Tres estrategias para pasar la crisis

Reportando desde Palermo, Buenos Aires.

Sí, estimado lector, la crisis llegó para quedarse. No sólo en la Argentina, sino también en todo el mundo. 

Los diarios están siendo cada vez más claros respecto a este punto. “En casi todos los rubros cae la economía”, titulaba La Nación el fin de semana. 

Nosotros, desde InversorGlobal, adelantamos esto diez meses atrás (Puede encontrar el informe completo en www.findeargentina.com). Todas las cifras que publicó La Nación estos días, que las podrá leer en el extracto a continuación, eran impensadas algunos meses atrás, pero la realidad finalmente llega…

“Menor crecimiento económico y caída en la actividad industrial, desdoblamiento cambiario de facto, inflación que se mantiene en un 2% mensual y continuidad en la caída del superávit fiscal y de las reservas del Banco Central. Así se puede resumir el sendero macroeconómico transitado en los primeros seis meses del segundo mandato de la presidenta Cristina Kirchner, que se cumplirán en pocos días más.

“El Estimador Mensual de Actividad Económica del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) refleja en forma clara esta tendencia declinante de los principales indicadores económicos: en marzo creció apenas 0,5% frente al mes anterior y 4% respecto del mismo mes de 2011 (cuando todo el año pasado había registrado un aumento del 8,9%). El Estimador Mensual Industrial, en tanto, cayó 1,4 por ciento en abril, mientras que en noviembre había crecido 1,7%.

“Las cifras del sector privado son más categóricas en términos del estancamiento económico.

“El resultado fiscal también exhibió un notable deterioro, según las cifras oficiales procesadas por la consultora ACM: en abril, el déficit de los últimos 12 meses ascendió a $ 19.668 millones si no se contabiliza la ayuda del Banco Central (BCRA) y de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses).”
Y de esta manera, las preguntas llueven en nuestra redacción. La más común y la que nos hacen casi todos los suscriptores es: “¿Cómo protejo mi dinero de esta situación límite?”.

La verdad es que no tenemos la respuesta para todo, pero a continuación voy a hacer el intento de darle algunas pistas para hacer esta situación lo menos negativa posible.

1 – Hay veces que no hacer nada es el mejor consejo

Muchas personas que recién empiezan este desafío de manejar sus finanzas personales con profesionalidad, se vuelven ansiosas. Quieren tomar decisiones rápidas y concluyentes ahora mismo.

Pero en momentos como los actuales, “no hacer nada” puede ser un muy buen camino. 

Está claro que esto no se aplica si usted ahorra en pesos o tiene un plazo fijo en dólares en un banco argentino. En tales casos tendría que cambiar esas inversiones por activos tangibles o por el dólar en su bolsillo ahora mismo, pero luego deténgase. Pare un poco la maquina y no tome decisiones a las apuradas.

Es cierto, desde InversorGlobal hablamos de oportunidades y peligros todo el tiempo. Hemos dicho que el dólar va a dejar de ser la moneda de referencia a nivel mundial, que las oportunidades de invertir en pequeñas empresas con gran potencial aparecen y muchas más cosas.

Pero esto no se da de un día para el otro, sino que son procesos. Procesos a los que usted se puede subir cuando se sienta seguro.

Lo que no puede esperar es su capacitación financiera. Eso sí debe empezar ahora mismo y debe convertirse en un proceso constante y sin interrupciones. Pero invierta su dinero en forma gradual. No se apure. En momentos de crisis como los actuales eso puede ser letal.

2 – Empiece a pensar en términos de riesgos y no tanto de retornos

Los inversores en su mayoría piensan sólo en una variable: el retorno. Pero ésta no es la única variable que existe en el mundo de las inversiones. También existe otra que es tan o más importante: el riesgo.

En el mundo de las inversiones el riesgo se lo mide por una palabra mágica llamada volatilidad. Ésta mide la variación de un activo en torno a su promedio.

Supongamos que usted puede elegir entre dos inversiones con un rendimiento esperado del 10%, pero la diferencia es que la primera le va a dar un retorno de 0% el primer año, 30% el segundo año, -10% el tercer año y 20% el cuarto año. En cambio, la otra inversión le va dar un retorno del 10% todos los años.

¿Cuál va a elegir? Sin duda, la inversión más estable. Todos los inversores huyen de la variabilidad. De las inversiones con alta volatilidad.

