Grecia y Argentina: entre planes de austeridad y el recuerdo de 2001

En 1999 asumía Fernando de la Rúa en el Gobierno en plena etapa recesiva, cuando la paridad cambiaria con el dólar ya no aguantaba más en medio de una economía paralizada. Los problemas se sucedieron hasta una precipitación imparable, que llevó a cambios rápidos en el Ministerio de Economía, la renuncia del Mandatario y un periodo de acefalia con seis Presidentes en pocos días.

Hubo ajustes, blindajes, canjes y planes de austeridad. El 29 de noviembre de 2011 empezó la corrida bancaria en la que grandes inversores retiraron todo su dinero de los bancos, generando una fuerte fuga y un desentendimiento del tema por parte del Fondo Monetario Internacional.

Pasemos al caso griego. Las encuestas muestran que más de un 70% de la población griega está a favor de abandonar la zona euro, para evitar medidas de austeridad severas que podrían dañar aún más la economía. La Canciller alemana Angela Merkel y sus aliados siguen discutiendo si quieren que Grecia siga en el exclusivo “club del euro”, pero a su vez están aterrados del efecto contagio que podría generar una salida de los helenos.

¿Por qué? La peste y el miedo llegarían al otro país que está afrontando una crisis profunda: España. No obstante, salvar a los ibéricos es muchísimo más difícil ya que su economía supera ampliamente el tamaño de la de los griegos. Lo mismo sucede con Italia.

Sumado a esto, ninguno de los tres partidos políticos que aspiran a ocupar el poder en Grecia está abogando por una salida del euro. Además el Instituto Internacional de Finanzas, que representa a los bancos más grandes del mundo, está haciendo todos los esfuerzos para que Grecia no abandone la eurozona. No obstante, los griegos en cierta manera se niegan a hacer un esfuerzo para solucionar sus problemas en el corto plazo. Si bien los planes de austeridad enlentecen la economía, y a veces la destruyen, las finanzas de Grecia no son problema ya que estarían cubiertos por el FMI y el Fondo de Estabilidad de la eurozona.

Austeridad y más austeridad

Comparando con el caso argentino, en la época de la crisis de 2001 el FMI y Estados Unidos tenían presión política para ayudar a un país que no generaba confianza crediticia, al igual que lo que ocurre ahora con Grecia. Pero como dice el dicho “nobleza obliga”, y Alemania no puede desentenderse de Grecia porque una caída de los helenos podría ser el brote de una crisis que sobrepase la periferia europea, para llegar al centro desarrollado.

Otro parecido a Grecia es que la sociedad argentina se oponía fervientemente a los planes de austeridad del FMI. Había una resistencia en contra del recorte de 13% que se exigía en pensiones y salarios. En el caso local la presión sirvió, ya que el Gobierno terminó por desentenderse del requerimiento del FMI.

Como mencionamos previamente, los argentinos corrían a sacar sus ahorros del banco y el corralito no tardó en llegar. Sumado a esto, el FMI no tenía intenciones de desembolsar los 1.300 millones de dólares que necesitaba Argentina para no caer en default y tener que devaluar el uno a uno que cada vez destruía más la competitividad y a su vez también la economía misma. Luego de las dos semanas que el sillón presidencial cambió su dueño seis veces, llegó finalmente la derogación de la Ley de Convertibilidad.

A dos voces

En ese sentido, en una nota del medio especializado SmartMoney el columnista David Casey publicó una inédita entrevista con dos personajes representativos de esta época: Domingo Cavallo y Daniel Marx, quien en ese momento era el Secretario de Finanzas bajo el mandato del “padre del uno a uno”.

Según el columnista, encontró opiniones totalmente opuestas con respecto a lo que tendría que hacer Grecia en estos momentos. “Para mí es una barbaridad que algunos piensen en la salida del euro de Grecia”, sostiene Cavallo. También agrega que “mientras más recomienden ese accionar, más se va acentuar la crisis griega”.

Por otra parte, Marx cree que el problema es de materia política: “Se necesita formar un consenso políticos entre los partidos y con la gente”. También sostiene que hay que establecer medidas que distribuyan las pérdidas equitativamente y proteger el sistema fabril”. “Y si es necesario, deberían estar listos para una devaluación”, remata Marx.

Cuando Casey le preguntó a Cavallo como lidiaron con la resistencia popular a la austeridad, el ex ministro dijo “es parte de gobernar, ya que uno debe tomar decisiones duras muy seguido”. También agregó que el FMI y los acreedores de Argentina mostraron falta de juicio, ya que no tenían en cuenta las consecuencias de sus actos. “Con sus actos lo único que hicieron fue ampliar aún más el sentimiento anti-Latinoamérica de Estados Unidos”. Por eso es que alerta a Alemania, para que no haga lo mismo que hicieron los acreedores con Argentina en 2001.

Si bien la situación de Grecia parecerían sólo algunas tuercas flojas a comparación del desbarajuste argentino de 2001, los helenos podrían empezar a mirar del otro lado del Atlántico para encontrar soluciones.

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;I didn’t know it yet, but Jordan’s doctor had already been contacted and he was on his way to see us

Landstown is led by 6 8 junior C Darius Bolstad (10 ppg, 5 rpg, 3 bpg) and junior F Roderick Nichols.prada outlet
At the time, Michael was married to his wife of 17 years,Juanita Vanoy.mcm sale
“Glee” is ending and since that show has a big following among teen girls, he’d be a mini “Wicked” like draw.mcm bags
After the fourth goal, I tried to turn the game around.michael kors uk

Besides, he has Doc Rivers to play that part.michael kors handbags uk

Brad Mills, Cleveland Indians third base coach: Again, it’s worth remembering Byrne likes to do things a bit differently and will look at every option.mulberry handbags sale

Deja tu respuesta