Un dato poco común pero de gran utilidad a la hora de elegir una acción

Tradicionalmente, la manera obvia a través de la cual los inversionistas tratan de minimizar el riesgo es encontrar acciones que cotizan a valoraciones relativamente baratas. Pero atención, porque hacer esto nos puede llevar a invertir en compañías con malas perspectivas de crecimiento a largo plazo. Por eso, es importante no sólo comprar acciones baratas, sino que sean firmas con modelos de negocios exitosos que pueden producir altos rendimientos en el futuro.

De esta manera, antes de comprar una acción, un buen consejo es no ver únicamente el price to earning de la empresa o relación precio-ganancias, sino también analizar el retorno sobre el capital invertido o ROC, return on capital.

El ROC es un arma fundamental para el inversor, siempre y cuando se entienda correctamente lo que es. Abarca los tres pilares de la gestión empresarial: rentabilidad, gestión de activos y apalancamiento financiero. Viendo estos aspectos, los inversores, además de mirar los posibles retornos, también pueden evaluar la capacidad de gestión de la empresa para el largo plazo.

En definitiva, el ROC es importante porque muestra la cantidad de dinero que está disponible en una empresa y además, cómo se utilizará. A diferencia del price-to-earnings, el ROC no es una medida con la cual muchos inversores están familiarizados, pero que sí es muy importante porque dice cuán exitosa es una empresa en utilizar el dinero que tiene disponible para mejorar su negocio fututo.

Muchos se preguntarán qué hay de malo con el mucho más conocido ROE, o return on equity. El problema con el ROE es que es dable de manipular por parte de las empresas con mucha facilidad, jugando con el peso real de sus deudas.

Según Dan Caplinger, de The Motley Fool, las empresas deben tener un ROC de al menos 20% para ser dignas de comprar. El especialista señala 5 acciones, que combinan un número interesante de ROE y price to earnings que podrían ponerse en la mira de los inversores: Intel (INTC), Microsoft (MSFT), McMoRan Copper & Gold (FCX), Joy Global (JOY), CF Industries (CF) Lockheed Martin and Cummins (CMI) y Western Union (WU).

Es evidente que el RC en sí mismo no nos dice si comprar o no una acción. Sin embargo, puede ser útil para no tomar decisiones erradas basadas únicamente en el precio de la acción, sin considerar algo tan importante como el potencial que la empresa en cuestión tiene, algo que todo inversor de largo plazo debería tener en mente.

Deja tu respuesta