Lo bueno es que antes de invertir puede saber cuál es la volatilidad esperada de las inversiones que voy a realizar.  El Wall Street Journal publicó una interesante nota sobre este tema el fin de semana:

“En el tradicional modelo de asignación de activos, los inversores destinan una parte del conjunto de sus carteras a diferentes clases de activos -tales como un 60% en acciones y un 40% a los bonos- en función a sus rendimientos esperados. La idea es atenuar el riesgo de las acciones con bonos seguros y otras clases de activos. 

“¿Cuál es el problema de hacer esto? En una tormenta de mercado, las diferentes clases de activos pueden caer más de lo que los inversores esperan.  Eso ocurrió en 2008 cuando las acciones, los commodities y los bonos de empresas se desplomaron. 

“En Wall Street, la volatilidad se define como la variación de los rendimientos de un activo, en promedio. La volatilidad promedio del S&P 500 ha sido alrededor del 16% durante los últimos 60 años. Hablando en términos de matemáticas, eso significa que había una posibilidad de 68% (o ‘una desviación estándar’) de que el precio anual cambie en cualquier año 16 puntos porcentuales por encima o por debajo del promedio.

“Durante los últimos cuatro años, el índice de volatilidad ha sido de alrededor del 28%, es  decir, una desviación del 28% del promedio. 

“La mayor volatilidad puede hacer a los inversores  entrar en pánico, incluso cuando el mercado está creciendo. En 1991 y 2009, por ejemplo, el S&P 500 aumentó un 30% y 26%, respectivamente. Sin embargo, la volatilidad fue sólo del 14% en 1991, frente al 27% en 2009.

“El resultado: los inversores en el año 2009 tuvieron muchas más oportunidades para entrar en pánico y sacar su dinero. Aquellos que lo hicieron, han perdido futuras ganancias.”
En momentos de crisis la volatilidad se incrementa y con esto, el nerviosismo de los inversores. Por ello, antes de invertir, analice cuál es la volatilidad de su inversión y luego tome decisiones.

Le diría que la baja volatilidad es la principal explicación de la popularidad que tienen dos inversiones como los plazos fijos y las propiedades inmobiliarias. Estos dos activos no tienen volatilidad. 

En el caso del plazo fijo uno deposita 10 y cuando termine la inversión va a recibir esos 10 más los intereses pactados. En el caso de la propiedad inmobiliaria la principal ventaja que un inversor tiene es que no tiene que ver la variación de los precios todos los días porque simplemente no existen precios diarios para su departamento, tal como sí existen para las acciones de empresas que cotizan en Bolsa. 

¿Eso quiere decir que son la mejor inversión que puede haber?

No, por supuesto que no. Los plazos fijos no sólo pagan bajas tasas, sino que también pueden desaparecer de un día para el otro. Las propiedades inmobiliarias también pueden pagar baja tasa y bajar de precios, pero hay veces que los inversores prefieren pagar este precio para no “sufrir” la volatilidad de otras inversiones.

3 – Recuerde la lógica detrás de la idea de invertir en acciones

El mentor de Warren Buffett, Benjamin Graham, tenía una famosa frase que ilustraba este punto: “En el corto plazo, es una máquina de votar, pero en el largo plazo es una máquina de ponderación”.

Lo que se pondera es, por supuesto, las ganancias de la empresa. El valor de una compañía en el largo plazo se va a reflejar en el precio de la acción. Tómelo como seguro.

Por ello, si usted entiende este punto, las crisis de mercado son una oportunidad para encontrar empresas muy baratas. En todas las crisis, sin excepción, pasa lo mismo. Aquellos que se animan a comprar en plenas crisis ganan mucho dinero. 

Por supuesto que esto implica un análisis, hay que elegir las compañías adecuadas. Aquellas que sí tengan perspectivas de crecimiento en el mediano y largo plazo. Una tarea que no es simple, pero tampoco imposible…

Desde Revista InversorGlobal publicamos notas y análisis todos los meses para ayudarlo en este punto. Desde el Reporte de Recomendaciones de inversión Crisis & Oportunidad le acercamos recomendaciones concretas sobre qué acciones elegir. Por lo tanto, esta actividad no es tan difícil cuando está acompañado…

Resumiendo, no invierta con ansiedad, a veces no hacer nada es el mejor consejo. Preste mucha atención al riesgo, existen medidas de volatilidad que son públicas y lo ayudan a entender si la inversión es adecuada para usted o no. Finalmente, recuerde que invertir una parte de sus ahorros en acciones es una muy buena elección, sobre todo en momentos de crisis cuando los precios están muy bajos y las oportunidades aparecen.

Buena semana de inversiones,

Federico Tessore.

Para Inversor Global.

Deja tu respuesta