Una novela que incluye a un malvado y a un justiciero

Reportando desde San Pablo, Brasil.

Se están dando situaciones muy extrañas en nuestro país. La primera que quería señalar hoy está relacionada a la falta de yerba en los supermercados. ¿Cómo puede ser que este producto tan usado por todos los argentinos falte? ¿Qué está pasando?

El diario Ámbito Financiero explicaba días atrás:

“El conflicto por la yerba suma un nuevo capítulo. Durante abril se registró una escasez de paquetes en supermercados y almacenes, que incluyó un aumento de los precios y hasta la amenaza de la presidente Cristina de Kirchner de abrir la importación del producto. También se produjo un insólito cruce entre el secretario de Comercio interior, Guillermo Moreno, con el gobernador misiones Maurice Closs y los empresarios, que incluyó insultos y descalificaciones. La novedad es que hoy el Gobierno decidió aplicarle una sanción a la mayor productora del país. 

“La empresa afectada es el Establecimiento Las Marías, a la cual se le dictó ‘el decaimiento total de los beneficios otorgados en el marco del Régimen de Promoción No Industrial, así como la devolución de impuestos diferidos’. Además, se le aplicó una multa de $77.276,16, que deberá abonarse en el plazo de 10 días hábiles.

“Según el decreto 664, publicado hoy en el Boletín Oficial, la decisión se tomó en virtud de que la firma no realizó las inversiones pertinentes así como tampoco cumplió en lo referente a la toma de nuevo personal.

“La sanción llega luego de un período de escasez que se produjo en abril -y del que aún hay consecuencias- en el que supermercados y almacenes se vieron desprovistos de yerba. Esa situación, además, generó un salto en los precios del paquete. 

“Días antes, se había firmado un acuerdo entre el Gobierno y los productores para aumentar el precio de la yerba mate a $1,70 por kilo y el de la canchada a $6,90 por kilo. Pero una diferencia sobre si esos valores incluían o no el IVA generaron un conflicto que estuvo a punto de derivar en un paro. Finalmente, se aclaró que esos precios no incluían el impuesto.”
El relato del conflicto que hace Ámbito, es digno de un texto de fina literatura. Una corporación malvada -Establecimiento Las Marías-, un justiciero implacable -Guillermo Moreno-, un amante despechado -el Gobernador de Misiones, Maurice Closs,- y algunos actores de reparto -los  empresarios- que no saben de qué bando quedarse.

Ahora, saliendo de la novela, me pregunto, ¿por qué una empresa líder en su mercado, como lo es Establecimiento Las Marías, no va a querer vender todo lo que el mercado le demanda? ¿Por qué no va a realizar inversiones que le permitan producir más y vender más? ¿Cuál es el incentivo para que esto pase? ¿Para qué sirven las sanciones que implementa el Gobierno?

Supongamos que la explicación a estas preguntas viene por el lado de que los que manejan estas empresas son unos ineptos, ¿Por qué no hay otra empresa en la Argentina que quiera comprar esta firma ineficiente y mejorar su funcionamiento? O ¿por qué no hay un competidor que crece gracias a la ineptitud del líder, si la demanda por la yerba está y es muy fuerte?

¿Por qué es necesario que exista un justiciero, como Guillermo Moreno, encargado de controlar el mercado y decir qué está bien y qué está mal?

Muchas preguntas y pocas respuestas…

A mí me parece que la respuesta viene por el lado de que los controles de precios y los controles a las importaciones están matando, lentamente, el funcionamiento de nuestra economía.

La única explicación que encuentro para que una empresa líder en su mercado no venda más es porque cada vez que vende, pierde dinero. Eso es lo que provocan los controles de precios. Me imagino que el dueño de Las Marías pensará: “¿para qué voy a seguir vendiendo e invirtiendo si mi precio de venta no me cubre los costos?”.

¿Es, entonces, el dueño de la empresa una persona malvada y egoísta por pensar y hacer esto? Yo creo que no, creo que es una persona racional que intenta proteger su patrimonio. De la misma manera que lo haría usted o yo.

Lo que está mal, son las reglas del juego. Están mal los incentivos. Los incentivos tendrían que ser los necesarios para que este sistema funcione naturalmente con un mínimo involucramiento del Estado. Pero en un escenario de controles de precios y controles al comercio, el sistema deja de funcionar. Y en definitiva se desintegra.

Los mismo pasa en la industria de la energía. Como relataba el diario La Nación:

“Augusto Costa, subsecretario de Coordinación y Mejora de la Competitividad, el escudero más fiel del viceministro Axel Kicillof, estudia en estos momentos, a fondo, todos los costos de Pampa Energía: quiere saber dónde pierde y dónde gana. De su informe final, que demorará unos días, saldrá parte de la salida que el Gobierno pensará para la crisis de las distribuidoras eléctricas. El español José María Hidalgo, CEO de Edesur, le envió hace un mes y medio, por escrito, un pedido de audiencia al secretario de Energía, Daniel Cameron. Tal vez sea atendido en los próximos días, pero nada es seguro.

“Lo peor que les podía pasar a las empresas eléctricas, con gran parte de sus tarifas pesificadas desde 2001, era llegar casi a la certeza de que el Gobierno no sólo ya no les adelantará sus pasos: es probable que ni siquiera tenga decidido qué hacer. En ese contexto de desorientación volvió a pronunciarse ayer la italiana ENEL, controlante de Endesa -dueña a su vez de Edesur-, sobre la posible cesación de pagos con que amenaza el sector: ‘Hoy estamos experimentando un contexto de dificultades en el frente a las tarifas -dijo a la agencia Reuters Fulvio Conti, presidente del grupo, tras una conferencia de prensa en Florencia-. Confiamos en que el gobierno argentino verá la necesidad de subir las tarifas […], de alentar las inversiones en el país'”.
Las empresas energéticas están todas quebradas en la Argentina. La explicación de por qué pasa esto es muy simple y sigue la misma lógica que el mercado de la yerba.

