Fitch pronostica una ralentización de la economía argentina

La economía argentina venía creciendo a velocidades prácticamente de un auto fórmula uno. Sin embargo, tanto debido a la coyuntura global, pero particularmente por la incertidumbre política y económica local, empiezan a surgir cada vez más corpóreos los fantasmas de una desaceleración de tintes recesivos.

En ese sentido, la calificadora de riesgo Fitch –en el marco de un análisis de la calidad crediticia del banco Santander Río, filial local de Santander España- comentó que pese a que Argentina tiene una economía que viene creciendo fuertemente desde 2003, con un contexto que favoreció fuertemente el universo operativo de los bancos a través de mayores depósitos y préstamos. Sin embargo, sostiene el banco, si bien los préstamos seguirían creciendo este año, lo harían “a un ritmo mucho menor que en los últimos dos años”, en medio de una “marcada desaceleración” de la economía en 2012.

En este sentido, la calificadora mantuvo la nota B+ para el banco.

Este mes el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos informó que el PBI en abril creció un pálido 0,6%, su menos ritmo en 29 meses, una desaceleración en línea con medidas gubernamentales como las restricciones a la compra de dólares –con su consecuente retroceso en el mercado inmobiliario- o las trabas a las importaciones.

Volviendo al caso del Banco Santander, la rentabilidad de la entidad siguió sólida, hecho que compensó los gastos operativos que significa afrontar una inflación de casi 25% anual, donde los costos y los salarios obligan a tener que hacer malabares con el dinero.

Desde InversorGlobal venimos diciendo que en Argentina no hay concordancia entre los valores de mercado de los bancos y sus respectivas utilidades. Habíamos citado el caso de Banco Galicia, que con un resultado neto de ganancias equivalente a 281,7 millones de pesos, superó un 23,5% las utilidades en el mismo período del año anterior. Sin embargo, su acción se encuentra en una montaña rusa que parece no encontrar estabilidad, ya que arrancó 2012 apuro rally, tocando un pico de casi 4 pesos en el año.

Si bien Santander Río no cotiza en la Bolsa local, es, como dijimos anteriormente, otro ejemplo de que los bancos están haciendo bien las cosas y que, en teoría, deberían estar blindados frente a una corrida. No obstante, estamos en país con un Gobierno impredecible.

En ese sentido, la recomendación es analizar cautelosamente cada movimiento de aquí en adelante.

Comentarios

Articulos Relacionados

Deja tu respuesta

Compartido