No se deje engañar por Facebook

El 18 de mayo próximo, dentro de tan sólo 10 días, habrá una revolución en el índice tecnológico Nasdaq con la salida a cotización de FB: Facebook.

Se trata de la red social más importante del mundo, con vasta presencia en todos los continentes y con un número creciente de usuarios que ya superan los 900 millones. La penetración de esta red social entre las personas de todo el planeta, es un fenómeno que no tiene precedentes y que promete replicarse entre el mundo inversor.

Todos querrán tener en su cartera de inversión acciones de Facebook, nadie querrá perderse lo que parecería ser un gran negocio, pero, ¿lo es?…

Para el inversor minorista vale la pena aclarar una serie de puntos a considerar antes de realizar esta inversión a ojos cerrados y evitar estar expuesto a considerables riesgos.

En primer lugar, sabemos que la participación en el IPO de Facebook está “reservada” para grandes inversores, institucionales, debido a que la oferta de acciones a la venta es relativamente pequeña para satisfacer la abultada demanda que se verificará. Es decir, el inversor minorista NO podrá comprar a precios “baratos” la acción de Facebook sino que deberá pagarla, seguramente, en un nivel más alto cuando comience a cotizar.

Si tomamos como ejemplo lo que pasó con LinkedIn, la red social de profesionales más importante del mundo, en el primer día de cotización, las acciones comenzaron a cotizar un 84% por encima del precio al que se habían colocado en la Oferta Pública Inicial. En Facebook podría verificarse un rally similar…

En segundo lugar, la semana pasada se ha conocido el rango de precios a los que la empresa de Mark Zuckerberg planea colocar sus acciones en el IPO: entre USD 28 y USD 35. A priori, se trata de un precio elevado, considerando los estados contables de la compañía.

Si efectivamente las acciones se colocan cerca del límite superior del rango (USD 35), entonces la empresa estará valuada en torno a los USD 100 mil millones, un valor que despierta muchas suspicacias entre los inversores más experimentados.

Con este valor, Facebook presentará una relación precio de la acción / ganancias por acción (P/E) de 99 veces, un valor excesivamente elevado y que es superior al P/E del 99% de las empresas que componen el índice S&P 500. Sorprendente, ¿no?

En tercer lugar, la tasa de crecimiento de las ventas, si bien son realmente elevadas, muestra una desaceleración año tras año. En el primer trimestre de 2010, las ventas habían trepado 150% interanual. En el primer trimestre de 2011, subieron 90%. En el primer trimestre de 2012, subieron “tan sólo” 45% interanual.

Nuevamente reitero que, a pesar de que son tasas de crecimiento vinculadas con una empresa que está en la fase de continua expansión, se observa que la suba de las ventas se va desacelerando con el paso de los años.

En cuarto lugar, existe una marcada disyuntiva entre los agentes de Wall Street en torno a la compañía. Por un lado, muchas de las grandes entidades financieras de Estados Unidos están preparando reportes con recomendación de invertir en Facebook. De hecho, antes de que se haya lanzado la IPO, Facebook ya tiene su primer rating de compra por parte del broker Wedbush.

Sin embargo, muchos grandes inversores y eminencias del mundo de las finanzas han mostrado su desacuerdo en torno al precio y al negocio de Facebook, señalando su negativa a no comprar acciones de la empresa. El personaje más relevante que integra esta lista es ni más ni menos que Warren Buffett.

Finalmente, el IPO de Facebook es una venta de participaciones por parte de los accionistas preexistentes y no una nueva emisión como optan hacerlo otras compañías. Algunos de los que venden parte de sus tenencias son el propio Mark Zuckerberg, Mark Pincus (fundador de Zynga) y Peter Thiel (co-fundador de PayPal), entre otros.

Si bien se trata de una pequeña parte de sus tenencias, la venta de estas acciones genera interrogantes. ¿Por qué venden si consideran que el negocio seguirá creciendo y la empresa continuará revalorizándose cada vez más?

Esta columna no tiende a que usted se aleje de las acciones de Facebook y se quede afuera de lo que podría ser uno de los negocios más interesantes para los próximos años.

Lo que intento transmitirle es una serie de hechos que debe considerar para poder comprar las acciones de Facebook en el momento adecuado y no pasar zozobras ni tener que digerir malos tragos.

El timing -es decir, saber cuándo entrar y salir- será determinante y, para ello, lo mejor es contar con todas las herramientas e información posibles.

Un saludo,

Diego.

Deja tu respuesta