Cuando la “París Latinoamericana” es más cara que la París Europea

Reportando desde Normandía, Francia.

Tal como les adelantó nuestro editor, Felipe Ramirez, en su columna del martes, esta semana me encuentro junto a él en Normandía, Francia, asistiendo a dos seminarios de negocios que nos serán de mucha utilidad para aportar mayor valor agregado al contenido que les hacemos llegar frecuentemente a todos ustedes.

Como les adelanté, se trata de mi primera visita al Viejo Continente. Fue un viaje largo, cansador, el cual me demandó unas 17 horas para llegar a destino, con una escala intermedia en Londres y con una espera adicional de una hora y media en mi conexión en el aeropuerto de Heathrow por la característica neblina londinense que impedía mi salida.

En cuanto a París, no he tenido tiempo de recorrerla hasta el momento, sino que mi experiencia allí se limita a viajar en un tren y hacer combinación con el metro para llegar a la estación central Gare Montparnasse, una especie de terminal de Retiro en Buenos Aires, pero con una infraestructura y escala superior, donde debía encontrarme con mis colegas para emprender la llegada a Le Chateu de Courtomer, lugar donde tienen lugar los eventos para los cuales he viajado.
  
Aprovechando unos minutos libres que tenía en París, paré a tomar algo en un local de la cadena Starbucks ubicado en la estación central y fue allí donde me encontré con mi primera sorpresa. Consumir un agua mineral de 1 litro más un muffin de vainilla con chocolate alcanzaban la cifra de 6,40 euros, algo así como 37 pesos argentinos.

Me habían comentado que París era una ciudad tradicionalmente cara, pero pensaba que la crisis económica que atravesaba Europa iba a atenuar ese impacto para mi bolsillo. Pero no fue así. En una primera impresión el precio me pareció un poco desorbitado.

¿Cuánto podemos gastar en Argentina por los mismos productos? Quizás AR$ 20 parece una cifra bastante cercana a la realidad, equivalente a 3,45 euros, por lo que aún considerando la gran inflación que existe en nuestro país, los precios no parecen tan elevados en el mercado local si lo comparamos con mi “merienda parisina”.

Sin embargo, en economía sabemos que los valores absolutos poco nos dicen sobre la realidad, sino que hay que observarlos en términos relativos.

A partir de allí investigué cuál era el salario mínimo en Francia y me encontré con la cifra de 1.398,37 euros, mientras que para la Argentina el salario mínimo vital y móvil se ubica en AR$ 2.390, equivalentes a 412,07 euros (considerando el valor de $ 5,80 pesos por euros en el mercado oficial de cambios).

A partir de esto es que se encendió mi primera señal de alarma. En París, consumir un agua mineral y un muffin cuesta el 0,45% del salario mínimo mientras que en Argentina esa relación llega a 0,83%, casi el doble que en la capital francesa.

Esta distorsión de precios también la pude verificar en el pequeño pueblo francés Courtomer, donde una cerveza en un bar tiene un precio de 2 euros, prácticamente el doble de lo que nos puede costar en un pueblo en las afueras de Buenos Aires, salvando las distancias de que el ciudadano francés recibe un salario mínimo que es, al menos, el triple que el recibido por el trabajador argentino. 

En una pequeña peluquería del pueblo, muy glamorosa por cierto, también me encontré con esta sorpresa: el lavado y corte de cabello a la francesa tenía un costo de 14 euros, contra los $ 90 pesos argentinos (15,5 euros) que paga un amigo mío en una peluquería de Palermo Hollywood.

grafico nombre
¿Hacia dónde apunto con lo anterior?

Esta edición del newsletter no se trata de narrarles mis vivencias en el Viejo Continente, sino que todo tiene una lógica que se vincula con la realidad argentina que estamos viviendo actualmente: la inflación está generando grandes distorsiones en nuestra decisión ahorro-consumo y en la aplicación de un sendero sustentable para el modelo económico.

La presión existente sobre el dólar estadounidense en la Argentina no es antojadiza ni casual. Hoy la moneda estadounidense es vista como uno de los bienes más baratos en la Argentina y el crecimiento de su demanda es una prueba de ello.

Nuestro país está perdiendo su competitividad a nivel global, el clima internacional es más adverso y las señales internas aportan más confusión que certidumbre.

La inflación es el impuesto más regresivo, no sólo para los indicadores sociales, sino también para la toma de decisiones de ahorro que pueden financiar una inversión sustentable en el tiempo.

En la medida en que este flagelo no sea atendido de manera seria y se inicie un camino gradual hacia la desaceleración de la tasa de crecimiento de la suba en el nivel de precios, me temo que todo se tornará mucho más difícil para los que vivimos, consumimos, ahorramos e invertimos en nuestro país.

Un salut et nous nous reverrons la semaine prochaine

Diego.

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;Even the new Dallas Cowboys stadium has a lot of public money in itMusicians come together to support young fan with cancer

Such is the case with the MacDonald family from Charlottetown.toms wedges

One of the workers waiting for the SodaStream bus this morning says he hates the fact that he’s working in an Israeli settlement, and lies to people when they inquire about his work.hogan outlet
Don’t let anyone tell you different.borse prada
I want you to find places in your City to go be healthy and free.mk handbags uk

The Museum of Lifestyle Fashion History (MLFH) is inside the Boynton Beach Mall (near Sears) at 801 N.prada scarpe

Elsewhere, despite impressing in their openers, both Thailand and Singapore are aware they must gain points against Oman and Iraq respectively if they are to salvage any realistic hopes.scarpe gucci uomo

So they struck with the weapons available to them: words.timberland outlet

The indictment alleges that the growers considered setting up their operation in California before settling on Colorado, “due to their perceived lack of regulatory enforcement actions and oversight in the marijuana industry.cheap ray ban glasses
cheap ray ban glasses

Deja tu respuesta