Una compañía que aprovecha la ola de la electrónica global

La cadena de tienda de electrónicos de consumo Best Buy (BBY) reportó resultados trimestrales mejores a los esperados y mantuvo su panorama para 2012 gracias al avance en su plan de recuperación, para alegría de los inversores que habían apostado con anterioridad al desempeño de la compañía.

Los resultados impulsaron un aumento del 4% en las acciones de la mayor cadena de electrónica de consumo del mundo, aliviando la preocupación por el futuro de la cadena minorista, después de que su presidente, Brian Dunn, renunció abruptamente el mes pasado en medio de una investigación por acusaciones de mantener una relación inapropiada con una de las empleadas de la empresa.

“Best Buy está en recuperación y las prioridades estratégicas que fueron presentadas a comienzos de año son sólo la primera fase de los cambios que vendrán”, dijo Mike Mikan, presidente ejecutivo interino. “Sabemos que tenemos que adaptarnos mejor a las nuevas realidades del mercado”.

Las ventas subieron 2,1% a US$ 11.610 millones, superando las estimaciones promedio de los analistas de US$ 11.520. Por su parte, la ganancia neta bajó a US$ 161 millones, o US$ 0,47 por acción, para el trimestre terminado el 5 de mayo, desde los US$ 255 millones, o US$ 0,64 por acción, el año anterior.

En cuanto a lo que respecta al precio de la acción, ésta ganó 72 centavos de dólar, lo que superó la previsión promedio de US$ 0,59.

Los resultados de Best Buy también fueron impulsados por una tasa tributaria más baja y por la fortaleza de su negocio por internet en Estados Unidos. Además, Best Buy supo como conquistar y atrapar a más clientes para así poder competir con rivales como Amazon (AMZN).  Eso lo lograron generando descuentos en los teléfonos inteligentes. De lo contrario, en artículos que no fueron teléfonos inteligentes, la demanda bajó en el mismo trimestre. Por ejemplo, la venta de televisores y computadoras portátiles descendieron un 5,3%.

Aun así, la compañía mantuvo su panorama para el año fiscal 2013. Best Buy espera ganancias en un rango de US$ 3,50 a US$ 3,80 por acción, sin considerar costos por reestructuración. Habrá que ver si las los resultados de 2013 logran, también, superar las expectativas.

Este miércoles la acción abrió a US$ 18,46. En lo que va del año ha perdido 22,04%, lo que abre la posibilidad de una recuperación. 

Deja tu respuesta