Una alternativa de ingresos escapando de las acciones y el riesgo país

Siempre lo decimos, el abanico de inversiones que presenta el mercado de capitales es sumamente amplio y las posibilidades y alternativas que tienen los ahorristas son muy variadas. El menú ofrece renta variable, fija, commodities, entre otras opciones. En ese sentido, para el que quiere empezar a invertir y quiere apostar a la solidez de una empresa determinada, no necesariamente tiene que ir al mercado de renta variable. Una opción que puede barajar es la alternativa de apostar al mercado de bonos corporativos, que pagan un cupón al igual que un soberano o provincial y su precio se traza en función de la oferta y la demanda del mismo. De todos modos, en este caso también injiere la solvencia de la compañía.

Los bonos a nivel internacional no están pasando por un momento de grandes rendimientos. Un ejemplo es el bono del Tesoro de Estados Unidos, que al actual ritmo de rendimiento menos de 2% anual, necesitaría de unos 50 años para doblar el capital invertido, sin contar los descuentos por inflación (US$ 1.000 de hoy no comprarán lo mismo en medio siglo).

En Argentina, el Boden 2012 que se pagará en agosto, brinda una pálida tasa de 0,79%. No queda ninguna duda que en eso el Gobierno salió ganando, porque se terminó financiando prácticamente sin tener que pagar intereses.

Ahora, la escasez de dólares es otro tema. Tan fuerte es el rumor que hasta se llegó a vaticinar que el Tesoro iba a pesificar los pagos del bono, lo cual fue desmentido al instante por el Ejecutivo Nacional.

Además, la cuestión no sólo queda en el Boden 2012, ya que junto a la amortización de este título se le suma la del Cupón PBI en dólares, que paga siempre y cuando la economía haya crecido más de 3,26% el año anterior. En 2012 deberá pagar por el crecimiento económico de alrededor de 8% de 2011.

Asimismo, para escapar de los bonos soberanos argentinos, cupones PBI y demás, los bonos corporativos aparecen como una alternativa para pensar más en el desarrollo de una empresa y desligarse un poco del riesgo país. No obstante, esto no quita que un imprevisto, como una expropiación al estilo YPF, haga perder la confianza del mercado en esa compañía.   

En ese sentido, le acercamos algunos puntos de un informe de renta fija de Puente donde se habla de bonos corporativos en dólares que andan muy bien en el mercado. Por ejemplo, menciona los bonos Petrobras 2013 y 2017, que pagan un cupón de 9,37% y 5,87% respectivamente. Para el Petrobras 2013, la duration del bono es de 1 año y tres meses, lo que lo posiciona como un activo sólido.

El informe también sostiene que Petrobras es una empresa firme, con un apalancamiento decreciente por la reducción de uso de fondos propios para solventar deudas. Además de esto, la compañía cuenta con un flujo de caja de 420 millones de dólares, suficiente para pagar sus deudas de corto plazo.

Otro bono que podría ser interesante es el Galicia 2018, que paga un cupón de 8,75%, aunque actualmente su rendimiento ha subido a 12,75%, una señal a la que se debe mirar con cautela. El banco actualmente se encuentra muy líquido a pesar de la incertidumbre en la coyuntura local, con ganancias en el último trimestre que rondan los 281 millones de dólares. Un dato interesante, según indica el informe, es que “durante los últimos años el banco ha fortalecido su balance, a través de una mayor penetración en el sector privado junto a una reducción de la exposición al sector público”.

Luego aparecen otros bonos como el Arcor 2017, que paga un cupón de 7,25%, un rendimiento de 6,4% y una duration de 4 años y 5 meses y el Alto Palermo 2017 que paga un atractivo cupón de 7,87% y actualmente rinde 10,6%; su duration es de 3 años y 9 meses.

Un amplio menú para degustar. 

Deja tu respuesta