Cómo ahorrar los primeros ingresos

“No te gastes toda la plata”. “Ahorra”. “No compres cosas innecesarias”. Son sólo algunas de las frases más escuchadas que los padres le dicen a sus hijos adolescentes. Es que, cuando uno es joven no se da cuenta de lo importante que es ahorrar dinero, pero cuando crece se arrepiente de no haberse dado cuenta antes.

Y cuando finalmente se abandona el nido, es común escuchar el “apenas me alcanza para llegar a fin de mes”. En ese sentido, acá compartimos algunas ideas para que pueda enseñe a ajustar presupuestos y comenzar a llenar el chanchito.

Aprovechar actividades gratuitas

Sabemos que cuando uno es joven tiene una vida social muy activa. Teatro, cine y recitales, son sólo algunas de las actividades que los chicos suelen frecuentar y que, por lo general, implican gastar dinero. Como dejar de hacerlas lo terminan dejando fuera del círculo social, la solución no es dejar de ir a todos estos eventos, sino buscar los que son gratuitos.

En Argentina son muchos los espectáculos que se dan de forma gratuita o con un bono de contribución. Son a aquellos a los que se debe estar atento ya que muchas veces son tan buenos, o mejores, que los espectáculos pagos, sólo que como no son poco conocidos no se promocionan.  Además, hay que estar atentos a los descuentos que salen en Intenet en donde uno puede comprar dos entradas al pecio de una.

Aprender a cocinar

Aprender a cocinar puede ser no sólo bueno para el estómago, sino también para las finanzas. Si uno saca las cuentas de todo el dinero que gasta cada vez que se pide delivery verá que se podría ahorrar mucho.

Hagamos la cuenta. Supongamos que vive solo y todos los días pide comida o la compra hecha. Incluso si llama a la pizzería de barrio más barata, no comerá por menos de AR$ 20. Si lo multiplica por los 30 días del mes, veremos que se gastan AR$ 600 por mes solamente en la comida de la noche. En cambio, cocinando solo se podría gastar menos de la mitad.

En este sentido, recomendamos ver con más atención programas como Utilísima o el Gourmet.

Compartir el alquiler

Irse a vivir solo es un gran paso en la vida de todo joven, pero también puede llevarlo a la bancarrota. Es que hoy en día no sólo hay que contar el gasto en el  alquiler, que aumenta año tras año, sino también el costo de las expensas, las cuales crecen al mismo ritmo. De esta manera, el monto de dinero necesario para cortar el cortón e irse de la casa de sus padres parece ser cada vez más alto.

Si el sueldo no crece al mismo ritmo que los alquileres, una buena idea es probar irse a vivir con amigos. No es necesario que sea todo el grupo, pero con compartir el departamento con un compañero verá una fuerte reducción de los gastos mensuales.

No al cable

A la hora de sentarse a ver cómo recortar gastos, es buena idea comenzar por eliminar aquellos que menos se necesitan. La luz, el gas y el agua son elementales para vivir. El Internet y el teléfono, si bien no son esenciales para sobrevivir, puede serlo para el trabajo. Por eso, lo que recomendamos es suspender los servicios de cable.

Incluso una vida sin cable podría ayudar a dedicar más tiempo a otras actividades que tiene abandonadas, como la lectura o las manualidades, así como también a incrementar sus ahorros mensuales. Claro, aprender de finanzas es una excelente forma de “invertir” el tiempo.

Recuerde que el ahorro es fundamental para el futuro y si bien a los 20 años se puede pensar que todavía es muy temprano para pensar en ellos, créanos que no lo es. De hecho, es el mejor momento para comenzar a guardar billetes, que en unos años podrían convertirse en fajos. 

Deja tu respuesta