¿Hasta dónde está dispuesto a llegar Facebook para aumentar sus ganancias?

Tras la compra de Instagram por US$ 1.000 millones a principios de abril, Facebook anunció la adquisición de Face.com, una empresa israelí de software que permite la identificación de personas en base a fotos puestas en la red. Esta notica generó dos impactos inmediatos. En primer lugar, empujó las acciones de Facebook. En segundo lugar, abrió las puertas para un debate sobre hasta dónde son capaces de llegar Mark Zuckerberg y los suyos, pasando los límites de la intimidad, con el objetivo de ganar dinero.

La red social pagará en acciones y en efectivo por Face.com, potencialmente desembolsando hasta 60 millones de dólares en cash, anticiparon dos fuentes con conocimiento del acuerdo. Según se anunció la semana pasada, la transacción total se llevaría a cabo por entre 80 y 100 millones de dólares.  Ni Facebook ni el portal revelaron los términos del acuerdo, que se espera que cierre en las próximas semanas, pero sí es sabido que la red social adquirirá la tecnología y a los 11 empleados que componen a la compañía israelí.

Facebook utilizará esta tecnología para analizar nuevas fotos subidas por los usuarios que compara las caras con tomas anteriores, para luego tratar de hacer coincidir las facciones y proponer etiquetas con los nombres. Cuando el programa detecta una concomitancia, alerta a la persona que sube las imágenes y lo invita a “etiquetar” o identificar a la persona en la imagen. Además, es ciertamente posible, como señalan algunos, que la compañía utilice el software de reconocimiento sin informar a los usuarios, lo que ya está generando debate.

¿Es esto algo bueno? ¿Los usuarios estarán conformes con esta nueva aplicación?

En el corto plazo, y desde el punto de vista de las inversiones, la noticia parecería ser positiva para los ahorristas, o por lo menos eso mostró el crecimiento en el precio de las acciones.

Éstas, que seguían cotizando el lunes al mediodía por debajo del precio ofrecido durante la Oferta Pública de la compañía en mayo, cerraron con un alza del 4,7 %, llegando a US$ 31,41 y subiendo hasta llegar a US$ 33,07 al cierre del día martes.

Sin embargo, en el largo plazo, el deseo obsesivo de Facebook por entrometerse en la vida de los usuarios podría no resultar tan exitoso.

Facebook es una compañía que se arriesga a erosionar la privacidad en la búsqueda de sus propios beneficios. La desconfianza del público de Facebook le valió uno de los puntajes más bajos de “satisfacción del cliente” entre las empresas más importantes en Estados Unidos, de acuerdo con el American Customer Satisfaction Index.

Habrá que ver si esta nueva adquisición y sistema de reconocimiento genera más o menos confianza por parte de los usuario, para saber en qué sentido se moverá en el largo plazo el negocio de la red social más famosa del mundo.

Por ahora, a estar atentos a la evolución de sus acciones.

Deja tu respuesta