Nasdaq en récords: ¿boom tecnológico o el regreso de una locura?

Ignacio Olivera Doll

El indicador que nuclea a las compañías tecnológicas en Wall Street se aproxima a los 3.000 puntos y retoma niveles abandonados tras la explosión de la burbuja de las puntocom. Las redes sociales y los grandes sitios web le dieron impulso al lanzar, en estos años, las mayores ofertas públicas del mercado. Ahora asusta, sin embargo, con un trágico final como el de los ’90. ¿Cuáles son los fundamentos de la suba?

Es el temor es el de siempre, que persiste en el imaginario de los inversores cuando los retornos se hacen demasiado generosos: que el entusiasmo bursátil se suba a una montaña rusa sin freno y tome un ritmo tan vertiginoso que lo haga perder el control. Y es precisamente lo que provoca en estos tiempos la imponente aceleración con la que se desplazan los grandes medios digitales. Algunos analistas y operadores del mercado se ocuparon, en los últimos años, de aportar argumentos sobre este impulso. Y de dilucidar si existe o no detrás de él la gestación de una nueva burbuja.

Sucedió en la década pasada, cuando la promesa de las puntocom multiplicó los movimientos especulativos tan intensamente que, en sólo un año, el Nasdaq –el índice que en Wall Street concentra las acciones de las empresas de tecnología- pasó de 1.500 a 5 mil puntos. No pasó mucho tiempo para que en el mercado estallara un “desarme de posiciones” generalizado, que más tarde se traduciría en el sector real con cierres, despidos y fusiones entre compañías, y que provocó una caída del 74% en ese panel bursátil.

Hoy este indicador de la Bolsa de Estados Unidos está cercano a los 3 mil puntos. Son niveles máximos respecto de los últimos once años y eso plantea, otra vez, grandes interrogantes a los operadores y analistas. Los hombres de Wall Street se están viendo obligados a explicar si se trata o no de una nueva “locura” de los inversores sin mayores fundamentos que sustenten las alzas, con los grandes sitios web del mundo lanzando las mayores ofertas públicas en el mercado. Eso asusta con el recuerdo del trágico final de los 90.

“La vida es compleja para quienes cubren acciones de Internet, sobre todo en mercados en los que se puede hacer dinero a partir de una burbuja inminente en las ofertas iniciales públicas web. Estamos comenzando a ver una ‘alquimia 2.0’: el analista de investigación debe recurrir a una lógica más parecida a la de los alquimistas medievales, cuya tarea era extraer oro puro de algo que todos los demás saben que es una piedra común y corriente”, decía un análisis de la revista Fortune.

El caso más reciente fue Facebook. La compañía salió el 18 de mayo pasado con la tercera mayor oferta pública inicial (IPO, por sus sigla en inglés) de la historia de Estados Unidos, a US$ 38, lo que le permitió una recaudación de poco más de US$ 16 millones. Sus papeles se dispararon a US$ 45 en las primeras horas de negociación pero poco a poco se fueron estabilizando en los valores iniciales, terminando su primer día de cotizaciones subiendo apenas un 1%. Esta pobre performance para lo que suele ser una IPO dejó la sensación de que, hacia adelante, el comportamiento pueda ser similar al que mostraron, desde sus respectivas salidas, otros gigantes 2.0 en los últimos años.

En noviembre pasado, Groupon comenzó a cotizar en US$ 28, un 40% más de lo que habían pagado por ella sus suscriptores iniciales. Ese mismo día, llegó a subir 56%. Actualmente, sin embargo, su papel cotiza a apenas poco más de US$ 21. Zynga, en tanto, otra de las empresas tecnológicas con salidas “estelares” a bolsa, hizo su oferta inicial en diciembre último: la suba inicial y el derrumbe siguiente fueron similares; y hoy está 14% debajo de su valor de salida a mercado.

El barómetro tecnológico

“El histórico IPO de Facebook iba a ser sin dudas un importante ‘termómetro’ para medir si la ‘micro’ en Estados Unidos, a través de la alentadora salud corporativa que todavía exhiben las compañías en ese país, sigue en condiciones de batallar contra una ‘macro’ mundial que se presenta menos amigable a corto plazo”, opinó el economista Gustavo Ber.

Para el especialista Alberto Artero, director de Cotizalia, hoy existen al menos tres razones para confiar en los fundamentos del sector tecnológico …

Si quieres conocer más acerca de la actualidad de las acciones tecnológicas, puedes continuar leyendo haciendo click acá. Si no estás suscrito a revista InversorGlobal, puedes hacerlo a través de un click acá.

Deja tu respuesta