los países.

En una conferencia que usted dio en Estados Unidos hace un año dijo que de acá a cinco años América Latina tenía muy buenas perspectivas ¿Mantiene esa postura?

Indudablemente, si cumple con los desafíos y los retos que mencioné anteriormente.

¿Cree que está cumpliendo con esos retos?

Si le crean desconfianza a la inversión se puede opacar el desempeño económico, al igual que si no hay austeridad en el Gobierno.

Y en ese sentido, ¿cómo ve a Argentina hoy?

La verdad es que, por respeto, no me quiero referir al tema Argentina. En Colombia creo que hay un buen campo medio: presencia de un Estado muy importante sin exclusión del sector privado. Por ejemplo Ecopetrol es dueña del 65% de la producción petrolera del país y es el residual el que está en propiedad de particulares. El Estado es dueño de un 85% de una compañía que se maneja como privada. Además, a Ecopetrol se le da el mismo tratamiento, a través de una agencia reguladora, que a las demás empresas.

¿No ve problema en que sea el Estado el responsable del manejo energético?

ISA, que es la empresa que maneja la interconexión eléctrica en Colombia, es una empresa en la que el Estado tiene un 60%, mientras que el remanente es capital de particulares. La empresa ha sido manejada históricamente por el Estado, pero con criterio de privada. Está bien manejada al punto que ha dejado a los particulares satisfechos y confiados. Y hoy en día es la responsable mayor de la transmisión de energía en San Pablo. Lo que no podemos concebir es un Estado enemigo a la inversión porque se termina en un aparato productivo obsoleto que afecta la calidad de vida de los ciudadanos.

¿Cuál es el rol de la nueva clase media en este desarrollo?

Todavía tenemos 180 millones de ciudadanos pobres. La nueva clase media representa el 64% de la economía colombiana. Debe ser el gran impulsor para sacar de la pobreza a 180 millones de ciudadanos. La clase media democrática debe ser el gran guardián para que haya seguridad, confianza y ayuda a los más pobres. La clase media debe ser el gran conglomerado que nos ayuda a combinar la política, la economía de los commodities con la del conocimiento. La clase media es la que nos tiene que liderar para tener países con austeridad fiscal y un mejoramiento del nivel de vida pero también con austeridad.

Ahora, un mercado de capitales que cada año se achica más y donde los inversores acuden cada vez menos ¿de qué es síntoma?

El mercado de capitales de alguna forma va de la mano con la confianza en la inversión. Si está, la inversión viene. Entonces si uno ve que la inversión en bienes activos se agranda, la inversión en el mercado también lo hará. Que los mercados se expandan en ese contexto es una evidencia empírica.

Usted habla de que Latinoamérica debería ir hacia una “democracia de las libertades”, ¿cómo definiría este concepto?

Pienso que hay que hablar de democracias progresistas y democracias en retroceso, con una serie de parámetros para delimitar una democracia progresista: seguridad, libertad, créditos, fondos de capital de riesgo, fondos de garantía, un avance en la cohesión social y en la libertad de inversión. Estas dos últimas son mutuamente excluyentes. También debe haber instituciones independientes y un pluralismo participativo, que puede ser muy ayudado por el tema de las redes sociales.

¿Cómo se hace para combatir la generación de monopolios, que pueden generar riqueza pero centralizan el negocio eliminando a la competencia?

Usted puede promover la inversión y al mismo tiempo gravar la riqueza. Yo creo que los acuerdos de comercio y promoción de inversiones ayudan a combatir los monopolios. Al revés, muchas veces los esquemas proteccionistas ayudan a proteger monopolios domésticos.

Tras este análisis, ¿qué cosas diría que hay que corregir en Latinoamérica?

Cuando uno mira los parámetros democráticos que mencioné, los problemas surgen cuando éstos son abandonados. Un país que deja crecer la criminalidad o limita la inversión, uno que descuida los avances sociales, uno que coopta a otras ramas del Estado, o un país donde crecen monopolios estatales de medios y al mismo tiempo marchitan la opinión, ahí hay problemas.

Si quieres seguir leyendo la entrevista al ex Presidente del país cafetero y conocer más sobre su visión a nivel económico-financiero, puedes seguir leyendo haciendo click acá. Si no estás suscrito a revista InversorGlobal, puedes hacerlo a través de un click acá.

Deja tu respuesta