La oportunidad española cada vez más cerca

Reportando desde Palermo, Buenos Aires.

Costó, pero salió. Nadie lo quería admitir. Ni los alemanes ni los españoles. Pero España necesitaba un rescate para no caer en el abismo. Y ese rescate llegó a la medianoche del último fin de semana. 

Fue un gran rescate. Se hablaba primero de 40.000 millones de euros, pero finalmente la ayuda llegó a 100.000 millones de euros. La cifra no alcanzó a los más de 350.000 millones de euros que necesitó Grecia, unas semanas atrás, ni a los 900.000 millones de dólares que necesitó la banca estadounidense para subsistir en el año 2008; pero es una cifra más que importante.

Observando este festival de emisión de dinero que se da en el mundo desarrollado y en Argentina,  y si me permite soñar un poco…, imagino a un “duende generoso” apareciendo en mi oficina diciéndome que me va a regalar un negocio, pero con una condición: sólo puedo elegir un negocio. No tengo dudas en pedirle a ese duende una empresa que fabrique papel moneda o maquinas para imprimirlo.

Esto va en sintonía con lo que parecería que tiene a los políticos enamorados: el “dinero gratis”. Esto implica la emisión y un precepto, el cual los guía para dirigir la economía, que parece ser bastante extraño. Esa regla, no escrita, diría algo así como: “las ganancias son siempre privadas, pero las pérdidas son colectivas”.

El razonamiento de esta regla sería la siguiente: si la empresa o el banco ganan dinero, esas ganancias son de los accionistas. Pero si estas entidades pierden dinero, esas pérdidas son de todo el pueblo. En realidad, en el caso del rescate español, las pérdidas de las malas decisiones de sus bancos no la pagarían los españoles, sino los ahorristas alemanes…

Un capitalismo extraño, sin dudas, pero como dicen los españoles: es lo que hay. Es en ese contexto en el cual tenemos que invertir nuestros ahorros. Un contexto en donde los riesgos son altos, pero como siempre pasa en estos casos, las oportunidades también lo son.

Repacemos un poco la historia para ver en qué momentos estuvimos en situaciones parecidas, es decir, frente a un contexto con altos riesgos, pero grandes oportunidades…

En el año 2008 explotó la burbuja de las propiedades inmobiliarias en Estados Unidos. Millones de estadounidenses no pudieron pagar sus hipotecas y los bancos se quedaron con una gran cantidad de propiedades en su cartera. Propiedades que, por supuesto, valían muy poco. Por lo menos, un 50% menos que su valor inicial.

Esto fue un gran golpe para los bancos. Ya que estos números implicaron perdidas muy fuertes en sus balances. A tal punto que cuando los ahorristas vieron esas pérdidas, sacaron su dinero de los bancos…y eso, por supuesto, generó la gran crisis de la economía estadounidense del año 2008.

Pero lo concreto es que una vez reconocido el problema -reconocida la perdida- los bancos comenzaron a actuar. Comenzaron de nuevo. Empezaron a vender las propiedades que tenían en su cartera. Millones de propiedades en todo el país.

Para venderlas no iban a tener otra alternativa que bajar los precios de una forma muy significativa. No había muchos estadounidenses dispuestos a comprar propiedades después de la debacle. Salvo a precios muy, pero muy, atractivos.

Por ello, las mejores oportunidades para comprar propiedades en Estados Unidos se dieron en los años 2009 y 2010. Los bancos salieron a vender sus activos lo más rápido posible al precio que fuera. Los inversores que se animaron, realizaron compras a precios de remate.

Usted se preguntará ¿qué tiene que ver todo este cuento con España?

Bueno, en España también hubo una fuerte crisis inmobiliaria dos años atrás. Pero los precios no bajaron de una forma importante. El mercado se paralizó, pero las propiedades no bajaron un 50%, como sí ocurrió en Estados Unidos. Las bajas en España no superan el 20% y, además y más importante, hay muy pocos propietarios dispuestos a vender a esos precios.

Esto se dio así en España porque los bancos todavía no se animaron a vender sus propiedades. En definitiva, los bancos no se animaron a reconocer esas pérdidas. Los asustaba la reacción de los ahorristas…

Éstos a veces tardan en darse cuenta de lo que está pasando, pero tarde o temprano se enteran de la verdad. Y este momento llegó unas semanas atrás cuando el cuarto banco español, Bankia, tuvo que soportar una corrida bancaria que terminó con la nacionalización del banco y un plan de rescate que ya lleva acumulado 40.000 millones de euros.

Esto, por supuesto, aceleró los tiempos del rescate bancario que se anunció este último fin de semana en España. Y esperemos que, de la mano de este rescate, venga el sinceramiento de la situación del resto de los bancos españoles. Esto va a implicar que estos bancos comiencen a vender sus propiedades. 

Pero para venderlas, van a tener que bajar los precios. Y mucho. 

En momentos como éstos es cuando llegan las grandes oportunidades de inversión. Oportunidades que, por supuesto, van a poder aprovechar los inversores globales. Pero también los ciudadanos españoles ya que van a poder acceder a las propiedades a precios más accesibles.

En definitiva, cuando uno reconoce el problema, da el primer paso para solucionarlo. Esconder esas propiedades en los balances de los bancos y no ponerlas en el mercado, implica esconder el problema, no afrontarlo. En cambio, publicar esas propiedades en el mercado implica reconocer el problema, sincerarse.

