Un método para invertir de manera diversificada y con poco dinero

El mundo de las inversiones es un escenario apasionante y que, como todo en la vida, necesita una capacitación previa para adquirir conocimiento. Cuando uno habla de la Bolsa, todos piensan en acciones, bonos o índices bursátiles.

Pero qué diría si le contamos que hay una forma de articular estos tres activos en una sola inversión.  Sí, es posible y se hace a través de fondos comunes de inversión (FCI). Estos fondos tienen una sociedad administradora y una sociedad depositaria, las cuales cumplen distintas funciones dentro del FCI.

La entidad que administra se encarga de armar el portafolio del fondo según el perfil que se busque. Luego, salen a la venta las cuotapartes del fondo, que variarán según el capital que esté dispuesto a invertir el ahorrista.

Con AR$ 1000 uno puede ingresar a un FCI, pero no tendrá las mismas ganancias que aquel que entró con un millón de pesos. En pocas palabras, la cuotaparte del ahorrista se pondera en función del capital aportado al fondo.

Por otra parte, la entidad depositaria es la que se encarga de ser el guardián de los títulos y el efectivo y, a su vez, ejerce como garante y vigilante del patrimonio del fondo.

Con respecto al tipo de administración, existen dos tipos: la activa y la pasiva. En un fondo activo, las comisiones son más altas dado que el administrador es el que provee el conocimiento para comprar y vender los activos, mientras que en uno pasivo, el administrador sólo recibe órdenes de los cuotapartistas respecto a lo que hay que comprar y vender.

Los fondos comunes de inversión pueden tener un menú infinito de combinaciones. Uno de renta fija puede incluir desde bonos soberanos hasta bonos corporativos o acciones preferidas que pagan un interés anual. También hay fondos de Equity o renta variable, como también hay algunos FCI que articulan tanto bonos como acciones. No podemos olvidar los fondos de índices, que compran acciones para replicar el comportamiento de un determinado índice (S&P 500 en Estados Unidos o Merval en Argentina).

Pros y contras de invertir en FCI

Una de las principales ventajas de invertir a través de estos fondos es que le da exposición a una serie de activos que quizás sería imposible para usted alcanzarlos haciendo stock picking individual.

 Además, otra ventaja es que a través de los FCI puede invertir en varios sectores y diversificar su portafolio. De esta manera, si una compañía del fondo cae, no necesariamente lo hará el rendimiento de su fondo. Al mismo tiempo, algunos fondos más sofisticados cobran un “success fee”, es decir, el cobro de una comisión adicional en el caso de que el rendimiento del FCI supere un determinado nivel previamente acordado con el inversor.

En la Argentina los bancos son los principales oferentes de estas alternativas de inversión. La oferta de posicionamiento es variada ya que van desde acciones y bonos locales hasta acciones extranjeras y bonos corporativos de compañías extranjeras.

Deja tu respuesta