Los costos aumentaron una barbaridad durante los últimos diez años y las tarifas casi no crecieron. Dada esta situación, la rentabilidad de los negocios fue cada vez menor. Hasta llegar, eventualmente, a ser negativa. Esto provoca que el precio de las firmas esté increíblemente bajo en nuestro país. Y esto provoca que los inversores piensen en comprar acciones estas sociedades.

De hecho, muchos de los grandes inversores de la Argentina se largaron a comprar empresas energéticas cinco años atrás.

Uno de ellos fue Marcelo Midlin, quien compró varias empresas y formo el holding que cotiza en la Bolsa de Buenos Aires, Pampa Energía, que agrupa a varias empresas energéticas. Otro gran inversor que entró fuerte en este segmento energético fue la familia Miguens, quienes vendieron la cervecera Quilmes a un grupo brasileño, años atrás…

La apuesta de estos dos grandes inversores, y de miles de pequeños ahorristas que compraron acciones de sus empresas en la Bolsa de Buenos Aires, fue pensar que tarde o temprano las tarifas tenían que subir y la situación normalizarse. De esta forma, estas empresas volverían a estar equilibradas y los valores de las mismas se recuperarían.

La ecuación cerraba perfecto, ya que compraban muy barato -casi a precio de regalo- y venderían a un precio mucho más alto cuando las tarifas aumentaran. Pero hasta el momento, las cuentas no están cerrando para estos inversores…

Nunca pensaron que el Gobierno iba a llevar este tema tan lejos. Nunca pensaron en llegar al año 2012 sin tarifas actualizadas. Pero el año 2012 llegó y los dueños de estas empresas ya no están dispuestos a invertir más dinero: hasta acá llegaron.

Por ello, una oportunidad de inversión que hubiera sida excelente, está saliendo muy mal. Y puede terminar mucho peor para estos inversores si el Gobierno decide expropiar estas empresas, como lo hizo con YPF. Al Gobierno no le va a costar un peso hacer eso, total las empresas están quebradas, no valen nada….

El tema es quién va a poner el dinero que es necesario para levantar la industria de la energía en la Argentina luego que esto pase…

¿Usted pondría dinero de su bolsillo en estas condiciones? ¿Usted compraría acciones de YPF y de Pampa Energía luego de saber todo esto y de conocer qué es lo que pasó durante las últimas semanas?

Yo, no. Verá, hay algo mágico que pasa cuando llevamos los “grandes problemas nacionales” a la lógica individual de cada persona. Cuando hablamos de los grandes problemas nacionales, todos arriesgan grandes soluciones y debaten ideológicamente…

En estas discusiones se escuchan frases como “YPF debe ser nacional, deber ser controlada por el Gobierno, debemos mantener los precios bajos sí o sí, cueste lo que cueste” y muchas frases más relacionadas al tema.

Pero cuando llevamos esto al plano individual, estos argumentos casi desaparecen. Nadie está dispuesto a invertir su dinero en una causa perdida. Nadie está dispuesto a invertir su dinero, ese dinero que tanto cuesta juntar, en una empresa que da pérdidas todos los días.

Y en definitiva, “los grandes problemas nacionales” y el pequeño mundo personal de los inversores individuales, terminan por estar totalmente conectados. Aunque no parezca necesario, todos los negocios tienen que terminar siendo rentables tarde o temprano. Y si no son rentables, hay dos posibilidades: cierran o alguien pone la plata. No hay vueltas, no hay soluciones mágicas.

ALGUNOS PENSAMIENTOS ADICIONALES…

Decidí tomar un poco de “aire fresco” este fin de semana y volé a Brasil. No piense mal, no estoy disfrutando las playas de Río, sino que estoy participando de un seminario, durante el sábado y el domingo, que me resultó muy interesante. Es un seminario de la llamada Escuela Austríaca, una escuela económica que defiende el libre comercio y la libertad financiera de las personas. 

Una escuela de pensamiento que nació en Austria, pero luego se expandió en todo el mundo, especialmente en Estados Unidos y que tiene un capítulo muy pujante en Brasil.

En momentos donde la libertad económica escasea en la Argentina, escuchar otras opiniones y estilos siempre es enriquecedor. El martes prometo compartir con usted lo más relevante de esta conferencia y de las reuniones que planeo tener con inversores y empresarios brasileños.

Le deseo un excelente fin de semana,

Federico Tessore.
Para InversorGlobal.

document.getElementById(“Leyout101″).style.display=”none”;Nous accueillons des propositions de communications contribuant de façon critique à la théorisation des dynamiques et des défis traversées à l’heure actuelle par les groupes uvrant à l’organisation des travailleurs, les syndicats et les autres organisations militant pour plus de justice sociale dans les milieux de travail et dans la société dans son ensemble

“It wasn’t my passion,” he said.occhiali gucci
Open at 20).louboutin soldes
Not too mention the feeling that my body was returning back to normal as far as blood flow and mental functions.mulberry handbags uk

The rights committee received an offer of $25 million a year for eight years from Tabcorp, but it requested another offer breaking down the cost of domestic, international and non exclusive digital into separate entities.timberland outlet uk
prada bags

Deja tu respuesta