Cómo construir un portafolio efectivo de cara al retiro

Cuando uno arranca a invertir, por lo general se plantea dos objetivos muy claros: no perder el poder adquisitivo de los ahorros y forjar una jubilación que le permita poder vivir cómodamente el retiro de la vida laboral. Para algunos es complicado y para otros no tanto, ya que no todos nacen con la capacidad de manejar inversiones o mismo para armar un esquema de ahorro de cara al futuro.

El imaginario social ha construido una imagen de que invertir es sólo cosa de expertos, pero lejos está de tener esa cualidad. Por lo general son los brókers o asesores financieros los que hacen creer esto a la gente; hablan del mercado como un inalcanzable, cuyo acceso es exclusivo para aquellos que son considerados eruditos financieros.

No obstante, la realidad es que construir un portafolio sólido de cara al retiro no amerita hacer logaritmos y derivadas, sino que es algo mucho más simple. En ese sentido, Phil Oakley, columnista del medio especializado MoneyWeek propone algunos postulados para poder estructurar una cartera mirando al futuro. En primer lugar, sostiene que hay que mirar activos que provean una significativa renta fija, también agrega que es fundamental reinvertir los ingresos e intereses de inversiones vigentes y, por último, tener paciencia.

Analizando un poco más en profundidad cada uno de los puntos, respecto a la reinversión sostiene que hay que basarse en la técnica del interés compuesto –invertir los intereses del activo a la misma tasa a lo que se negoció originalmente- en un plazo de no menos de 20 años. Hace ya varios años, cuando Albert Einstein daba sus primeras teorías, el físico alemán había dicho que la técnica del interés compuesto era la octava maravilla del mundo y la “fuerza más poderosa de la naturaleza”. Si se tienen en cuenta las ganancias que pueden generarse a partir del uso de esta metodología, es probable que muchos gurúes de la actualidad coincidan con el físico alemán.

Esto no es una estrategia para alguien que quiera hacerse rico o que busque un rendimiento de 50% en una semana. Hablamos de personas que estén dispuestas a invertir con cautela, dedicación y una cuota de conocimiento. Armar un porfolio conlleva un trabajo de análisis y preparación, pero una vez que está hecho, sólo queda monitorearlo y, eventualmente, rebalancearlo. También se necesita hacer un seguimiento del negocio mismo de la empresa en la que uno está invirtiendo y no mirar simplemente si está roja o verde en cuanto a rendimiento.

Cómo armar un portafolio de retiro

En primer lugar, lo ideal es tomar entre 10 y 15 activos de diferentes sectores de la economía, para no estar expuesto a incontrolables que impacten sobre el sector que usted apuesta y, por ende, en su portafolio. En estos momentos de incertidumbre, lo mejor quizás es elegir sectores que usted entienda, que no estén muy apalancados y sean anticíclicos. Busque acciones que puedan mantener el crecimiento de sus utilidades en contextos tanto estables como volátiles. Por último, ponga la misma cantidad de capital en cada activo.

Y no pondere, porque la intención no es replicar un índice sino buscar ganancias. Vaya por lo mejor. 

Comentarios

Articulos Relacionados

Deja tu respuesta

Compartido