Sí, soy consciente que eso implica afrontar la crisis. Pero lamentablemente no hay forma de esconder los resultados de nuestras acciones. Estas maniobras tienen un resultado que puede tardar en aparecer, pero tarde o temprano aparece.

Desde InversorGlobal, en su momento, adelantamos la evolución de la crisis estadounidense y les señalamos a nuestros lectores cuando fue el momento de aprovecharla, allá por el año 2009. Prometemos intentar hacer lo mismo con la crisis española y el momento parece estar más cerca…

ALGUNOS PENSAMIENTOS ADICIONALES…

Parece mentira como las ideas alternativas y contrarias al pensamiento económico general argentino de aquel momento -cuando lanzamos hacia septiembre del año pasado el Informe de El Fin de la Argentina- hoy se van transformando en ideas cada vez más centrales del debate actual.

Cuando lanzamos las ideas en el Informe El Fin de la Argentina, ni se hablaba en la prensa tradicional de los problemas que teníamos en nuestra economía y, mucho menos, hablaban de ello los economistas más prestigiosos del país. Todo era color de rosa…

Pero las cosas cambiaron. Hoy los economistas se están empezando a animar a hablar de una forma más categórica acerca de lo que se viene en la economía argentina. Se están empezando a difundir ideas cada vez más extremas y claras. Tal como publicó el ex ministro de Economía, Roberto Lavagna, en el diario Clarín la semana pasada:

“Lo que es peor, hay de parte del Gobierno una tentación de, vía medidas de corto plazo, contradictorias e inorgánicas, arreglar los temas de a uno, con intervenciones crecientes, volátiles, autoritarias, discriminadoras, con discursos que son pura cáscara sin contenido, finalmente vacíos. Pero sobre todo hay fracasos cada día más perceptibles por el ciudadano, fracasos progresivos, desgastantes y paralizantes.

“Mientras el Gobierno desprecia la realidad que los contradice, en algunos cenáculos iluminados aparece el sueño que este mismo Gobierno o algún otro haga un ‘rodrigazo’.

“¿Se acuerdan de 1975, un gobierno de una presidenta peronista? Todo junto, todo rápido, supuestamente para ‘ordenar’ el caos de precios relativos, que como no podía ser de otra manera desató una guerra distributiva. Y después… lo sabemos.”
El Rodrigazo se dio en junio de 1975 y yo nací en septiembre de 1975. Por ello, no lo viví, no había nacido. De la misma manera, seguramente muchos de los lectores de este newsletter no habían nacido o eran muy jóvenes para acordarse de lo que pasó. Para todos ellos y también para los que lo vivieron, pero quieren recordar lo que fue, les recomiendo leer Wikipedia , en donde se da una muy buena descripción de lo que fue este terrible acontecimiento económico que vivimos en Argentina 37 años atrás…

“El 4 de junio de 1975, el entonces Ministro de Economía argentino Celestino Rodrigo, dispuso un brutal ajuste que duplicó los precios y provocó una crisis en el gobierno de Isabel Perón. Rodrigo quería eliminar la distorsión de los precios relativos con una fuerte devaluación de 160% para el cambio comercial y 100% para el cambio financiero. La tasa de inflación llegó hasta tres dígitos anuales y los precios nominales subieron en 183% al finalizar 1975. Se produjo desabastecimiento de gran cantidad de productos de necesidad primaria (alimentos), combustibles y otros insumos para transportes.”
Estoy convencido de que el mayor valor agregado que les podemos dar a nuestros lectores es adelantarles ideas y puntos de vista no comunes ni tradicionales. Ideas y formas de ver la realidad que sean alternativas a lo que piensa la mayoría. 

El tipo de pensamientos que le comento son ideas que empiezan muy pequeñas, con poca fuerza inicial. Son ideas alternativas, ideas que inicialmente generan rechazo e incomodidad. Pero son pensamientos que a medida que se desencadenan los hechos, toman cada vez más fuerza, hasta llegar a ser imparables y terminar en convertirse en ideas centrales. 

Cuando las ideas son centrales, se comienzan a mencionar en todos los medios de comunicación masivos y los líderes de opinión las toman como suyas.

Pero para usted, cuando esto pase, estas ideas ya no serán una novedad ni lo sorprenderán…

Le deseo una excelente semana de inversiones,

Federico Tessore.
Para Inversor Global.

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;The newspaper said Jabbar’s mother declined to comment

Rapana was so explosive in his NRL comeback, the Raiders upgraded his second tier contract and extended his deal until the end of next year.louboutin soldes
The system consisted of 24 cameras two sets of 12 cameras set up at opposite ends of the field that allowed color commentator Cris Collinsworth to show replays in the red zone from every possible camera angle.mulberry sale uk
“He a consistent pass catcher and smooth route runner with NFL readiness,” Miller wrote.timberland boots

The original Indian Scout was the bike of choice for the Wall of Death back in the day.hollister sale
Ascension du Piton des Neiges

Lors de notre dernier voyage, nous avions fait le Dimitile, Grand Bassin et Roche Ecrite ( par Dos d’Ane), et connaissons les marches toujours irrégulières des sentiers réunionnais.scarpe hogan outlet
chaussures louboutin

Deja tu respuesta