Una cereza para salir al mundo

El cerezo es una especie originaria del sureste de Europa y el oeste de Asia, aunque actualmente se encuentran difundidos por diversas regiones y países de clima templado. Las principales variedades corresponden al cerezo dulce y al guindo. Estos frutos fueron apreciados tanto en la antigüedad, por las culturas griega y romana, como en la actualidad, donde cuentan con una creciente demanda a base del aumento del consumo de las principales economías.

Los principales productos de interés económico son los frutos, para consumo fresco o para manufactura; la madera, muy estimada en tornería y ebanistería, para la fabricación de muebles, instrumentos y chapas; y finalmente, como árbol ornamental.

Tradicionalmente el grueso de los establecimientos productores se orientaba al abastecimiento del mercado interno. Sin embargo, en la última década el sector presentó una fuerte expansión del cultivo de cereza con un objetivo orientado directamente a los mercados externos, tanto sea en Brasil, Europa, Norteamérica y hasta en Asia.

En Argentina, la expansión del cultivo de la cereza se dio especialmente enla Patagonia, tanto en la región norte (Río Negro y Neuquén) como en la región Sur (Chubut y Santa Cruz), despertando entusiasmo en productores e inversionistas. En estas zonas se han implantado superficies relativamente importantes, pero la mayor parte de las plantaciones son nuevas y recién se está iniciando su producción, por lo cual el volumen cosechado aún es bajo.

Análisis económico

Se trata de una producción intensiva y se considera que a partir de un mínimo de cinco hectáreas se alcanza la mínima unidad económica. A su vez, las inversiones iniciales por hectárea rondan los US$ 10 mil, lo cual incluye la sistematización del suelo, el sistema de riego, la protección anti heladas (el cerezo es sensible al frío en el periodo de cuajado del fruto) y los plantines. Los primeros tres años no se obtiene rendimientos en fruta que justifiquen la cosecha, por lo cual los ingresos comienzan a partir del cuarto año. Los principales costos de producción son la mano de obra al momento de la cosecha. El manejo agronómico y la diversidad de variedades cultivadas incidirán en el rendimiento y estacionalidad de la unidad productiva. Los rendimientos en fruta de un cultivo adulto, y en función de las adversidades climáticas, alcanzan entre los 10 mil y 12 mil kilos por hectárea. A su vez, en los últimos años el valor de la fruta fluctuó entre US$ 2,5 y US$ 5  el kilo.

Si quieres saber más acerca del mercado de cerezas en Argentina, puedes seguir leyendo haciendo click acá. Si no estás suscrito a revista InversorGlobal, puedes hacerlo a través de un click acá

Deja tu respuesta