¿Son los Juegos Olímpicos buenos para la economía?

Si bien en una primera lectura el mundo de las finanzas y el del deporte parecerían no compartir nada, lo cierto es que hay acontecimientos deportivos que influyen directamente en la economía de un país y sus empresas. Tal es el caso de los Juegos Olímpicos, veamos qué efectos económicos podrían tener los Juegos Olímpicos de Londres 2012 sobre Inglaterra.

Los países anfitriones suelen gastar grandes cantidades de dinero para organizar los Juegos Olímpicos. Los gastos de Londres 2012 ya superan los 9.000 millones de libras esterlinas, pero muchos argumentan que este dinero tendrá su retribución ya que este acontecimiento arroja importantes beneficios tanto para la economía como para los ciudadanos.

La construcción de la villa olímpica de Londres ha aumentado la actividad del sector de la construcción de Gran Bretaña. Un 95% de los contratos concedidos para la construcción de la villa fueron otorgados a constructoras con sede en Reino Unido, cuyo valor se aproxima a los 6.000 millones de libras.

Se estima que el gasto global es de 508,4 millones de libras distribuidos entre los sectores de hotelería, minoristas, supermercados, sector alimentario y viajes. Además, las previsiones apuntan a un incremento neto de 1.140 millones de la producción económica en múltiples sectores con el propósito de responder a la demanda derivada de la inyección de gasto. Asimismo, se prevé que gran parte del aumento del gasto sea por parte de visitantes extranjeros y no del consumo interno.

¿Cuál es el impacto real?

Cuando pensamos en los Juegos Olímpicos, todos pensamos que éstos generarán automáticamente un boom económico masivo para la economía local. Sin embargo, según muestran los números, los efectos podrían ser extremadamente reducidos.

Esto se debe a que, según afirman muchos estudios, la construcción de nuevos estadios y sedes son pésimas inversiones, ya que una vez que finalicen los Juegos pasarán a estar abandonados y con frecuencia el Gobierno tendrá que gastar millones de dólares para su mantenimiento.

Tal fue el caso de Montreal, en donde se tardó más de 30 años en pagar la enorme cantidad de 6.000 millones de dólares que producto del excesivo gasto durante los Juegos de Montreal ’76.

Algo parecido pasó con Beijing 2008. China gastó US$ 40.000 millones en los cuatro años previos los Juegos de Beijing 2008, es decir, alrededor del 0,3% del PIB anual de China. De esta cantidad, 2.000 millones de dólares fueron directamente destinados a estadios e instalaciones. Gran parte de la inversión estuvo vinculada a la productividad de la economía, en partidas como vivienda, carreteras, sistemas de tránsito e infraestructuras que poco tuvieron que ver con los Juegos.

Lo mismo pasó en Atenas 2004. Aunque Atenas invirtió en infraestructura, los beneficios de esta ciudad no fueron tantos en comparación con China, simplemente por el efecto relativo del dinero gastado en una población de 4 millones en Grecia, en comparación con los 17 millones de habitantes de Beijing. El hecho de que Atenas ya era una ciudad turística desarrollada, los posibles beneficios tras el evento desde el punto de vista turístico son cuestionables, algo que es más que probable que pueda aplicarse en el caso de Londres 2012.

Nadie pone en duda que los Juegos Olímpicos son eventos sumamente atractivos y emocionantes por lo que la gente suele esperarlos con ansias. Aunque no con las mismas ansias los esperan los Gobiernos ya que los Juegos Olímpicos no parecerían ser tanto positivos para la economía de los países, por lo menos eso viene demostrando la historia.

Ahora sólo habrá que ver cuál es el legado que dejan los Juegos Olímpicos de Londres 2012 para ver si éstos logran romper con su mala fama financiera.

Fuente: Sala de Inversión.

Deja tu respuesta