Si lo tiene, sáquelo del país

Internet es una herramienta revolucionaria que permite un acceso a la información nunca antes conocido en la historia de la humanidad. Pero también puede ser un arma de doble filo. Cuando nos sentamos frente al computador o tomamos la tabletpara leer los diarios, muchas veces nos perdemos en la infinidad de recovecos que nos ofrece la red de redes. Ni hablar en el caso de revisar nuestras cuentas en las redes sociales. 

Allí podemos estar horas. Y, lo peor, irnos con las manos vacías. 

Alguna vez leí que, debido a esto, el mejor lugar para leer el diario era arriba de un avión. No sólo no tenemos Internet, sino que tampoco contamos con distracciones más “naturales”, como que suene el teléfono o alguien toque el timbre. Si estamos viajando solos, necesitamos matar el tiempo de alguna manera y, para los insomnes como yo, lectura y escritura con “muerte segura”.  

A veces puede ser una novela largamente postergada, pero la verdad es que la mayoría de las veces el avión es el único lugar del mundo donde me siento y, hasta que termino el diario completo, no me paro. 

Así fue como, aprovechando el largo regreso a casa la semana pasada, leí la edición internacional de The New York Times, el International Herald Tribune. La foto principal mostraba la manifestación-homenaje, en Hong Kong, a los caídos hace 20 años en la Plaza de Tiananmen, en Beijing, cuando un levantamiento de estudiantes chinos fue aplacado severamente por las fuerzas militares de ese país.  

Sin embargo, fue la noticia central la que más me llamó la atención: “Si lo tiene, sáquelo del país”, decía el titular. “No puede ser”, pensé. “No creo que Argentina esté en la portada del Herald“. La verdad es que no, no estaba, ya que más abajo decía: “Los inversores ricos escapan de la zona euro buscando de la seguridad delreal estate en Londres”. 

La nota era demoledora para las perspectivas económicas de la Eurozona. Todas las grandes fortunas globales con inversiones en el real estate están vendiendo sus propiedades en Roma, Madrid o, qué decir, Atenas.

“Gran Bretaña podrá estar en recesión, pero los negocios están es su mejor momento para Rupert des Forges, agente inmobiliario en uno de los barrios más caros de Londres.

“Des Forges espera que sólo le tome unas semanas encontrar un comprador extranjero para un departamento de 140 metros cuadrados dentro de una mansión, con concierge, en el barrio de South Kensington que se ofrece a 3,25 millones de libras, o US$ 5 millones. Recientemente alguien compró dos grandes propiedades en el barrio por alrededor de 7,5 millones de libras cada una. El comprador era un inversor deseoso de sacar dinero fuera de la eurozona -en este caso, Italia.

“Desde Italia, Grecia, España y otros países dentro de la unión monetaria, los acaudalados están moviendo dinero hacia activos duros valuados en otra moneda que no sea el euro, cuyo valor se viene hundiendo.

“Los departamentos más caros de Londres, valuados en libras, se ajustan perfectamente a este objetivo”.
Luego la nota daba varios ejemplos de cómo grandes compradores, europeos o no, están llevando a cabo las operaciones, aún a costa de perder un poco de lo invertido, pero con tal de asegurarse un poco de certidumbre de cara al futuro. 

Des Forges no cabe en sí de felicidad. Nunca en 20 años cobró tantas y tan altas comisiones. 

El problema es que esto podría estar alimentando una nueva burbuja, pero ahora en Londres. ¿O existe alguna posibilidad de que estos departamentos, de US$ 40 mil el metro cuadrado, puedan continuar apreciándose? En el campo dicen que el ser humano es el único animal que comete dos, tres y cuatro veces el mismo error. 

Y yo creo firmemente en la sabiduría de los dichos populares. 

Sobre todo porque debajo de la nota había otro artículo denunciando cómo Bank of America había omitido las pérdidas de Merrill Lynch. 

Burbujas inmobiliarias y bancos que maquillan sus cuentas, el ser humano es el único animal que comete dos, tres y cuatro veces el mismo error. 

En Argentina

Una amiga de mi mujer está buscando un departamento para comprar. Tuvo la suerte de vender el suyo justo el día antes del recrudecimiento a los controles cambiarios y recibió dólares. El domingo por la tarde pasó a merendar a casa y nos contaba que, un poco probando, como un ejercicio de negociación, probaba bajar el precio como mínimo un 20% de lo que pedían. 

Todos los agentes inmobiliarios le aceptaban de inmediato un 10% y quedaban de comunicar la oferta a los dueños. 

Eso me hizo recordar a otro amigo, que compró hace un año y medio. Hace menos de 18 meses conseguir esa clase de rebajas era imposible. Como mucho se podía negociar el pago de los gastos asociados y, a veces, ni siquiera eso. 

El poder era de quien tenía la propiedad. Hoy es de quien tiene los dólares. Nadie puede acceder a ellos y, tengo la sensación, de que el bien que se transa no es el inmueble, sino los fajos de billetes verdes. Un poco me suena a “bueno, a cambio de esos billetes, que quiero con desesperación, te doy este departamento”. 

Estando en Francia le comentaba a un estadounidense que en Argentina las operaciones inmobiliarias se hacían en dólares y que Argentina es el tercer país del mundo -detrás de Rusia y Estados Unidos- con más billetes verdes circulantes en su economía. Él no me lo podía creer. 

“Pero, ¿cómo? ¿Van al banco con los billetes en un portafolio, como en las películas?”. Ahí le tuve que explicar la desconfianza local por el peso -o la moneda de turno- y que para el argentino, además, el real estate fue siempre la mejor forma de inversión. 

“Pero cuando hay crisis los precios se hunden, ¿la gente no sabe eso?”, me dijo. 

“Claro”, le respondí, pero como dicen en el campo…

Saludos, 

Felipe.

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;One could envisage that the injected Treg do not survive indefinitively, in which case repeated injection of Treg may avoid chronic GvHDOn absorbing light, PSII produces a very high oxidizing potential (about +1.cheap ray ban glasses
The TD would have tied the game at 10.scarpe hogan outlet
Ryan Nagle, Casey Fletcher and David Kerian had two hits apiece.discount mulberry bags uk

Joining Akon on the panel were Kandeh Yumkella, Special Representative of the Secretary General and CEO of SE4All; Adnan Amin, Director General of the International Renewable Energy Agency (IRENA); Neven Mimica, EU Commissioner for International Cooperation and Development; and Sheila Oparaocha, head of Energia.prada sunglasses
That way this will never happen to me again, I won have to worry about getting an IOU form in the mail one day, the government won get any extra money from me ever again.mulberry outlet uk

Deja tu respuesta